En Los Siete Reinos vamos a dedicar las teorías y ensayos de este mes de noviembre a Bran Stark. Y tras explorar cómo el joven puede convertirse en una figura similar a un Dios Emperador de Dune, hoy teorizamos acerca las consecuencias de romper el código de los cambiapieles. Especulamos sobre ello a partir de un artículo de LChrist original de Reddit.

Bran Stark y la rotura del código de los cambiapieles

Hay tanta información concentrada en Canción de hielo y fuego que parece obvio que GRRM nos la da por una razón. Recordando eso y fijándonos en el prólogo de Danza de Dragones y el punto de vista de Varamyr Seispieles recibimos muchísima información sobre los cambiapieles, wargs, su muerte y segunda vida.

Esta información parece asociada principalmente a dos personajes. Primero, a Jon Nieve, por su muerte y resurrección. Y después a Bran Stark, por su transformación en verdevidente y cambiapieles. Y centrándonos en Bran, este pasaje llama especialmente la atención:

«Abominación. —La palabra favorita de Haggon—. Abominación, abominación, abominación.» Comer carne humana era una abominación; aparearse como lobo con otro lobo era una abominación; apoderarse del cuerpo de otra persona era la peor abominación posible.

Por tanto, George R.R. Martin nos ha dado tres normas que todo cambiapieles debe seguir: no comer carne humana, no aparearse con animales y no apoderarse del cuerpo de otra persona, el peor de todos. Varamyr casi ha roto las tres: devoró el cadáver de Haggon, se apareó con la loba Astuta estando en la piel de Un Ojo e intentó apoderarse del cuerpo de la salvaje mujer del acero Abrojo, pero ella se resistió.

Bran, el único de todos los Stark que es plenamente consciente, ya ha roto dos de ellas.

1) Comer carne humana

Del primer capítulo de Bran de Danza de Dragones.

Así como la presa. Fue olfateando a todos los hombres antes de decantarse por el más grande, una cosa sin rostro que aún agarraba un hierro negro con una mano. La otra había desaparecido, amputada por la muñeca y con el muñón envuelto en cuero. El lobo bebió a lameto- nes la sangre que manaba, lenta y espesa, del tajo del cuello, y lamió lo que quedaba de nariz y mejillas en el rostro sin ojos; después enterró el hocico en el cuello y lo desgarró para devorar un pedazo de carne tierna. Era lo mejor que había probado nunca.

Y esto sin contar la célebre teoría del puré de Jojen. Bran se podría haber alimentado de él en su último capítulo de Danza de Dragones, sin saberlo. Los hijos del bosque utilizarían el cuerpo herido del lacustre verdevidente para potenciar los poderes del nuevo discípulo del Cuervo de Tres Ojos.

2) Toma el control del cuerpo de otro hombre

Del segundo capítulo de Bran en Danza de Dragones:

El gran mozo de cuadra ya no se resistía tanto como aquella primera vez, durante la tormenta en la torre del lago. Como un perro desposeído de todo espíritu de pelea, cuando Bran se acercaba, Hodor se hacía un ovillo y se escondía. Su escondite estaba en lo más recóndito de su ser, un foso donde ni siquiera Bran podía alcanzarlo.

—Nadie va a hacerte daño, Hodor —le dijo en silencio al niño grande de cuya carne se acababa de apoderar—, solo quiero sentirme fuerte otra vez, un rato, nada más. Te lo devolveré; siempre te lo devuelvo.

Como sabemos, la mente de Hodor está fracturada, aunque no siempre fue así. Parece factible que fuera la intervención de Bran la que generara el proceso: GRRM ha confirmado que Hodor viene de Hold the door, aunque se revelará de forma diferente en las novelas.

Atrapado en el tiempo

Podemos teorizar con las consecuencias que puede sufrir Bran al quebrantar esas dos normas (veremos si lo hace también con la tercera). Recordemos que:

a) No conocemos realmente las verdaderas intenciones y planes de Cuervo de Sangre 

b) Melisandre vio a Cuervo de Sangre y Bran pensó que estaban al servicio del Gran Otro

c) En la carta original de 1993 de George R.R. Martin con la trama primigenia de Canción de hielo y fuego, Jon Nieve y Bran se convertían en enemigos.