Torre de la Alegría, por Joshua Cairós

Comenzamos una serie de ensayos obra de Sr Elessar acerca de un tema muy interesante y a menudo olvidado: cómo se lucha en el mundo creado por George R.R Martin. Trataremos las significativas y lógicas diferencias entre los distintos lugares de Poniente y Essos.

Los estilos de lucha en Poniente y Essos

1ª parte: El Norte, El Valle y las Tierras de los Ríos

Una representación vaga del sueño febril de Ned. by Shenky on deviantART
Una representación vaga del sueño febril de Ned. by Shenky on deviantART

Una de los defectos que se han colgado muchas veces a la fantasía épica es que nos presenta mundos estáticos, sin evolución. Gente que durante cientos de años sigue empleando las mismas armas y armaduras. Si nos fijamos en Canción de Hielo y Fuego, se podría decir que las disciplinas marciales no han cambiado desde la Conquista de Aegon, ya que vemos batallas, duelos y guerras donde se emplean técnicas muy semejantes.

Sin embargo, si nos fijamos en los acontecimientos que nos cuentan desde Juego de Tronos hasta Danza de Dragones, un vistazo atento nos permite ver que los pertrechos de los distintos reinos son semejantes, y sin embargo, hay distinciones entre las armas y técnicas que emplean.

Durante el presente ensayo, vamos a repasar la situación de los guerreros de Poniente y Essos y los estilos de combate que insinúan su equipo y armas. Antes de comenzar el análisis en profundidad, conviene tener presente una cosa: Las lecciones de esgrima y las técnicas concretas de combate suelen orientarse a duelos individuales. En las grandes batallas nos encontramos a masas de guerreros de leva, mejor o peor equipados, que emplean las armas muchas veces de forma inadecuada.

La Guardia Real, por Joshua Cairós
La Guardia Real, por Joshua Cairós

Solo las casas más ricas pueden mantener lo que hoy consideraríamos un guardia o soldado profesional, con una cierta formación de combate. Por ello, las técnicas de esgrima se limitan a las casas nobles, o a aquellas órdenes que permiten a gente de baja extracción; como el caso de la Guardia de la Noche, cuyos miembros reciben instrucción marcial por parte de un maestro de armas.

Lo segundo que tenemos que tener en cuenta a la hora de fijarnos en los estilos de combate, es que todos parten de un punto en común: construir desde la defensa. Por emplear un término futbolístico; un combate de esgrima medieval es muy parecido a jugar al contragolpe; esperas el error de tu oponente mientras le cierras cualquier opción de que te provoque una herida. Pero como vamos a ver a continuación, la forma de ejecutar esos contragolpes y armar esas defensas difiere en los distintos reinos de Poniente y Essos.

El Norte: Cuero endurecido y armas de cortar

jon-fighting-jon-snow-jon-nieve-frikarte-game-of-thrones-juego-de-tronos-guardia-de-la-noche-the-watcher-on-the-wall Comencemos por el Muro. La Guardia de la Noche tiene como principal cometido la defensa de la última frontera de Los Siete Reinos. Eso implica que los reclutas que recibas deban saber emplear la espada, el escudo, el arco y la lanza. Aquí cobra especial importancia el Maestro de Armas de los castillos ocupados, y en CDHYF podemos ver el trabajo de uno de ellos: ser Allister Thorne. Un caballero ungido, de los pocos que hay actualmente en la Guardia. Lo primero que hace ser Allister es que los reclutas aprendan el manejo de la espada y el escudo. El uso de escudo insinúa que las armas que emplea la Guardia de la Noche son armas de corte; espadas de hoja triangular, anchas, de doble filo y con la función tanto de golpear como de provocar cortes. Un arma así es poco útil contra un adversario pertrechado de arma y armadura; pero contra el principal enemigo de la Guardia (los Salvajes) son letales.

Thorne enseña fundamentos básicos de combate: Mantener la guardia, protegerse tras el escudo y desde allí, devolver los golpes. Un entrenamiento básico que para Jon Nieve o cualquier hijo de noble encuentra aburrido, pero que para gente como Pyp, Grenn y demás miembros de extracción humilde supone toda una novedad, y algunos se convierten en guerreros solventes, como se ve en la defensa del Muro, comandada por Donal Noye en los libros y ser Allister en la serie.

“Jon aprovechó el hueco para lanzar un ataque con movimiento de barrido que dio a su contrincante en la pierna y le dejó cojeando. Al golpe descendente de Green respondió con otro ataque por encima del hombro que le abolló el casco. Cuando Grenn intentó un ataque lateral, Jon le desvió y le golpeó el pecho con el antebrazo […] a continuación, le asestó un mandoble en la muñeca, que le arrancó un grito de dolor y le hizo soltar la espada” Jon III, Juego de Tronos

 

Ser Allister Throne y Jon Nieve
Ser Allister Throne y Jon Nieve

En esta escena de entrenamiento, vemos un combate de espada contra espada, donde queda reflejado el estilo que ser Allister enseña a sus pupilos: construir desde la defensa. Jon se cubre tras su arma hasta que ve un hueco, y entonces, lanza un contraataque donde aprovecha la inercia del arma (siendo una espada de una mano, hablamos de un peso aproximado de 1kg) para golpear primero en una pierna, zona que suele quedar desprotegida en estos casos, para, a continuación, describir un arco y gopear en la cabeza. Grenn solo sabe lo que ser Allister le ha enseñado, por eso basa sus ataques en golpes diagonales o altos, pensando más en que está blandiendo un garrote que una espada.

Algo semejante podemos ver en los entrenamientos de la Guardia que nos muestra HBO en el episodio 1×03. Allí vemos, en un brevísimo duelo contra Pyp; que mientras el primero intenta dar un golpe largo y curvo, como si de una porra se tratase, Jon simplemente esquiva y lanza una punta al estómago. Monta en cuestión de segundos un contraataque.

Al siguiente oponente, le vence de una manera distinta: Le mantiene la guardia baja, parándole dos golpes ascendentes, mientras recorta distancias con él hasta llegarle al cuerpo y derribarlo. Jon está aquí jugando con un elemento importante si hablamos de esgrima y un combate individual: mantener las distancias. Uno de los principios básicos de la Esgrima Histórica (o Artes Marciales Históricas Europeas) es que, entre tu oponente y tú, siempre tiene que estar la espada, porque perder el control de la distancia te deja el cuerpo vulnerable.

alliser 5x09

La Guardia no tiene demasiado tiempo para sutilezas. Sus hombres tienen que estar listos para el combate cuanto antes. Pero ¿contra quién combaten? Pues fundamentalmente contra el Pueblo Libre, que sabemos peor equipado. Contra piel, cuero endurecido, cobre o bronce, un hombre de la Guardia con unos mínimos conocimientos puede hacer mucho daño.

El resto del Norte en general tiene varios puntos en común: viven en paz (salvo algún ataque ocasional de los Hombres del Hierro o los salvajes), están poco poblados y tienen pocos hombres de armas, por lo que los elementos defensivos de acero (como una armadura) no son frecuentes. Por ello, en el Norte se siguen empleando las armas de corte, con hoja ancha y cierto peso, apropiadas para golpear de forma lateral y diagonal contra un enemigo poco equipado.

En el Museo de Osuna se puede observar una copia de la espada de Robb Stark. Es un arma de aproximadamente un metro de largo, con gavilanes curvos, un pomo pesado, para equilibrarla y un acanalado, destinado a aligerarla. Este tipo de espadas son comunes en los siglos XIII y XIV; cuando los caballeros aún no llevaban armadura completa y la cota de malla era el principal elemento de defensa. La idea de una espada así es que, si no puedes provocarle un corte a tu oponente, al menos le puedes luxar una articulación, romper una costilla o provocarle una desorientación golpeándole en la cabeza. Y en un entorno como el Norte, donde los enemigos bien pertrechados no abundan, es un arma ideal.

Robb Stark by OctopusTimelord on DeviantArt
Robb Stark by OctopusTimelord on DeviantArt

Cuando Bran hace su primera salida larga con Bailarina, es atacado por Osha y sus secuaces. Aquí Robb nos muestra dos cosas: La ventaja de luchar desde un caballo, y que el hecho de saber ejecutar un contragolpe es muy útil, aunque tu enemigo emplee un arma de asta (una lanza, una alabarda, etc).

“ Un hombre armado con un hacha se lanzó contra él gritando, con la guardia baja. La espada de Robb le acertó de lleno en el rostro, se oyó un crujido repugnante, y la sangre manó a borbotones. […] Robb y Osha se enfrentaron en medio del arrollo. La lanza de la mujer era una serpiente con cabeza de acero, que se acercó al pecho del muchacho una, dos, tres veces; pero Robb desvió todos los golpes con su espada. Al cuarto o quinto intento, la mujer puso demasiado impulso en el ataque , y perdió el equilibrio un instante. Robb cargó y la arrolló” Bran V; Juego de Tronos

 Este combate, además de mostrarnos que, como tan sabiamente afirmaba el general Kenobi cuando decía “la altura me da ventaja”; nos enseña también que ser Rodrik Cassel ha enseñado lo mismo a sus pupilos: esperar el error del oponente. En el primer caso, es un contragolpe de manual. El salvaje carga contra Robb buscando la pontencia de un golpe en carrera con un arma contundente: el hacha; pero desprotege la cara, y le pone en bandeja a Robb un contraataque.

Robb Stark

En el segundo caso, Osha emplea un arma lógica si tu oponente va a caballo: un arma de asta, con la que busca desmontar a su contrincante, y ahí quizá esté su error. Si en vez de ir a por el jinete hubiese ido a por el caballo, quizá lo hubiera logrado; pero Robb sabe esperar a que su contrincante cometa un error y aprovecharlo a su favor.

Ambos ejemplos, el de Robb y el de Jon, nos enseñan una cosa más. Con el correcto entrenamiento, una persona en inferioridad física (tanto Stark como Nieve son más jóvenes que sus oponentes), puede derrotar a un enemigo mayor y quizá más experimentado.

Este estilo de combate norteño tiene una excepción: Puerto Blanco. Allí sabemos que lord Manderly tiene a soldados y caballeros bien armados y pertrechados de acero. Son los soldados que Roose Bolton pone en primera línea durante la batalla contra Twyn Lannister, pues son lo más parecido a una infantería pesada de lo que dispone (Freys aparte); y también porque le conviene mermar las huestes de sus “colegas” norteños. Esa diferencia de equipo y armamento de los Manderly puede marcar las diferencias a la hora de cierta batalla que va a tener lugar durante Vientos de Invierno.

Hielo y Garra. Obsoletas, pero útiles

12-jon-jorah-tormund-last-stand-scrncap-706-trailer

Si pretendemos analizar el estilo de combate de manera realista, por lo general, vamos a tener un problema con las armas mágicas, por un sencillo hecho: sus características especiales hacen difícil clasificarlas dentro de una forma de luchar. El diseño de una espada no es caprichoso: cada una es hija de su tiempo y del estilo de combate que predominaba cuando fue forjada. Las artes marciales (la esgrima occidental es una de ellas) no son estáticas, y si algo nos ha demostrado la guerra es que es un período que provoca avances tecnológicos. 

La espada es, probablemente, el arma que más se ha empleado a lo largo de la historia en un contexto de guerra, y los museos nos muestran que ha tenido un largo recorrido desde sus primeros usos hasta la actualidad. Lo primero que hicieron los espadachines fue protegerse, y en ese sentido, uno de los grandes avances fue la cota de malla, que impedía los cortes. Así, las espadas pasaron a ser más afiladas y puntiagudas, buscando los huecos entre los anillos o los espacios entre las placas de armadura, lo que provoca (como veremos más adelante) que el estilo de combate cambie.

Eso casa mal con armas que, a pesar de ser ligeras y no necesitar apenas mantenimiento, son antiguas. Casa mal porque los estilos de combate vigentes cuando fueron forjadas es posible que hayan desaparecido; y por tanto, resulten obsoletas; siendo en ocasiones relegadas, como en el caso de Hielo, al ámbito ceremonial.

“Theon Greyjoy, su pupilo, le llevó la espada. Se llamaba Hielo. Era tan ancha como la mano de un hombre, y en posición vertical, era incluso más alta que Robb. La hoja era de acero valyrio, forjada con encantamientos y negra como el humo. Nada tenía un filo comparable al acero valyrio” Bran I, Juego de Tronos

eddard stark Hay dos ocasiones en las que vemos a Eddard Stark empleando su hoja de acero valyrio: en las ejecuciones de Gared y Dama. Lo cual nos muestra que el empleo de Hielo tiene un carácter extraordinario. Ned no la porta regularmente, solo la usa en ocasiones especiales. La Wikia de Hieloy Fuego sitúa la adquisición de Hielo cuatrocientos años antes del reinado de Robert; lo cual nos dice que, cuando Thorren Stark hinca la rodilla frente a Aegon Targaryen, la espada llevaba casi un siglo en su poder. Para que nos hagamos una idea, sería como si los caballeros que conquistaron Granada en 1492 lo hiciesen empleando las armas del final de la conquista musulmana de la península.

Pero la propia descripción de Hielo nos sugiere que es un arma muy adelantada a su tiempo. Si nos atenemos a la descripción; y tenemos en cuenta que un joven noble, como Robb Stark, bien alimentado y sin problemas de salud, podía medir en torno a 1,60 cm, hay un arma que encaja en la descripción de Hielo: el montante. Es un arma cuyos primeros usos se remontan al siglo XIV, y se volvió popular en el combate urbano en los siglos XV y XVI. Era una espada cuya hoja podía medir 120-140 cm y con un peso aproximado de 2 kilos, que el usuario mantenía siempre en movimiento, generando energía cinética para dar potencia a los golpes.

Un arma así no puede estar quieta mucho tiempo, pues el esgrimista se agotaría al sujetarla. La idea de uso del montante era generar una “jaula de acero” que protegiese a algo o alguien (una caja de caudales o una dama de alta sociedad) mientras se mantiene alejados a los asaltantes. Un arma así en una sociedad rural como el Norte, y poco poblada tiene menos sentido de uso; aunque, como vamos a ver más adelante; si Ned la hubiese portado cierta noche, le habría resultado muy útil.

jon nieve frente a caballeria

Pasemos a Garra. También es una espada fuera de su tiempo. Jeor Mormont afirma al entregársela a Jon que lleva en su familia 500 años; y si no ha pasado por un proceso de reforja, debería estar obsoleta, aunque habría una explicación: si no cambia el enemigo al que te enfrentas, es poco probable que el estilo de lucha cambie; aunque es una justificación pobre.

“El pomo era un trozo de piedra blanca, rellena de plomo para darle equilibrio con respecto a la larga hoja. Estaba tallado en forma de cabeza de lobo con las fauces abiertas, y los ojos eran esquirlas de granate. La empuñadura era de cuero virgen, suave y negro. Aún no tenía manchas de sudor ni de sangre. La hoja era un palmo más larga que las espadas a las que Jon estaba acostumbrado; apta tanto para las estocadas como para los tajos, con tres canales profundos para aligerarla. Hielo era un espadón auténtico, para manejarlo con dos manos; mientras que aquella se esgrimía con una o con dos, y algunos la llamaban ‘Espada de bastardos’. Pese a su tamaño, resultaba más ligera que las que había esgrimido en el pasado. Jon giró la hoja, vio las ondulaciones  en el acero oscuro, allí donde el metal había sido plegado sobre sí mismo una y otra vez” Jon VIII, Juego de Tronos

 Una espada bastarda es el inicio de lo que hoy conocemos como “espadas de mano y media”, armas que se suelen emplear con ambas manos, son más largas que las habituales y la hoja es más fina y estilizada. Pero Garra es un poco anterior y aún conserva ese propósito de cortar (que le pregunten a Qorin Meidamano), que es como Jon la emplea muchas veces. Se ajusta mejor a la esgrima norteña, lo que nos permite inferir que los enemigos del Norte no han cambiado mucho. El vivir rodeados de enemigos mal pertrechados, hace que el avance de la técnica sea lento.

 

El Valle y las Tierras de los Ríos: Armadura completa y caballería pesada

Caballeros en guerra

Comenzamos nuestro viaje hacia el sur parando un momento en el Valle. Los hombres de los Arryn han entrado muy poco o nada en combate durante CDHYF (algo más en la serie de HBO), pero se pueden deducir muchas cosas en las escenas que protagonizan: por un lado, el juicio por combate de Tyrion en Juego de Tronos y por otro, la carga de los caballeros durante La Batalla de los Bastardos (ep 6×09).

Vamos en primer lugar con ese duelo individual entre ser Vardis y Bronn. El defensor de Lysa Tully es un caballero formado, y lucha como una unidad de infantería pesada. Vemos que prioriza la defensa (armadura completa y escudo triangular de casi un metro) y la fuerza frente a la velocidad y el contrataque del actual señor de Stokeworth (en Juego de Tronos).

“Ser Vardis vestía acero de la cabeza a los pies. Llevaba una pesada armadura articulada sobre una cota de mallas y una sobrecota acolchada. Grandes róndelas circulares esmaltadas en colores crema y azul, con el sello de la luna y el halcón de la casa Arryn protegían la articulación vulnerable donde el brazo se unía al tórax. Una faldilla de metal articulado lo cubría desde la cintura y hasta el medio muslo, y tenía la garganta protegida por un gorjal macizo. De las sienes del yelmo brotaban las alas del halcón, y el visor era un afilado pico de metal con una estrecha ranura para los ojos […] Le entregó un escudo triangular, de algo más de un metro de alto, de grueso roble con clavos de hierro […]  extendió la mano, enfundada en un guantelete, y su asistente le entregó una espada larga de doble filo. En la hoja habían cincelado la delicada imagen de un cielo montañoso, el puño era la cabeza de un halcón, la guardia tenía forma de alas. 

Bronn llevaba una armadura tan ligera que, al lado del caballero, parecía casi desnudo. Vestía solamente una camisa de anillas de hierro sobre cuero tratado, un medio yelmo redondo, de acero, con un protector para la nariz, y un casco de malla. Botas altas de cuero, con espinilleras de acero le protegían las piernas hasta cierto punto, y en los dedos de los guantes llevaba cosidos discos he hierro negro […]  cuando el maestro de armas de Lysa le ofreció un escudo similar, el mercenario escupió y lo rechazó con un gesto […] el filo de su espada tenía el destello peligroso del acero que se había afilado durante horas, cada día, hasta resultar tan cortante que no se podía ni tocar.” Catelyn VII, Juego de Tronos 

tyrion y bronn

Recordad lo que decíamos del “estilo norteño”, de tajos y golpes directos o diagonales. Atacar así a ser Vardis es un suicidio por el simple hecho de que el caballero está acorazado, y debajo de las placas de metal, encontramos cota de malla (Que desvía el corte y mella la hoja) y un acolchado (amortigua el golpe y previene el rozamiento de los anillos de la cota); por lo que un ataque directo es un suicidio. Si vemos la pelea en la serie incluso le han añadido a la armadura un chapado que recuerda a la piel de un tiburón, lo que hará que una hoja que lo golpee se melle más rápido. De hecho, cada vez que Bronn le deja una ralladura, se ve que la hoja no ha penetrado, por lo que, tras un tanteo inicial, Bronn opta por hacer algo que los guerreros sureños van a aplicar: realizar un ejercicio de distancia.

En la Esgrima Histórica (HEMA en adelante), se suele llamar “medio de proporción” a la distancia que hay entre dos contendientes cuando tienen el brazo en ángulo recto y las respectivas puntas de sus espadas están tocando la empuñadura del contrario. Coloquialmente, se le llama, “estar en distancia” porque ahí tú no llegas a tu oponente, pero él tampoco. Recordemos que la construcción de la estrategia de combate se realiza siempre desde la defensa, y en ese punto, estás defendido por toda la hoja de tu espada (aproximadamente un metro).

Bronn y ser Vardis comienzan frente a frente, así que diríamos que están en la línea de diámetro. Ahí, ser Vardis no tiene miedo en perder la distancia, porque va mejor protegido, por lo que sus ataques son frontales y desde detrás de su escudo. Bronn, sin embargo, va a mantenerse en distancia (siempre lejos de las estocadas y golpes de su oponente) y, a mayores, va a buscar atacar a los puntos débiles de las articulaciones, y además, lo va a hacer siempre desde los lados. A eso se le suele denominar “ataques transversales”; donde aprovecha el limitado campo de visión de su oponente. Juega, además a su favor el factor tiempo, ya que el peso que tiene que acarrear ser Vardis es superior (aunque no tiene por qué quitarle velocidad).

Bronn y los guardias

A mayores, ser Vardis comienza la batalla con un hándicap: la espada que le da lady Lysa. La descripción deja muy claro que es una espada ceremonial, no de batalla; un arma más orientada a hacer ostentación de la importancia de Jon Arryn como Mano del Rey en Desembarco que para un combate habitual. La decoración de la empuñadura puede suponer, además una menor protección, ya que los gavilanes (en este caso cincelados como las alas de un águila) no están ahí para proteger manos y cara desviando la hoja del mercenario.

Ser Vardis, además, no está acostumbrado a esa espada, por lo que lo que se atreve a hacer con ella es limitado hasta que es demasiado tarde. De hecho, se parte cuando yerra un golpe, demostrando que el acero era más dulce que el de una espada normal. Aún así, el caballero ejecuta bien el duelo, partiendo desde la equipación que lleva y cómo procede con ella. Bronn, sin embargo, aprovecha la potente defensa de su rival para agotarlo, y ejecuta una serie de golpes muy concretos, para provocar una apertura en la defensa, lo que le llevará a ganar el duelo.

Vamos con la otra aparición de los Caballeros del Valle. Nos encontramos hacia el final de La Batalla de los Bastardos (Episodio 6×09), donde ejecutan una salvadora carga de caballería que destroza las líneas de Ramsay Bolton. Van equipados con armadura completa y realizan una carga en cuña para destrozar a las filas de lanceros. Por lo que deducimos que en el Valle, el estilo más reconocible sería un arma de tajo acompañada de escudo grande y una lanza en el caso de los caballeros. Y emplean también el escudo como arma de ataque.

Un estilo muy semejante se puede apreciar en las Tierras de los Ríos. Los Tully, Bracken, Blackwood, Frey y compañía. Son tierras más ricas, donde hay problemas de bandidos (la Hermandad del Bosque Real llevó a que tuviese que intervenir el mismísimo Arthur Dayne) y varias poblaciones que atender; por lo que los caballeros visten de acero de los pies a la cabeza. Además de las casas, existe un número no determinado de caballeros errantes (Brienne se encuentra con varios en su búsqueda) que ofrecen su espada al mejor postor, y no siempre van bien equipados, pero todos tienen algo en común: sus armas siempre están a punto. 

carga caballeros arryn batalla

Sobre los escudos, podemos ver una pequeña muestra en Festín de Cuervos, cuando Brienne visita Valle Oscuro y encuentra el improvisado mercadillo de armas que se ha montado con los despojos de las batallas.

“Brienne avanzó a caballo entre cotas de malla que aún tenían pegotes de sangre seca, yelmos abollados y espadas largas melladas. También se podían comprar prendas de vestir: botas de cuero, capas de piel, jubones sucios con desgarrones muy sospechosos…[…] Había escudos de pino y tilo por apenas unas monedas; pero Brienne pasó de largo; quería conservar el pesado escudo de roble que le había dado Jaime […] los escudos de pino tenían sus ventajas: eran más ligeros y, por tanto, más fáciles de transportar, y la madera blanda atrapaba con más facilidad el hacha o espada del enemigo. Pero el roble ofrecía más protección a quien tuviera fuerzas para portarlo” Brienne II, Festín de Cuervos

Canción de Hielo y Fuego nos habla de dos tipos de escudo: redondos y triangulares. Su función es tanto defensiva como ofensiva, y el material, como ya nos ha indicado Martin, va a condicionar el estilo de lucha de su portador. Conviene recordar una cosa cuando hablamos de escudos: el portador no lleva el brazo doblado y pegado al cuerpo, sino que lo mantiene a cierta distancia del mismo. Eso tiene como resultado la creación de una especie de tronco de cono, donde el cuerpo está protegido, y al mismo tiempo; el caballero puede preparar su espada para golpear o defenderse sin exponer las manos. El escudo, además, se inclinaba ligeramente para que una espada (o cualquier otro arma) rebotase antes de clavarse. Y el peso, como hemos visto en el caso de ser Vardis, jugaba un papel muy importante.

Eso nos da pie a desmitificar otra cosa respecto a los combates armados: eran muy breves. Cuando estaban completamente equipados, los caballeros habían añadido entre seis y diez kilos de peso a su cuerpo, y eso condicionaba la duración del combate. En HEMA, se incide en minimizar el tiempo, ya que, cuanto más tardes, más errores vas a cometer y más información estás dando a tu oponente. Eso queda también bien reflejado en la obra de Martin, como veremos más adelante.