Árbol familiar Targaryen (click para ampliar)

En la segunda parte de este ensayo – aquí podéis leer la primeraordenaremos a la segunda mitad de los reyes Targaryen, es decir, de los mediocres a los peores. El texto y orden es obra de Stefan Sasse en Tower of the Hand.

El Trono de Hierro by Marc Simonetti para The World of Ice and Fire
El Trono de Hierro by Marc Simonetti para The World of Ice and Fire

Ranking de los Reyes Targaryen

9) Aegon I el Conquistador

Aegon on Balerion, the Black Dread by J. Gonzalez
Aegon on Balerion, the Black Dread by J. Gonzalez

Es una decisión difícil dónde colocar al hombre que lo empezó todo. Sin Aegon y su conquista no habría reino con reyes que ordenar; y la permanente guerra que protagonizaban entre sí los Siete Reinos no habría terminado. Parece injusto, por tanto, defender la Conquista como un argumento en contra de Aegon; y le concederé que le juzguemos por ello de la misma manera que otras guerras para la unificación a lo largo de la historia.

Sin embargo, lo que le coloca en un puesto mediocre en esta lista es el hecho de que continuara un conflicto sangriento, brutal e inútil en la Primera Guerra Dorniense por muchos años; dejando el reino en manos de su hermana Visenya que demostró ser el mayor apoyo de Maegor el Cruel por el hecho de tener una mentalidad en ocasiones similar. Aegon no hizo nada para realmente unificar el reino salvo colocarle bajo un solo líder. Esa tarea quedaría a Jaehaerys I. Sin embargo, logró evitar un conflicto con la Fe y los grandes señores tratando de manera cuidadosa con la primera y haciendo un progreso constante a través del reino con los segundos. En una escala de -100 a +100 su reinado tendría un -5, poniendo todo en consideración.

10) Aenys I

Aenys y Maegor targaryen
Aenys y Maegor Targaryen

Mientras que Maekar I y Jaehaerys II ocupan posiciones medias en la lista por no arruinar el estado de las cosas, Aenys I se encuentra en este lugar simplemente por su falta de decisión. Aenys, que tomó el trono tras la muerte de Aegon el Conquistador, tuvo una (quizás injusta) reputación de ser débil; y ello estableció un patrón por el cual Poniente se enfentó a diversas rebeliones a causa de este motivo. En lugar de enfrentarse a ellas o negociar de manera decisiva, Aenys eligió simplemente no hacer nada, lo que empezó a hacer que las cosas empeorasen.

Esperaba que sus consejeros en los que confiaba solucionaran el problema, especialmente su Mano, una decisión que salvaría a otros reyes de los que hemos hablado del fracaso total. En el caso de Aenys, sin embargo, la Mano que eligió fue Maegor el Cruel, y eso solo empeoró las cosas. Tras una rebelión de la Fe que llevó incluso a un breve asedio a la Fortaleza Roja, huyó a Rocadragón, donde moriría rápidamente y dejaría el reino en manos de gente que era más…decisiva.

11) Aerys I

wp-1479622186718

Aerys I es básicamente una figura trágica. Llegó al trono después de que su padre y su sobrino murieran en la Gran Epidemia Primaveral, eliminando así de la línea de sucesión a dos gobernantes capaces. Sin ser esta tampoco una lista tampoco muy extensa en cualquier caso, Aerys intentó hacerlo lo mejor posible. Era marcialmente débil y no se preocupaba mucho por los conflictos, lo que condujo a que los Fuegoscuro asumieran que lo tendrían fácil contra él y lideraran dos rebeliones durante su reinado. Los Greyjoys cometieron el mismo error y también se rebelaron contra el Trono de Hierro.

El reinado de Aerys también tuvo la plaga de una gigantesca sequía, que llevó a la gente a caer en el bandidismo e hicieron al reino menos seguro. En lugar de aprender de todo esto, sin embargo, Aerys hizo a Cuervo de Sangre su Mano y le dio vía libre para hacer lo que considerara mejor. Aunque Brynden Ríos era un gobernante capaz, necesitaba ser controlado por una personalidad fuerte con algún tipo de brújula moral, algo de lo que Cuervo de Sangre claramente carecía. Con Aerys evitando esta materia, Cuervo de Sangre fue libre para instalar el mayor estado policial de la historia de Poniente y crear un inmoral reinado de terror hasta que finalmente fue sentenciado al Muro por Aegon V a causa de asesinar a Aenys Fuegoscuo bajo la bandera de la paz.

 

12) Aegon IV el Indigno

aegon-iv-targaryen-aegon-the-unworthy

Aegon IV seguro que fue un mal rey. Realmente, la única cosa a su favor es que no empezó ninguna guerra, y el por qué de ello se mantiene como un misterio. Sin embargo, hizo todo lo que pudo para dañar a todos los que estaban a su alrededor. No solo fue un auténtico dolor para su familia, a la que condujo directamente a la muerte (Aemon el Caballero Dragón) o indirectamente con tal de que tuviera un hijo (su mujer), sino que también introdujo su miembro en todas las partes que pudo. Aunque en su juventud tuvo una radiante figura, cuando los demonios finalmente derrotaron a sus ángeles (si es que tuvo varios para empezar) se volvió hinchado y agresivo y empezó a ganar mujeres en base a la fuerza bruta. ¿Quién puede negarse a un rey, después de todo?

Pero al final, su comportamiento “sólo” dañó a todas las mujeres de la corte y aquellas con la que estuvo en contacto por alguna desgracia. También hizo más que ningún otro rey por desgobernar el reino a voluntad, por básicamente vender puestos a aduladores y bobos y causar caos en el tejido político de Poniente. Realmente, cómo esto no llevó a una guerra es increíble. Una cosa que no apunto como algo en su contra, sin embargo, es su acto final de legitimar a sus bastardos en su lecho de muerte. Decir que esta acción es la responsable de las rebeliones Fuegoscuro es estúpido. Daemon se rebeló 12 años después de la muerte de su padre, y solo porque fue urgido a ello por un puñado de gente que se consideraban los mejores caballeros del reino, probando de nuevo que nunca debes juzgar a un gobernante por su habilidad con la espada.

13) Baelor I el Santo

El Septo de Baelor, por Marc Simonetti

Baelor Targaryen fue el rey más pío que jamás se sentó en el Trono de Hierro, y es una prueba de la sabiduría popular que afirma que jamás debes poner a un fanático en el poder, mucho menos a un religioso. Su reino no empezó demasiado mal ya que intentó unir las costuras que su hermano Daeron había roto con su conquista de Dorne caminando hasta Lanza del Sol descalzo y haciendo la paz con los Martell. Pero cuando los Wyls de manera sádica rechazaron dejar marchar a Aemon el Caballero Dragón, le rescató personalmente andando a través de un nido de víboras. Aterrado por la experiencia, se convirtió en un lunático, encerrando a sus hermanas para que no tuvieran la tentación de estar con ningún hombre, tomó los votos de un septón (dañando potencialmente la línea de sucesión) y pasó a ocuparse más de las materias espirituales que de los asuntos del estado.

Intentó prohibir la prostitución y perseguir no solo a las prostitutas sino también a sus hijos, exiliándoles de la ciudad en busca de un destino inseguro y en muchos casos sin duda fatal. Dio exenciones fiscales a los padres que forzaran a sus hijas a llevar cinturones de castidad, empobreció al reino dando pan gratuito a la población de Desembarco del Rey y alienó a la nobleza con actos como forzar a Lord Belgrave a lavar los pies de un leproso. También se inmiscuyó en asuntos de la Fe, nombrando primero a un discapacitado y después a un niño de 8 años como Septones Supremos. Por fortuna, eligió morir tras diez años de reinado y nunca intentó quitar de su cargo a su más que capaz Mano Viserys, y de esta manera, el reino quedó salvado.

14) Aegon II

aegon-ii

Si no tienes el derecho o la habilidad para ser rey, ni un especial deseo en convertirse en ello; pero sí un fuerte deseo de grandeza, bien, felicidades, eres Aegon II. Colocando su legitimidad por encima de la de su medio hermana Rhaenyra, y espoleado por Criston Cole y su madre Alicient Hightower, comenzó la Danza de Dragones. Sin una clara idea de cómo gobernar y qué hacer, dejó gran parte del gobierno del día a día en manos de Cole y de su Mano Otto Hightower mientras su hermano Aemond el Tuerto se dedicaba a arruinar las cosas y dejar que sus vendettas personales se inmiscuyeran en los planes de guerra.

Cuando su tía Rhaenys atacó Nido del Grajo, le atacó junto a Aemond, quedándose terriblemente herido en el proceso y recuperándose durante medio año en Rocadragón; donde finalmente ejecutaría a su media hermana Rhaenyra delante de su hijo (Aegon III) dejando que la devorara su dragón Fuegosol. Después intentó concluir una guerra que tenía un aspecto terrible mientras un ejército norteño descendía sobre Desembarco del Rey y por fortuna fue asesinado antes de que pudiera reducir a cenizas la ciudad. En un paralelismo interesante con el destino de Aerys II, el asesinato que previno un genocidio en Desembarco del Rey fue juzgado por un Stark que ordenó la ejecución de los asesinos. Muy juiciosos, estos Starks.

15) Aerys II el Rey Loco

El Aerys quemando a un hombre. © FFG
El Aerys quemando a un hombre. © FFG

Aerys fue capaz de construir un apoyo fuerte cuando llegó al poder, heredando un reino estable de su padre Jaehaerys I y su abuelo Aegon V. Su personalidad nunca fue fuerte: era vano, orgulloso, desconfiado, no demasiado inteligente o diligente pero capaz de esconder todos estos hechos bajo un encanto natural. Una de sus características definitorias en cuanto a sus políticas fue su amor por las ideas grandiosas, abandonándolas cuando se aburría de ellas o se enfrentaba con su imposibilidad. Constantemente maltrató a su hermana y esposa sin respetar incluso su dignidad pública durmiendo con sus amantes y doncellas; e intentó hacer la corte joven y vigorosa, compartiendo los ideales de Daeron I. En lugar de apoyarse en los experimentados y comprobados como capaces consejeros de Jaehaerys II y Aegon V, lo hizo en jóvenes novatos que eligió por su actitud intransigente, como Tywin Lannister.

Éste último demostró ser una de sus mejores elecciones, constantemente salvando al reino de las estupideces de Aerys, de manera similar a lo que Viserys II había hecho cuando fue Mano. Por supuesto, Aerys estuvo constantemente faltando a Tywin hasta que su Mano intentó matarle en la Resistencia de Valle Oscuro, en la cual Aerys se volvió del todo loco y fue rescatado solamente por Barristan Selmy (gracias por ello, por cierto). Tras ello, empezó a solventar sus deseos sexuales observando a gente arder hasta morir. Su creciente paranoia le llevó a torturar brutalmente y asesinar a gente a sus alrededores de manera aleatoria sin ser detenido por sus lacayos zalameros a los que había colocado en posiciones de poder. Al final, eligió a los objetivos erróneos para torturar y matar, pasando de sirvientas e hijas de caballeros menores a los hijos de grandes señores, llevando a la muy merecida caída de su Casa.

16) Daeron I el Joven Dragón

3d743bb438ec8dc4119cd5d60f89cfcbfd906962_hq
La demencial guerra con Dorne marcó el reinado de Daeron

Ascendiendo al trono con 14 años, Daeron Targaryen seguramente no fue solo un héroe para el joven Jon Nieve. Sin embargo, mucha más gente aparte de Jon debería haber oído el consejo de su tío Benjen de que la guerra no es un juego. Es lo que era seguro para el cretino de Daeron que, cuando se enfrentó a la sospechosa ausencia de dragones, respondió que se consideraba a sí mismo como un dragón suficiente. Aunque mostraba un nivel de percepción de inteligencia inusual en alguien de 14 años, lo usó para atacar a alguien que ni siquiera era un enemigo: Dorne, el último reino sin conquistar de Poniente. Con una en comparación plana estrategia de ataque forzó su camino a través del Paso del Príncipe y el Sendahueso (la idea de cortar el apoyo dorniense por la retaguardia fue desarrollada por Alyn Velaryon) y sacrificó a diez mil hombres para conquistar los desiertos de Dorne.

Tras su victoria, colocó una fuerza gigantesca en Dorne que fue objeto de un ataque constante de guerrillas y tuvo que lidiar con una enorme rebelión dorniense en el plazo de sus cortos cuatro años de reinado. No entendiendo al enemigo al que estaba enfrentando y esperaba subyugar, fue atraído a una trampa y asesinado, lo que abrió el camino a la ocupación por parte de Lord Lyonel Tyrell; una ocupación que fue cortada rápidamente por un caso severo de muerte por escorpiones y llevó a una renovación de la independencia dorniense. Al final, entre 50.000 y 150.000 personas murieron por nada salvo un vano deseo de gloria. Daeron tuvo éxito, sin embargo, en esconder este hecho bajo la brillante simplicidad de la prosa de su “Conquista de Dorne” que enamoraría a jóvenes idiotas de las generaciones venideras.

17) Maegor I el Cruel

maegors_death
Maegor moriría en el Trono de Hierro

No puede haber mucha duda de que el último lugar de la lista pertenece a Maegor I, apodado “el Cruel”. Sus errores empezaron de joven, cuando provocó un innecesario enfrentamiento religioso casándose con una segunda esposa a añadir a la primera, tras haber sido reñido por el Septón Supremo por casarse con su hermana. Aunque su padre le exilió por ese acto, eso no detuvo la futura rebelión de la Fe, a la cual Maegor se enfrentó en cuanto asumió el trono: un hecho que solo logró conseguir porque él violentamente acabó con la legitimidad de su sobrino en una corta y sangrienta guerra civil.

Entonces pensó que era una buena idea derrotar a la Fe en un Juicio de Siete, al cual sobrevivió apenas con una herida penosa en la cabeza que le dejó aún peor que antes. En lugar de hacer la paz con la anteriormente derrotada Fe, masacró a los insospechados fieles y se lanzó a una guerra genocida que fue respondida por la Fe con idéntica furia. Entre el asesinato de septones, Clérigos Humildes y otros enemigos, también asesinó a todos los arquitectos y albañiles encargados de la construcción de la Fortaleza Roja. Al final, su constante violencia alentó abiertas rebeliones y su caída, a la cual solo pudo escapar suicidándose en el Trono de Hierro.