Actualmente hay en diferentes estados de desarrollo seis spinoffs de Juego de Tronos, dos de ellos en formato de animación, además de una obra de teatro. Pero hace varios años llegaron a ser cinco diferentes, de los cuales ninguno vio la luz…salvo el que se convirtió en House of the Dragon. Hoy os traemos unas reveladoras palabras de George R.R. Martin sobre ellos que aparecen en el nuevo libro Tinderbox: HBO’s Ruthless Pursuit of New Frontiers gracias al amigo Zionius.

James Andrew Miller ha escrito Tinderbox: HBO’s Ruthless Pursuit of New Frontiers, un enorme libro de 1000 páginas sobre la historia reciente de la HBO. Y el texto, como no podía ser de otra manera, habla también de Juego de Tronos y sus spinoffs.

La semana que viene hablaremos de la versión del libro sobre el final de Juego de Tronos y por qué la producción acabó en la octava temporada, pero hoy nos hemos querido centrar en otra historia también muy interesante. Se trata de las series sucesoras de Juego de Tronos que murieron antes de llegar a verse por pantalla.

Y es que el texto recoge las primeras palabras de George R.R. Martin y del anterior presidente de Warner Entertainment sobre estos spinoffs originales de Juego de Tronos, de los cuales ninguno vio finalmente la luz. Solo hay una excepción: el que iba a dirigir Bryan Cogman que se convirtió en House of the Dragon.

Dice lo siguiente George R.R. Martin:

Tuve una reunión con HBO, era en agosto, quizás 2017 o así, en la que dije: “mira, si vais a seguir con el proyecto, tengo dos posibles series sucesoras que proponer. Una de ellas es sobre una series de novelas cortas sobre dos personajes llamados Dunk y Egg”. He escrito tres Cuentos sobre ello, proyecto hacer una decena más. Y eso tiene lugar cien años antes de Juego de Tronos.

Y también tuve la idea de contar parte de la historia pasada, de la guerra civil Targaryen, la Danza de los Dragones, que es mencionada en la saga principal. Y eso tiene lugar 150 años antes, unos 50 años antes de Dunk y Egg. Es enorme. Tiene como 17 dragones. Propuse esas dos ideas a HBO. No les gustaba la idea de Dunk y Egg porque les era familiar – alguien los había leído – y les parecía demasiado blando, pero respondieron a la idea sobre la Danza de los Dragones.

Necesitábamos un nuevo showrunner, yo no lo podía hacer. Estoy escribiendo las novelas. Entonces súbitamente me enteré de que tenían cuatro precuelas en desarrollo. La Danza de los Dragones era solo uno de ellas. Las otras eran ideas que venían de gente que supongo que habrían leído mis libros o quizás algún documento de HBO. Habían contratado a cuatro guionistas y de repente había cuatro series en desarrollo, pero eso tuvo lugar 10 años después de mi reunión inicial sobre Juego de Tronos con David y Dan (Benioff y Weiss).

Me sorprendió, lo admito. No había oído nada igual antes. Pensé que avanzaríamos con uno solo, con un desarrollo, el que yo les había propuesto, la idea de la Danza de los Dragones. Me reuní con los cuatro guionistas. Vinieron a Santa Fe, donde vivo, y tuve encuentros con ellos, debatimos su idea, hicimos talleres, les intenté responder cualquier duda y todo eso. Y entonces una quinta serie fue añadida. Llegaron a ser cinco en un punto.

GRRM y Pepler, director de HBO hasta 2019

Las palabras de Martin son tremendamente interesantes. Ya en 2013 George habló de conversaciones sobre un spinoff de los Cuentos de Dunk y Egg. De nuevo, en 2016 dijo que podrían ser una opción como spinoff de Juego de Tronos. Pero es cierto que con los años cambió de opinión, y el mismo George explicó su versión, casi idéntica hace un año, de por qué no quería hacer otra vez una serie sobre una historia inacabada.

Recordemos también que Ryan Condal, showrunner de House of the Dragon, le propuso en su día hacer una serie sobre los Cuentos, y GRRM dijo que no. Como sabemos, al final la HBO sí ha aprobado una serie sobre Dunk y Egg, aunque aún no conocemos al showrunner. Y también que Martin ha comentado recientemente que los showrunners de las otras series canceladas no conocían bien sus novelas, frente a Ryan Condal que las leyó hace 20 años, y por eso le propuso como showrunner de House of the Dragon.

Esta historia además explica la rápida reacción de George R.R. Martin en 2017. Al poco de que se filtrara que había cuatro spinoffs en desarrollo, el autor en su blog explicaba que había cinco, y no cuatro. No quería que su proyecto sobre la Danza de los Dragones, con Bryan Cogman de responsable, quedara en el olvido.

Casey Bloys, director de contenido actual de HBO

Sobre estos spinoffs fallidos también habla en el libro Bob Greenblatt, presidente de WarnerMedia Entertainment, de quien depende HBO, entre 2019 y 2020.

HBO estaba ganando muchísimo dinero. Estaban consiguiendo tantos beneficios que no miraban lo suficiente el coste de las series como algo relevante. Ellos pensaban que había que gastar lo que fuera. Y por supuesto, Juego de Tronos estaba on fire y era una historia de éxito colosal. Pero creo que HBO perdió mucha disciplina en ese punto, porque hizo varias series muy caras que fracasaron o se cancelaron durante la producción. Creo que necesitaba ser supervisado, no masivamente, pero sí volver a lo que antes fue, a mirar los costes. Nunca pude mantener los costes bajo control, porque la orden era no molestarles demasiado.

Se habían gastado más de 30 millones de dólares en un piloto de una precuela de Juego de Tronos que estaba en producción cuando llegué. Y cuando vi parte de él unos meses después de aterrizar, le dije a Casey: “esto no funciona y no creo que mantenga el estilo de la serie original”. Y él no estaba en desacuerdo, lo cual de hecho fue un alivio. Así que desafortunadamente tuvimos que cancelarlo. Había una enorme presión en hacerlo bien y creo que no habría funcionado.

Imagen del set del spinoff cancelado sobre La Larga Noche

Continúa explicando Bob Greenblatt:

Había un segundo spinoff en desarrollo (House of the Dragon), del cual no se había rodado nada. Y estaba yendo bien en el proceso de desarrollo, los guiones estaban siendo escritos, y una biblia (la guía de la serie) muy prometedora estaba siendo escrita. Y yo fui el que animó a Casey a dar luz verde a la serie. Le dije: “No arriesguemos 30 millones de dólares en un piloto”. No te puedes gastar 30 millones de dólares en un piloto y luego no elegirlo. Así que le dije: “No hagamos un piloto. Consigamos una gran serie que nos guste, y hagámosla. O no”.

Ellos hicieron el primer piloto (el del spinoff de La Larga Noche) porque se estaban protegiendo ante algo negativo y protegiendo la marca, lo cual es algo que entiendo, pero era crítico que de alguna manera continuáramos la franquicia y nos moviéramos rápidamente, lo cual implicaba lanza la serie a producción lo más rápidamente posible. Eso siempre te hace morder las uñas, pero creo que la nueva serie que viene va a ser increíble. Y sé que están haciendo a gran velocidad incluso más contenido de ese mundo.

Estaba muy motivado para conseguir más Juego de Tronos en el ecosistema. Todo el mundo en la HBO estaba muy nervioso sobre replicar la marca Juego de Tronos y fallar. Creo que lo puedes hacer, como Marvel lo ha hecho. Y Star Wars y otras compañías lo han mostrado. Así que había un miedo real sobre cómo hacerlo. Por ello desarrollaron múltiples proyectos y querían protegerse de sus aspectos negativos

Greenblatt no revela aquí nada que no sepamos: la HBO apuesta muy fuerte porque el universo de Juego de Tronos sea para Warner como el de Marvel o Star Wars para Disney. Confiemos que pueda replicar ese éxito.