Stannis, por Henning Ludvigsen

En tiempos de crisis y cuando las recomendaciones médicas nos invitan a quedarnos a casa, no hay nada mejor que leer un buen ensayo. El texto que os presentamos esta semana es obra de Cantuse y ha sido traducido de manera genial por nuestro amigo @RedFate_

El mismo autor y traductor que hace dos años nos trajeron los completos ensayos de La lámpara nocturna abordan de nuevo las capacidades de Stannis Baratheon como general. En esta ocasión, analizan su comparativa con Nicolás Maquiavelo y Tito Livio y sus análisis sobre el arte de la guerra.

Stannis Baratheon, un genio maquiavélico

Stannis, por Joshua Cairós

Por Cantuse y traducido por Red Fate 

Para comprender el pensamiento militar de Stannis podemos comenzar con algunas buenas preguntas:

¿En qué se inspira el genio militar de Stannis? ¿De dónde saca sus principios respecto a cómo dirigir la guerra? ¿Cómo respaldan estas nociones a las afirmaciones de la teoría de la Lámpara Nocturna sobre que Stannis engañó intencionalmente a los demás sobre Mance Rayder y también sobre la traición de los Karstark?

Echando un breve vistazo a los pensadores militares del mundo real, en particular a los de la antigüedad, hacemos un descubrimiento interesante. Teniendo en cuenta lo que sabemos, Stannis comparte mucho en común con Tito Livio y, en particular, los comentarios que Nicolás Maquiavelo escribió sobre Tito Livio en sus obras militares fundamentales: Discursos sobre la primera década de Tito Livio y Del arte de la guerra .

Este ensayo tiene como objetivo destacar los fuertes paralelos entre los Discursos sobre la primera década de Tito Livio y Del arte de la guerra de Maquiavelo y las estrategias que Stannis está utilizando. El objetivo de este esfuerzo no es predecir qué sucederá, sino enriquecer el análisis: al establecer una congruencia con conocidos genios históricos, proporcionamos un contexto que implica que el ingenio de Stannis no está estrictamente limitado al campo de batalla y a una obediencia dogmática a la “justicia” o la “legalidad”.

Stannis el estudiante

Stannis by JeanaAidebie on deviantART

Sabemos que Stannis es un gran estudiante de historia: recuerda fácilmente el legado de los antiguos reyes Targaryen y sus conquistas. No solo estudia las historias, sino que estudia críticamente la historia. Esto se observa cuando Stannis corrige a Jon respecto a las conquistas de Daeron:

—Cuando el Joven Dragón conquistó Dorne, usó un sendero de cabras para esquivar las torres de vigilancia dornienses del Sendahueso.

—Yo también conozco esa historia, pero Daeron exageró bastante en aquel libro que escribió para mayor gloria de su persona. Fueron los barcos los que ganaron la guerra, no los senderos de cabras. Puño de Roble destrozó Ciudad de los Tablones y arrasó en su ascenso por el Sangreverde mientras los principales ejércitos dornienses estaban ocupados en el Paso del Príncipe. —Stannis tamborileó con los dedos en el mapa—. ¿Estos señores de las montañas no me cortarán el paso?

— JON IV, DANZA DE DRAGONES

Lo que esto en realidad muestra es que Stannis no solo acepta pasivamente el conocimiento de tales textos. Además lo compara con otros relatos para extraer verdades más objetivas de las historias.

Stannis, Robert y Renly by henning on deviantART

Lo realmente importante es que Stannis ha sido un muy activo y reflexivo estudiante de historia militar. Esto significa que probablemente también haya leído tratados sobre estrategia en general o los haya ideado él mismo.

Por supuesto, lo que Stannis podría pensar está verdaderamente más allá de nosotros. Sin embargo, dadas las profusas similitudes entre Poniente y la Europa medieval, uno no puede evitar creer que habría tratados sobre la guerra en ambos mundos, ambos llenos de orientaciones universalmente aplicables.

Con este fin, puedo ver cómo los Discursos sobre la primera década de Tito Livio de Nicolás Maquiavelo proporcionan una visión tremenda de las inspiraciones militares de Stannis. Si bien el libro obviamente no existe en Poniente, creo que muchos de los conceptos son tan universales que Stannis aprendió sobre ellos él mismo (a través de un libro o un maestre) o llegó a ellos mediante sus propias investigaciones.

Lecciones desde la realidad

Varios pasajes de Livio son increíblemente relevantes cuando se trata de comprender la complejidad de Stannis, tanto como general como político.

El uso de la religión como catalizador para obtener beneficios políticos

Melisandre by PatrickMcEvoy on DeviantArt

Si Rómulo no necesitó de la autoridad de Dios para crear el Senado y otras instituciones civiles y militares, la necesitó Numa, quien simuló estar inspirado por una ninfa que le aconsejaba lo que debía él aconsejar al pueblo; acudiendo a este recurso por la precisión de establecer nuevas y desconocidas reglas de conducta y por la duda de que bastase su autoridad para conseguirlo.

Y en verdad han tenido que recurrir a un dios cuantos dieron leyes extraordinarias a un pueblo, porque de otra manera no hubieran sido aceptadas, a causa de que la bondad de muchos principios la conocen los sabios legisladores, pero no tienen pruebas evidentes para convencer al vulgo, y los que quieren evitarse esta dificultad acuden a los dioses. Así lo hizo Licurgo, así Solón y otros muchos que se proponían el mismo objeto.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO I, CAPÍTULO XI

Este pasaje esencialmente sugiere que, cuando sea necesario, un líder puede recurrir a invocar a la religión para establecer un apoyo popular a una idea que, de otro modo, sería impopular. Cuando consideramos esto en contexto con Stannis, tiene mucho sentido. Sus hombres están completamente superados en número en Rocadragón y, aun así, aceptan apoyar su causa, muchos de ellos debido al aparente apoyo de R’hllor.

Y sin embargo, Stannis claramente solo se preocupa por el Dios Rojo y Melisandre en la medida en la que sirven a sus necesidades:

Cuando era niño, encontré una hembra de azor; estaba herida. La cuidé hasta que se recuperó y la llamé Ala Altiva. Se posaba sobre mi hombro, revoloteaba por las habitaciones siempre detrás de mí y comía de mi mano, pero no remontaba el vuelo. La llevé de caza una y mil veces, pero jamás voló más alto que las copas de los árboles. Robert la llamaba Ala Blanda. Él tenía un gerifalte llamado Trueno que no perdía la presa jamás. Un día, nuestro tío, Ser Harbert, me dijo que probara con otra ave. Que con Ala Altiva me estaba poniendo en ridículo. Y tenía razón.

—Stannis Baratheon se apartó de la ventana y de los fantasmas que poblaban aquel mar—. Los Siete nunca me han traído ni un gorrión como presa. Es hora de que pruebe con otro halcón, Davos. Un halcón rojo.

— DAVOS I, CHOQUE DE REYES

Dejar al enemigo que se consuma a sí mismo

Los Bolton, por Tomasz Jedruzek

No se debe aventurar batalla contra un enemigo a quien el tiempo y las desventajas del terreno perjudican más cada día.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO X

Ningún señor inteligente debería lanzarse a luchar contra un enemigo que se consumirá solo, si se le deja solo. Stannis no puede esperar que Roose Bolton lo confronte. No puede esperar que Bolton le confronte a menos que pueda demostrar que no solo se va a erosionar debido a la deserción, el hambre, la enfermedad y demás.

Stannis necesita encontrar una forma de obligar a Bolton a verle como una amenaza duradera que simplemente no puede persistir, O necesita obligar a Bolton a abandonar la lógica de esta regla.

Lo que es aún más sorprendente de este pasaje es que Stannis prácticamente lo cita él mismo, específicamente al respecto de su campaña contra los Bolton:

—Bolton se equivoca, —declaró el rey—. Todo lo que tenía que hacer era sentarse dentro de su castillo mientras nos morimos de hambre.

— THEON I, VIENTOS DE INVIERNO

El riesgo de esperar

Winterfell by carlospoletto on deviantART

El capitán que manda un ejército y ve que por falta de dinero o de apoyo en el país no puede conservarlo largo tiempo, será insensato no intentando la batalla antes de que sus fuerzas se desorganicen, pues, evitándola, seguramente se pierde, y, dándola, puede vencer.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO X

El batiburrillo de ejército de Stannis está compuesto de diversas lealtades y religiones. En ausencia de comida y del botín de la victoria, sería un ingenuo si supusiera que su ejército durará mucho. Y en verdad, al esperar, perderá con seguridad.

Stannis tiene la carga de usar su ejército o perderlo. Hasta el momento en que haya ganado (o pagado) su lealtad, sus fuerzas se volverán cada vez más inquietas. Del mismo modo, esta familiar regla se aplica de manera similar a los Bolton. Si alguna vez llega un momento en que los ejércitos Bolton no pueden ser mantenidos indefinidamente, los Bolton deberán atacar o inevitablemente, perderán. Esta es otra clave para Stannis.

Incitar a un enemigo mediante el engaño

Invernalia y alrededores

Además, hay que tener en cuenta que, aun perdiéndola se puede adquirir gloria, que más glorioso es ser vencido por la fuerza de las armas que aniquilado por cualquier otra causa.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO X

Cuando un oponente debe decidir entre dos derrotas, ya sea en el campo de batalla o por engaño, los oponentes siempre irán al campo de batalla. Hay más gloria en la derrota y/o rendición por la fuerza que en ser derrotado solo por subterfugio. Así, si Stannis puede hacer creer a los Bolton que pueden ser derrotados a través del engaño, y les da la opción de recuperar la gloria en el campo de batalla, Stannis podrá atraer a los Bolton a un combate.

Por supuesto, esto se relaciona con la huida de Arya. Además de las otras razones para intentar recuperarla de inmediato de las manos de Stannis, los Bolton están en una posición de ser “derrotados” a través de trucos, que es una derrota mucho menos gloriosa que en el campo de batalla. Esto podría ser un factor que los incitaría a atacar.

Alentar la retirada

Fue Cayo Manlio con su ejército contra el de los veyenses, y habiendo entrado parte de estos en los atrincheramientos romanos, acudió Manlio con fuerzas de socorro a fin de cerrarles el paso y, para que no pudieran salvarse, ocupó todos los puntos de salida. Viéndose los veyenses encerrados, comenzaron a combatir con tanta rabia, que mataron a Manlio, y no destruyeron todo el ejército romano por la prudencia de un tribuno que les abrió camino para salir de allí. Resulta, pues, que mientras la necesidad obligó a los veyenses a combatir, pelearon ferozmente, y cuando tuvieron la vía abierta prefirieron la huida a la lucha.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO XII

Al dejar un camino para que las tropas del enemigo se retiren, lo considerarán. Si se niega esa salida, lucharán ferozmente hasta el último hombre.

Stannis se beneficia si puede enfrentar a los Bolton en un entorno donde los hombres de los Bolton pueden huir con éxito. Si Stannis pone sitio a Invernalia, solo alentará tal ferocidad en las tropas de los Bolton.

Ganar por la necesidad

Los volscos y los equos habían invadido con sus ejércitos el territorio de los romanos, quienes enviaron los dos cónsules para rechazarles. Empeñada la batalla, el ejército de los volscos, que mandaba Vetio Mescio, quedó de pronto encerrado entre su campamento, ocupado ya por uno de los dos ejércitos romanos y el otro ejército consular. Viéndose en la precisión de morir o abrirse camino espada en mano, dijo el general a sus soldados estas palabras: “Seguidme; no tenéis delante ni muros ni fosos, sino hombres armados como vosotros. Iguales sois a ellos en valor y tenéis a vuestro favor la necesidad, que es la última y mejor de todas las armas”. Así, pues, Tito Livio llama a la necesidad “ultimum ac maximum telum” (última y mejor arma).

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO XII

A la inversa del pasaje anterior, la necesidad ante una derrota segura puede convertirse en una ventaja entre sus propias tropas. Si se les presenta un escenario en el que sienten que no hay escapatoria, ellos también lucharán ferozmente.

Si Stannis puede controlar la narrativa del conflicto de tal manera que sus hombres sientan que la retirada o la rendición es imposible, entonces estarán mucho más animados a luchar por la victoria. Cuando consideramos que los hombres de Stannis se mueren de hambre, pensamos que una victoria en la aldea de los campesinos y la captura de los suministros de los Frey es imprescindible para sobrevivir.

Una vez más, Stannis hace referencia a esta misma idea:

Sus hombres estarán bien alimentados, los nuestros irán a la batalla con barrigas vacías.

— THEON I, VIENTOS DE INVIERNO

El uso justo del engaño

Aunque el engaño sea en todo lo demás reprensible, en la guerra es cosa laudable y digna de elogio, y lo mismo se alaba a quien, por medio de él, vence al enemigo, como a quien lo rechaza por fuerza.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO XL

Esto casi se explica por sí solo. Si bien el engaño puede no tener una alta consideración bajo circunstancias normales, no hay deshonor en una victoria lograda a través del engaño. Cuando consideramos las ideas propuestas en esta serie de ensayos, el engaño es una parte clave de la estrategia general de campaña de Stannis, tanto en el norte como en otros lugares.

La lealtad del descontento

manderlys_scheme_by_jake_murray_fantasy_flight_games

Este ejemplo deben tenerlo en cuenta cuantos viven descontentos de un príncipe, empezando por medir y pesar sus fuerzas; y si son bastante poderosos para mostrarse enemigos declarados y hacerle abiertamente la guerra, deben tomar este camino como el menos peligroso y más noble. Pero si las condiciones en que se encuentran les impiden luchar ostensiblemente contra él, deberán captarse su amistad, y para ello adoptar cuantos medios sean precisos, aprobando sus placeres y mostrándose complacidos con cuanto contribuya a sus deleites.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO II

La relevancia aquí es que Stannis debería ser muy consciente de que varios (si no la mayoría) de los aliados actuales de los Bolton solo se unen a los Bolton por la incapacidad de rebelarse abiertamente contra ellos. Esto significa que no hay una verdadera lealtad, algo de lo que puede esperar aprovecharse.

El espionaje y su fuente

Decía el tebano Epaminondas que lo más necesario y útil a un general del ejército es conocer los proyectos y las determinaciones del enemigo. Siendo difícil este conocimiento, digno de grande alabanza es quien lo adquiere.

— DISCURSOS SOBRE LA PRIMERA DÉCADA DE TITO LIVIO: LIBRO III, CAPÍTULO XVIII

Obviamente, esto significa que Stannis se beneficia de cualquier inteligencia que pueda reunir sobre las decisiones y procedimientos de los Bolton. Pero también significa que Stannis se beneficia aún más si puede conducir su comportamiento de tal manera que haga que los Bolton se comporten de una manera predecible.

Esto se hace más consistente cuando consideramos que la captura de Mance coacciona un ataque de los Bolton, lo que le otorga a Stannis la ventaja de obligar a su oponente a actuar de la manera que él elija.

Manipulando a los espías enemigos

Cuando sospechéis que hay en vuestro ejército alguno que da a conocer vuestros proyectos al enemigo, lo mejor que podéis hacer es valeros de su perfidia, comunicándole lo que no pensáis hacer y ocultándole lo que vais a realizar, fingiendo temores que no sintáis y callando los que experimentéis. Esto alentará al enemigo para realizar alguna operación creyendo saber vuestros proyectos, y os será fácil engañarle y vencerle.

— MAQUIAVELO, DEL ARTE DE LA GUERRA, LIBRO VI

Si Stannis sospecha que los agentes de los Bolton se han infiltrado en sus fuerzas en un intento de obtener inteligencia, en lugar de destruir a estos espías, debería intentar envenenar el conocimiento que proporcionan a los Bolton. Esta faceta del engaño es vital en varias ocasiones para Stannis.

Conclusión

Stannis, por Henning Ludvigsen

Stannis obviamente nunca escuchó ninguno de estos pasajes, pero pudo haber leído o deducido opiniones similares por su cuenta. Los menciono como “puntos de inspiración” para ayudar a justificar mi explicación de su estrategia. De hecho, Stannis parafrasea más o menos algunas de ellas y, donde no, las ejemplifica con sus acciones.

Estas ideas refuerzan la base para argumentar que Stannis no es un simple general, sino alguien que emplea una gran cantidad de inteligencia y de destreza en sus campañas. Esto a su vez sirve para dar crédito adicional a mis sugerencias de sus engaños con respecto a Mance Rayder y los Karstark, en otros ensayos de esta serie.