Cerramos con esta entrega nuestro especial sobre cómo sería posible publicar Vientos de Invierno solo tres meses después de que George R.R. Martin lo hubiese terminado; ahora que el autor está inspirado. En la séptima y última parte explicaremos cómo es el proceso de impresión y distribución del libro, basándonos un artículo publicado por Tor.

Impresión y distribución

La economía de las imprentas es similar a la de los aviones: si no se mueven, no hacen dinero. Esta realidad económica crea competencia entre las imprentas que pueden producir las órdenes de la editorial tan rápido como sea posible. Gracias a décadas de innovación en técnicas de impresión físicas y digitales, las imprentas del siglo XXI pueden producir enormes cantidades de libros muy rápidamente.

Una única imprenta de papel blanco y negro puede producir 22 millas (35,4 kilómetros) de hojas de 16 páginas de papel de una sola imprenta en una hora. Eso quiere decir que se pueden imprimir 300.000 páginas de libro de una sola imprenta, por lo que con 50 imprentas se podrían imprimir 360.000 libros de 1000 páginas en un solo día.

Esto es literalmente demasiado rápido para los procesos de alimentación, ensamblaje, control de calidad y almacenamiento que llegan antes y después de la propia impresión, así que esos números no representan la velocidad real de impresión de las compañías de imprentas. Pero son una demostración de lo drástico que ha avanzado la potencial velocidad de impresión en los últimos años.

El proceso entero real de imprimir un libro del tamaño de Vientos de Invierno en el tiempo que necesita ser enviado a los vendedores toma aún de dos a tres semanas. Aquí podéis ver cómo se hizo para Un recuerdo de luz, de Robert Jordan y Brandon Sanderson. Además del texto, las portadas y cubiertas son formateadas e impresas, en un proceso distinto (aquí podéis ver más información).

La editorial da una fecha de entrega a la imprenta para determinar para cuándo quiere que todas las copias sean impresas. Muchas, si no todas las imprentas, también se ocupan de la distribución de las copias almacenadas en cajas del libro, así que las editoriales también dan una “fecha de salida” a la empresa de la imprenta, para saber cuándo se envían todas las copias al almacén de la editorial.

El término “fecha de salida” puede ser engañoso en este sentido, puesto que no hace referencia a cuándo el libro es puesto a la venta en las estanterías, sino cuándo son enviados de la imprenta a la editorial. La red de distribución de la editorial entra ahora en escena, enviando los libros de su almacén a los varios almacenes de distribuidores como Amazon o las grandes superficies y librerías, que a su vez enviarán el material a sus respectivas tiendas.

Una sola librería grande recibe varios palés de libros para almacenar al día de su distribuidor. Grandes lanzamientos como Vientos de Invierno (o un libro de Harry Potter) vienen en cajas especiales marcadas con la fecha de venta estampada en ellas. Para los vendedores, estas cajas se consideran embargadas, y no se pueden abrir hasta la mañana de la fecha de lanzamiento, justo antes de que la tienda abra.

Este proceso de múltiples pasos de la red de distribución puede parecer que toman mucho tiempo, pero es sorprendentemente corto si tomamos en cuenta fines de semanas y el uso de las 24 horas del día. Además, las imprentas que se ocupan de libros en blanco y negro como novelas de las grandes editoriales están casi todas en Estados Unidos, lo que reduce el tiempo de envío de enviar copias impresas de Vientos de Invierno a otros continentes.

El material puede ser transferido de la imprenta al almacén de la editorial en un día; y rutas planificadas de camiones y aviones de mercancía no toman más de dos días en entregar los libros del almacén de la editorial al del vendedor. Tomemos otro día para que las tiendas reciban su copias de Vientos de Invierno y el tiempo completo de distribución quedará claro: de tres a cuatro días.

Los nuevos libros bestseller son siempre lanzados en martes en Estados Unidos, o un lunes a media noche para los casos extraordinarios como Vientos de Invierno. Así que una compañía de imprentas puede terminar de imprimir los libros el jueves anterior para tener los libros en las tiendas a tiempo.

Cómo el proceso de formato y producción del libro podría reducirse para Vientos de Invierno

Como hemos visto, nada cambia mucho aquí. Las editoriales pueden pagar a la empresa de la imprenta una tasa de velocidad para que prioricen la impresión inmediata de Viento de Invierno, pero la ventana temporal si no es mayormente la misma.

Si quisieran, podrían dividir el tiempo de impresión entre varias empresas y reducir el tiempo total de impresión a solo siete días, pero es muchísimo gasto para reducir este proceso de 16 días a 7. Solo se ahorra una semana y como hemos visto, no es un proceso que sea crítico para poder publicar el libro solamente tres meses después de haberse terminado.

Final: ¿Por qué no se publican tan rápido todos los libros?

Si cualquier novela, especialmente largamente esperadas novelas de fantasía, pueden ser publicadas solamente tres meses después de que su manuscrito sea entregado, ¿por qué no todos los nuevos libros son producidos tan rápidamente?

Lo que no es aparente es que acelerar un libro tanto requiere la atención de todo el departamento de marketing y de producción de la editorial, así como el trabajo ininterrumpido del editor. Esto significa que esos equipos y editores no pueden trabajar en otros libros que, aunque no van a vender de forma tan masiva, son sin duda igual de válidos a los ojos de autores, editores y lectores involucrados en ellos.

Un año de producción da a editores, departamentos de marketing y de producción el tiempo para centrarse en varios nuevos títulos a la vez, lo que asegura una gran variedad de nuevos libros al año; mientras que un ciclo de producción de tres meses solo asegura la publicación de un solo libro cada tres meses. Muchos pueden crear uno, o muchos pueden crear muchos.

George R.R. Martin y Alejo Cuervo en 2005

“Muchos creando mucho” es el modelo que mejor encaja la creación literaria. Es cómo editoriales y editores tienen el tiempo de traer a la palestra a nuevos autores. Así es posible que un lector encuentre ese libro que reverbere en su alma. Es cómo se mantiene a la literatura vibrante.

A veces compensa absolutamente que “muchos creando uno“, como Vientos de Inviero. Mientras que acelerar un libro para que sea publicado en tres meses es increíblemente caro en términos de tiempo y dinero invertidos, productos que van a ser éxitos seguros como la saga Canción de hielo y fuego son justificados en la práctica porque así hacen posible financieramente que las editoriales puedan dar la oportunidad a nuevos autores.

Esos tres meses dedicados a un solo autor hacen posible que las editoriales después apoyen a muchos otros. Lo importante es, por supuesto, un balance entre las dos prácticas. Mientras el balance es perfecto, todo el mundo se beneficia y todos podemos disfrutar de un entorno ideal de buenos libros, muchos libros, tan rápido como es posible.