Rhaegar's Harp by feliciacano on deviantART

 

Hay pocos personajes más importantes en la historia de Canción de hielo y fuego que Rhaegar Targaryen. Y también pocos generan tanta división: para algunos fans es una figura espectacular, hasta ser el personaje favorito de muchos; mientras que otros le tienen en muy baja estima.

En Los siete reinos vamos a presentar dos ensayos sobre la figura de Rhaegar. El de esta semana arroja una luz positiva sobre él, sin llegar a la veneración y amparándose en la visión que tienen otros personajes de la historia sobre el príncipe de plata. Es obra de Militant Penguin y lo publicó originalmente en Wars and Politics of ice and fire.

El hombre que pudo ser rey: La Cara A de Rhaegar Targaryen

 

Rhaegar versus Robert by Tomasz Jedruzek
Rhaegar versus Robert by Tomasz Jedruzek

Aunque nunca hemos conocido al hombre, hemos ganado muchas perspectivas distintas de Rhaegar Targaryen desde varios personajes distintos. Voy a intentar usar las perspectivas de varios de ellos para construir un retrato más completo del personaje.

Jorah Mormont

Empezaremos con Jorah Mormont ya que es uno de los pocos personajes que nos pueden proveer de uno de los menos sesgados informes sobre Rhaegar ya que no tuvo una interacción real con el hombre ni razones para mentir. Sin embargo, soy consciente de que podría estar intentando cuidando los sentimientos de Daenerys en relación a cualquier comentario sobre su hermano.

—Le he pegado Ser Jorah, ¿creéis…? Cuando vuelva estará muy enfadado conmigo… —Se estremeció—. He despertado al dragón, ¿verdad?

– Vuestro hermano Rhaegar era el último dragón, y murió en el Tridente. Viserys no es ni la sombra de una serpiente.

Lo que tomo de esta interacción, aparte del claro desdén de Jorah hacia Viserys, es que Jorah tiene un cierto respeto por Rhaegar a pesar del hecho de que el Norte se rebelara contra los Targaryen. Refiriéndose a él como El último dragón, nos da la impresión de que Rhaegar era un hombre que debía ser respetado incluso tras su muerte pese a su supuesto rapto de Lyanna Stark.

Rhaegar luchó con valentía; Rhaegar luchó con nobleza. Y Rhaegar murió.

Jorah comenta más tarde el valor, nobleza y honor de Rhaegar. Esto parece implicar que pese a la animosidad entre los Targaryen y el Norte, Jorah aún ve a Rhaegar bajo una luz positiva sobre su naturaleza. Sin embargo, creo que este comentario es más bien una lección a Daenerys para recordarle que el honor, nobleza, y valor no te hacen invencible, y que buenos hombres pueden ser derrotados o morir pese a sus atributos positivos.

Eddard Stark

Ned Stark, por Joshua Cairós
Ned Stark, por Joshua Cairós

A pesar de ser hermano de Lyanna y el mejor amigo de Robert Baratheon, Eddard tiene de manera interesante poco que decir sobre el Príncipe de Rocadragón, lo cual dice mucho de sí mismo.

Ned no supo qué responder y frunció el ceño. Por primera vez en muchos años volvió a pensar en Rhaegar Targaryen. Se preguntó si Rhaegar había sido aficionado a frecuentar burdeles. Tenía la sensación de que no.

A pesar del enfrentamiento entre Starks y Targaryen, Eddard aún piensa que Rhaegar estaba por encima de visitar burdeles. Esto, al menos para mí, habla mucho del carácter de Rhaegar ya que Ned, cuya hermana, hermano y padre murieron por obra de los Targaryen, no puede decir una mala palabra sobre el Príncipe de Rocadragón. Esta opinión parece estar más legitimada por la falta de acuerdo de Ned con Robert siempre que el rey se lamenta en su odio hacia Rhaegar y los Targaryen.

Sin embargo, existe la posibilidad de que criar a Jon, cuyo padre es más que probablemente Rhaegar, y la promesa de Lyanna hayan reblandecido la posición de Ned hacia Rhaegar. Para mí, Ned parece tener una de las opiniones más neutrales sobre Rhaegar a pesar de los eventos de la Rebelión.

Barristan Selmy

Barristan Selmy - GoT by ~thegryph on deviantART
Barristan Selmy – GoT by ~thegryph on deviantART

Como caballero de la Guardia Real, Barristan tenía una personal y única visión sobre la vida de Rhaegar. Sin embargo, ya que Barristan era amigo de Rhaegar y está al servicio de Daenerys Targaryen, existe la posibilidad de que sus opiniones y comentarios sobre Rhaegar puedan ser sesgados.

¿Conociste también a mi hermano Rhaegar?

Se dice que ningún hombre conoció de verdad al príncipe Rhaegar.

En esta cita Barristan comenta que nadie sabía realmente la verdadera naturaleza de Rhaegar, lo que pensaba o cómo se sentía.

Una nube de melancolía perseguía al príncipe Rhaegar, como una sensación de… —El anciano titubeó de nuevo.

—Hablad —lo apremió ella—. ¿Una sensación de qué?

—Tal vez de predestinación.

Este comentario se expandiría cuando Barristan le dice a Daenerys que Rhaegar tenía un aire de tristeza con él, que parecía condenado. El hecho de que varios personajes digan que Rhaegar “nació en duelo” por “la sombra de Refugio Estival” podría explicar la triste naturaleza de Rhaegar y el hecho de que se sintiera condenado. Selmy parece haber sentido pena y simpatía por Rhaegar.

Cuando era muy joven, el príncipe de Rocadragón era un gran aficionado a los libros. Comenzó a leer tan temprano que la gente decía que la reina Rhaella debió de devorar algunos libros y una vela cuando tenía a su hijo en las entrañas. A Rhaegar no le interesaban los juegos de los demás niños. Los maestres estaban sobrecogidos por su talento, pero los caballeros de su padre bromeaban con amargura, diciendo que Baelor el Santo había renacido. Hasta un día en que el príncipe Rhaegar encontró en sus pergaminos algo que lo hizo cambiar. nadie sabe qué pudo ser; solo, que el niño apareció repentinamente una mañana en el patio cuando los caballeros vestían sus armaduras de acero. Se dirigió a ser Willem Darry, el maestro de armas, y le dijo: «necesitaré espada y armadura. Al parecer, tengo que ser un guerrero».

Este pasaje nos da uno de las mejores perspectivas sobre Rhaegar como persona. Por lo que leemos, parecía muy leído e inteligente pese a las bromas de los caballeros. Sin embargo, vemos también que Rhaegar no leyó solamente por aprender sino que las cosas que leía aparentemente modificaban su comportamiento. Desde el punto de vista de Barristan, Rhaegar aparece como un joven muy leído pero melancólico que parecía condenado. Quizás algún libro o pergamino que Rhaegar leyó le causó un cambio dramático en su comportamiento y también que se volviera tan melancólico y herido.

—¡Pero ese fue el torneo en el que coronó reina del amor y la belleza a Lyanna Stark! —exclamó Dany—. La princesa Elia estaba presente, era su esposa, pero mi hermano le entregó la corona a la Stark y luego se la arrebató a su prometido. ¿Cómo pudo hacer semejante cosa? ¿Es que la dorniense lo trataba muy mal?

— No me corresponde a mí decir qué había en el corazón de vuestro hermano, alteza. La princesa Elia era una dama buena y gentil, aunque siempre estaba delicada de salud.

Cuando reflexiona sobre sus logros en el Torneo de Harrenhal, Barristan dice a Daenerys que no conoce por qué Rhaegar coronó a Lyanna su Reina de Amor y la Belleza. No salta exactamente a la defensa de Rhaegar por este acto y en su lugar resalta las cualidades positivas de Elia sobre las negativas de Rhaegar. Me parece que Barristan no quiere hablar mal del hermano de Daenerys en su cara pese al hecho de que ella esté impactada ante las acciones de Rhaegar en el torneo.

El príncipe Rhaegar amó a lady Lyanna y miles de personas murieron por ello…

Barristan reflexiona más adelante sobre el torneo y parece reconocer el hecho de que el amor de Rhaegar por Lyanna y las decisiones que tomó causaron la muerte de miles. Aún así, Barristan parece expresar esto más como una tragedia general ya que miles de personas fueron condenadas a morir por amor, más que un momento para expresar una dura culpa hacia Rhaegar.

Barristan parece expresar un sesgo positivo hacia Rhaegar en muchos aspectos por varios motivos. Muestra simpatía hacia Rhaegar y destaca sus cualidades positivas. Además, también reconoce, al menos para sí mismo, que Rhaegar es el mayor responsable de la rebelión.

Jaime Lannister

aerys_ii_s_kingsguard_by_acidfusion-d6a1kye

 

Como otro caballero de la Guardia Real, Jaime también tiene una visión sobre el hombre que era Rhaegar Targaryen. Sin embargo, su tiempo en las Guardias Reales tanto de Aerys como de Robert pueden haber coloreado las opiniones de Jaime de alguna manera.

Y junto a ellos, coronado de niebla y dolor, con la larga cabellera ondeando a la espalda, cabalgaba Rhaegar Targaryen, príncipe de Rocadragón y heredero legítimo del Trono de Hierro.

Jaime parece reiterar la opinión común de que el pesar y la tristeza asolaron a Rhaegar toda su vida. Llega hasta decir que el dolor era la corona de Rhaegar.

– Dejé en vuestras manos a mi esposa y a mis hijos. —El príncipe Rhaegar ardía con luz fría, blanca, roja y oscura alternativamente.

—Jamás pensé que les harían daño.—La luz de la espada de Jaime era cada vez menos brillante—. Yo estaba con el rey…

Jaime parece sentir un inmenso remordimiento sobre la Toma de Desembarco del Rey, especialmente las muertes de Aegon, Rhaenys y Elia. Esto es probablemente peor aún para él por el hecho de que Rhaegar parecía haber confiado a Jaime la seguridad de su familia. Rhaegar parecía tener una extrema confianza en Jaime pese a su joven edad, inexperiencia y la falta de ayuda Lannister contra los rebeldes en la rebelión.

Rhaegar había puesto una mano en el hombro de Jaime.
—Cuando acabe la batalla tengo intención de reunir al Consejo. Habrá cambios. Hace tiempo que pensaba hacerlo, pero… En fin, no sirve de nada hablar de los caminos que no tomamos. Cuando regrese, hablaremos.

La confianza de Rhaegar en Jaime es mostrada más adelante cuando Jaime recuerda su último encuentro antes de que el príncipe marche hacia el Tridente. Rhaegar confiaba tanto en Jaime que le dijo al joven caballero sus planes futuros cuando volviera.

La percepción de Jaime sobre Rhaegar parece implicar que el príncipe era digno de su confianza y respeto. Además, Jaime también recuerda la tristeza que asoló a Rhaegar durante su vida.

Cersei Lannister

Cersei Lannister, por Katherine Dinger
Cersei Lannister, por Katherine Dinger

En su juventud Cersei deseaba casarse con Rhaegar Targaryen y eso le fue prometido por su padre. En su primer encuentro Cersei se quedó prendada de Rhaegar pero luego devastada cuando descubrió que Aerys II no permitiría un matrimonio entre la pareja. Debido a la atracción de Cersei hacia Rhaegar sus opiniones pueden ser muy sesgadas.

De noche, el príncipe tocaba su arpa plateada y la hacía llorar. Cuando se lo presentaron, Cersei estuvo a punto de ahogarse en la profundidad de sus tristes ojos color violeta.

«Le han hecho daño —recordó haber pensado—, pero cuando estemos casados, yo aliviaré su dolor. —Comparado con Rhaegar, hasta el apuesto Jaime parecía un crío inexperto—. El príncipe va a ser mi esposo —había pensado, ebria de emoción—, y cuando muera el viejo rey, yo seré la reina.» Su tía se lo había dicho antes del torneo.

—Tienes que estar más bonita que nunca —le dijo lady Genna al tiempo que le colocaba bien el vestido—, porque en el último banquete se anunciará tu compromiso con el príncipe Rhaegar.

Cersei sigue el patrón de mencionar la tristeza de Rhaegar y su naturaleza dañada. Ella resalta su belleza, incluso colocándole por encima de Jaime en términos de atractivo.

La otra prima, Elinor, compartía una copa de vino con un atractivo joven, Aurane Mares, el Bastardo de Marcaderiva. No era la primera vez que la reina se fijaba en Mares, un hombre esbelto de ojos verde grisáceo y larga cabellera entre dorada y plateada. La primera vez que lo vio pensó durante un instante que Rhaegar Targaryen había resurgido de sus cenizas.

Es por el pelo —se dijo—. No es ni la mitad de guapo de lo que era Rhaegar.

Aurane Mares, el joven y atractivo Bastardo de Marcaderiva, sería su gran almirante.

Aurane Mares parecía tan aburrido como Cersei con tanta charla de septones. Visto de cerca, tenía el pelo más plateado que dorado, y los ojos de un gris verdoso, mientras que el príncipe Rhaegar los había tenido violeta. Y pese a todo, el parecido era tan marcado… ¿Mares se afeitaría la barba si se lo pedía?

La infatuación de Cersei con Rhaegar también nos informa sobre sus opiniones y acciones sobre Aurane Mares, un hombre con rasgos similares a Rhaegar, hasta el punto de hacerle Consejero Naval en el Concilio Privado y aumentar las deudas de la corona con la Fe de los Siete y el Banco de Hierro de Braavos con tal de construir una nueva flota para el Trono de Hierro.

Parece claro que Rhaegar era muy atractivo, talentoso y sensible si pudo ganarse la genuina afección de Cersei, Lyanna y muchos otros.

Jon Connington

Griff (Jon Connigton) by ~Trishkell on deviantART
Griff (Jon Connigton) by ~Trishkell on deviantART

Como compañero, escudero y amigo cercano de Rhaegar, Jon Connington nos provee de cierta visión sobre la vida del príncipe. Sin embargo, Jon Connington estaba enamorado de Rhaegar, así que sus opiniones van a ser sesgadas.

«Subí demasiado, amé con demasiada pasión, fui demasiado osado. Intenté alcanzar una estrella, no llegué y caí.»

Si vivo lo suficiente para sentar al chico en el Trono de Hierro, Varys pagará esa humillación y muchas otras, y entonces ya veremos a quién se olvida pronto.»

—Le fallé al padre, pero no fallaré al hijo —murmuró.

«Es la muerte —supo—, pero lenta. Todavía tengo tiempo. Un año. Dos años. Cinco. Hay hombres de piedra que viven hasta diez. Tiempo suficiente para cruzar el mar y volver a ver el Nido del Grifo. Tiempo para poner fin a la estirpe del Usurpador y devolver el Trono de Hierro al hijo de Rhaegar.»

Entonces, lord Connington podría morir satisfecho.

Queda claro por estas citas que Jon Connington muestra un gran remordimiento por la muerte de Rhaegar y se culpa al final por ella. El hecho de que el hombre esté tan dispuesto a dar su propia vida solamente para sentar a Aegon en el Trono de Hierro ciertamente da la impresión de que Rhaegar era un hombre que podía atraer amor, lealtad y respeto como pocos.

«Aquel día, las campanas doblaron por todos nosotros. Por Aerys, por su reina, por Elia de Dorne, por su hijita, y por todo hombre leal y toda mujer decente de los Siete Reinos. Y por mi príncipe plateado.»

…y una vez, una tan solo, con el príncipe Rhaegar Targaryen, cuando volvía de Dorne y se alojó allí, junto con su escolta, durante quince días.

«Qué joven era entonces, y yo era más joven aún. Unos críos, los dos. —En el banquete de bienvenida, el príncipe tocó para ellos con su arpa de cuerdas de plata—. Una canción de amor desdichado —recordó Jon Connington—. Cuando acabó, no había en la sala una mujer con los ojos secos.» Los hombres, en cambio, no lloraron, y menos su padre, que solo sentía amor por las tierras.

—Las tierras de tu padre son hermosas —había dicho el príncipe Rhaegar allí, en el mismo lugar donde se encontraba Jon Connington en aquel momento.

—Algún día serán mías —respondió el niño que había sido.

«Como si con eso fuera a impresionar a un príncipe, al heredero de todo el Reino, desde el Rejo hasta el Muro.»

«Una esposa para nuestro amado príncipe. —Jon Connington recor- daba demasiado bien la boda del príncipe Rhaegar—. Elia nunca fue digna de él. Ya era frágil y enfermiza, y el parto la debilitó más aún.»

Jon Connington sabía que Robert Baratheon, solo y herido, se escondía en la ciudad, y sabía también que la cabeza de Robert en la punta de una lanza habría zanjado la rebelión de inmediato. Era joven y altanero, ¿cómo no iba a serlo? El rey Aerys lo había nombrado mano y había puesto un ejército a sus órdenes, y él estaba decidido a demostrar que era digno de aquella confianza y del afecto de Rhaegar.

El hecho de que Jon Connington amara a Rhaegar hasta ese extremo, casi obsesivo, me dice que Rhaegar debería haber sido un personaje único e impresionante para merecer esa devoción.

Robert Baratheon

La Batalla del Tridente.  Ilustración de "El Mundo de Hielo y Fuego" by Justin Sweet
La Batalla del Tridente.
Ilustración de “El Mundo de Hielo y Fuego” by Justin Sweet

Como contraparte del carácter de Rhaegar es natural que Robert tenga una opinión menos estelar sobre él. El “rapto” del príncipe de la amada de Robert, Lyanna, y su muerte final solo puede servir para alimentar aún más el odio de Robert hacia Rhaegar. Sin embargo, la inclusión de sus percepciones externas del príncipe coronado es importante ya que nos da un contraste con los registros previos de otros.

—Lo mato todas las noches en mis sueños —admitió Robert—. Pero un millar de muertes sigue siendo menos de lo que merece.

Y Rhaegar… ¿cuántas veces crees que violó a tu hermana? ¿Cuántos cientos de veces? Acabaré con todos los Targaryen que se me pongan por delante, hasta que estén tan extinguidos como sus dragones, y luego mearé sobre sus tumbas.

—La traición es moneda corriente entre los Targaryen —dijo Robert. Se estaba enfureciendo de nuevo—. Los Lannister les pagaron con la misma moneda. Era lo que se merecían, ni más ni menos. Eso no me va a quitar el sueño.

—Tú no estuviste allí.—. Fue una conquista sin honor.

—¡Los Otros se lleven tu honor! —maldijo Robert—. ¿Acaso los Targaryen saben siquiera qué es eso? ¡Baja a tu cripta; pregúntale a Lyanna sobre el honor del dragón!

Maldigo a los dioses, me concedieron una victoria vacía. Una corona… ¡Yo había rezado por tu hermana! Por recuperarla sana y salva, y que fuera mía de nuevo, como estaba previsto. Dime, Ned, ¿de qué sirve llevar corona? Los dioses se burlan de las plegarias de reyes y pastores por igual.

—Te lo juro, jamás estuve tan vivo como cuando peleaba por este trono, ni tan muerto como ahora que lo tengo.

Queda muy claro en estas citas cortas todo lo que Robert odiaba a Rhaegar. Su desprecio incluso se extiende a justificar los brutales asesinatos de Elia, Aegon y Rhaenys. Para Robert, Rhaegar es el hombre que secuestró, violó y es el responsable final de la única muerte que jamás amó. El odio de Robert a Rhaegar le perseguirá el resto de su vida tras la muerte de Lyanna. Nada le podría hacer feliz más que beber, comer, irse de putas y luchar, y todo eso era solo una distracción temporal que tenía que hacer constantemente. Robert culpa a Rhaegar de su constante tristeza porque las acciones de Rhaegar le rompieron. En el fondo, los dos hombre al final se destruyeron el uno al otro.

Pensamientos finales

Rhaegar's Harp by feliciacano on deviantART
Rhaegar’s Harp by feliciacano on deviantART

Queda claro que Rhaegar era un personaje inteligente, talentoso y atractivo que ganó los corazones y la lealtad de hombres y mujeres con extremada facilidad. Sin embargo, también es evidente que había una sombra oscura que se cernía sobre Rhaegar desde el día en que nació debido a la trágica naturaleza de los eventos en Refugio Estival. El príncipe coronado podría haber sentido ese destino funesto acechándole y podría explicar alguna de sus acciones radicales que realizaría. Es también claro que las espaldas de Rhaegar son quienes soportan la culpa por desencadenar la rebelión. Para un hombre descrito como capaz, determinado, deliberado, diligente y centrado sigue quedando un elemento de misterio alrededor de sus acciones en el Torneo de Harrenhal y su siguiente “rapto” de Lyanna Stark.

Sus acciones parecen ser impulsivas y deshonrosas pero su caracterización por parte de otros personajes parece estar en conflicto con ello. Creo que hay más de lo que parece en la historia y que es probable que Rhaegar estuviera actuando de esa manera debido a algunos factores que percibía como el destino de su hijo. Hay opciones de que esté equivocado y que Rhaegar simplemente actuara impulsivamente debido a quedar profundamente y sin remedio enamorado de Lyanna.

Originalmente pensaba que Rhaegar tenía un toque de la locura Targaryen y que era cruel, grandilocuente, iluso, impulsivo y narcisista que estaba enamorado de su propia leyenda. Estaba equivocado, en mayor parte. Ahora creo que Rhaegar es una especie de figura trágica que fue perseguida toda su vida por el fantasma de Refugio Estival y lo que quiera que leyera el día que decidió convertise en caballero. Creo realmente que él tenía la mejor de las intenciones y que finalmente estuvo ciego ante las consecuencias de sus acciones, priorizó mal, y se condenó a sí mismo, y a miles de otros, cuando no ofreció una explicación o razonamiento por ellas.