Juego de Tronos, por Enrique Corominas, 2006

Los que hemos leído Canción de hielo y fuego, tanto en inglés como en español, nos hemos dado de cómo en ocasiones MUY SEÑALADAS George R.R. Martin usa expresiones o palabras completamente EN MAYÚSCULAS para darlas un enorme énfasis en un texto. Gracias a nuestro amigo Zionius en Reddit vamos a repasarlas porque son tremendamente interesantes. Y comenzaremos como no podía ser de otra manera con las de Juego de Tronos

GRRM normalmente usa en su versión original palabras en cursiva para crear énfasis. Pero cuando quiere darle un especial énfasis, emplea en su lugar LAS MAYÚSCULAS. Vamos a repasarlas.

Juego de Tronos

—Todo vuelo comienza con una caída —dijo el cuervo—. Mira abajo.
—Me da miedo…
—¡MIRA ABAJO!

Grenn empezó a darle patadas. Jon intentaba esquivar los golpes cuando, en la penumbra de la armería, retumbó una voz.
—¡BASTA! ¡PARAD AHORA MISMO!

Jon Arryn les había dicho que un buen comandante debía tener buena voz en el campo de batalla, y Robert había comprobado en el Tridente cuán cierto era aquello.
¡QUE CESE ESTA LOCURA!—rugió—. ¡LO ORDENA VUESTRO REY!

Jon oyó la llamada grave del cuerno de uno de ellos, que se oía a varias leguas: un sonido largo, hondo, que vibraba entre los árboles y resonaba contra el hielo.
UUUUUUoooooooooooooooooooooooooooooo.

Resonó la llamada de un cuerno de guerra. Aruuuuuuuuuuuuuuu, rugió en la noche, un sonido largo y grave, frío como el viento del norte. Las trompetas de los Lannister respondieron, da-DA-da-DA da-DAAAAAA, metálicas y desafiantes, pero a Tyrion le dio la sensación de que era un sonido inferior, lleno de ansiedad.

Para entonces, ya una segunda andanada dibujaba su arco mortífero, y los arqueros tensaban las cuerdas sobre una tercera flecha.
Las trompetas resonaron de nuevo, da-DAAA da-DAAA da-DA da-DA da-DAAAAAA.

Pensó en sus hijas; se preguntó si volvería a verlas, y en aquel momento, el Gran Jon se puso en pie.
¡MIS SEÑORES! —gritó con una voz que hizo temblar las vigas—. ¡Ved lo que opino de esos dos reyes! —Escupió al suelo—.

Pero en aquel momento volvían a escucharse, retumbando entre las vigas de la sala de su padre.
—¡El Rey en el Norte!
—¡El Rey en el Norte!
¡EL REY EN EL NORTE!

«No —habría querido decirle—, no, mi buen caballero, no temáis por mí. El fuego es mío. Soy Daenerys de la Tormenta, nacida de dragones, esposa de dragones, madre de dragones, ¿no lo veis? ¿No lo VEIS