Ya están aquí los dragones. Tres años después del final de Juego de Tronos, vuelve Poniente a nuestras pantallas en el momento de la historia del Mundo de Hielo y Fuego de apogeo de la Casa Targaryen. Y con House of the Dragon la HBO viene a conquistar el Trono del rey de las series que abandonó su predecesora en 2019. Vamos con ello.

Un Trono vacío

Aún antes de que terminara Juego de Tronos, medios y fans se preguntaban frecuentemente cuál sería el nuevo Juego de Tronos. ¿Alguna serie lograría atraer esa atracción global, esa atención absoluta, ese monopolio de la conversación y a la vez, el aplauso de la crítica? La respuesta es que, desde Juego de Tronos, nada ha habido como Juego de Tronos. 

Hemos tenido en televisión grandes apuestas por la fantasía desde 2019: The Witcher, Locke and Key, Sandman, La Rueda del Tiempo, La materia oscura…De mayor o menor éxito (a George R.R. Martin le ha encantado Sandman, por ejemplo), ninguna ha acaparado los titulares e impacto de Juego de Tronos. En apenas 10 días se estrena Los Anillos de Poder, la serie más cara de la historia y que adapta una historia en la Tierra Media, pero solo tenemos certezas con ella respecto al apartado visual.

Por supuesto que en este tiempo hemos tenido productos tremendamente populares aunque no sean puramente fantásticos. The Mandalorian reconcilió a los fans de Star Wars con su universo, incluso más que Obi Wan. Disney+ también ha dejado un puñado de grandes series en el universo Marvel, como Wandavisión, Loki, Caballero Luna o Miss Marvel. Incluso Netflix ha producido fenómenos como El juego del calamar, el final de La casa de papel o ha creado una gran cuarta temporada de Stranger Things.

Y lejos de la fantasía, en estos tres años han seguido existiendo los grandes, extraordinarios dramas. Series como Succession, Severance o Better Call Saul nos han dejado momentos absolutamente sobresalientes, capaces de mirar a los ojos a cualquier otra serie histórica. Pero nada ha conjugado a la vez un aplauso unánime de la crítica y un seguimiento masivo global. El Trono sigue vacío.

Y hay que pensar que en 2022 es seguramente imposible llegar al nivel de atención de Juego de Tronos, la última gran serie global. En plena era streaming wars, con tantísimas plataformas emitiendo un volumen de contenido imposible de seguir, hay tal saturación que una producción no puede destacar en solitario. Pero aunque no tenga ese seguimiento global absoluto, el primer spinoff de Game of Thrones es el mejor candidato posible a acercarse al nivel de ella.

Lo decimos claramente: House of the Dragon tiene absolutamente todo para triunfar. Y tras poder ver el primer episodio, no podemos estar más convencidos: La Casa del Dragón va a ser un serie espectacular que amarán los fans del Mundo de Hielo y Fuego. ¿Y por qué estamos tan seguros?

Guiones fieles a una historia épica y concluida

Tres patas sostienen a esta serie. En primer lugar, los guiones. Contamos con una mesa plural de guionistas, con una Sara Hess alabada por George R.R. Martin, con una asistente del propio GRRM, la genial Ti Mikkel, que implica tener casi al propio George en ella. Y con una persona que es clave en este proceso: Ryan Condal.

Ryan Condal leyó Canción de hielo y fuego en el año 2000. Ryan Condal fue elegido personalmente por George R.R. Martin para que liderara este proyecto por su experiencia como showrunner en Colony, sí; pero sobre todo, por su conocimiento y amor al Mundo de Hielo y Fuego. Y Ryan aceptó el desafío de liderar el retorno a Poniente.

Desde Los Siete Reinos os aseguramos, tras haber tenido la fortuna de charlar con Ryan varias veces, que está tan enamorado de este universo como el lector más apasionado de esta web. Y eso se nota en La Casa del Dragón, en que las referencias a toda la obra de George R.R. Martin son todas las posibles…e incluso nos ofrecen pistas de profecías y sueños que no han sido reveladas aún en las obras publicadas.

Pero además La Casa del Dragón tiene una gran ventaja de la que disponía Juego de Tronos: toda la historia ya está escrita. Cualquier persona puede spoilearse sobre el futuro de Rhaenyra Targaryen, Alicent Hightower o Corlys Velaryon leyendo Fuego y Sangre.

Y por ello, los guiones de la serie se han construido sabiendo el final de la narrativa. Desde el número de temporadas a la escenas de cada capítulo, la construcción se han realizado con el conocimiento de lo que sucederá después en mente. Nada de ocurrencias, nada de showrunners inventando.

Lo prometió Ryan Condal y según George R.R. Martin así es: La Casa del Dragón no solo es una serie excelente, sino también realmente fiel al material original. Por supuesto, sabiendo que es una adaptación y jamás se podrá trasladar íntegramente un libro a la pantalla. Más aún una obra como Fuego y Sangre con diferentes versiones de una historia.

La producción magistral de HBO

A veces se lee a críticos decir que nadie hace series como la HBO. Es una frase absolutamente injusta, pero que tiene una idea de fondo. El nivel técnico de la cadena de televisión con más premios de la historia es una garantía siempre. Y este nivel de producción aún va a ser más destacado con la serie que les debe volver a poner en el foco de la audiencia global, aunque otra producción suya como Succession vaya seguramente y con razón a arrasar este año en los Emmys.

Responsable de ello es el otro pilar de esta serie. Se trata del a veces olvidado segundo showrunner Miguel Sapochnik, responsable de la dirección de los mejores capítulos de Juego de Tronos y con una lista de éxitos y galardones que le hacen un titán de la industria.

Lo habéis visto todos en los trailer y nosotros lo repetimos tras ver el primer episodio. El nivel técnico es inmaculado: actuación, dirección, fotografía, escenarios, música, vestuario, maquillajetodo es el nivel más alto posible que se puede ver en televisión. De hecho, es superior a Juego de Tronos, por los avances técnicos que se han producido desde entonces y el aumento presupuestario.

Desde Los Siete Reinos os damos un consejo: ya que no se emite en cines, intentad ver La Casa del Dragón en la pantalla más grande de vuestra casa. La espectacularidad de la serie os dejará sin aliento.

La enorme participación de George R.R. Martin

Martin en la Comic-Con 2022 junto a Ryan Condal

George R.R. Martin no acudía a una Comic-Con desde el año 2014. La cuarta temporada de Juego de Tronos fue la última que contó con sus guiones. Desde entonces la serie quedó absolutamente en manos de Benioff y Weiss, para lo bueno y para lo malo. En La Casa del Dragón, por contra, George ha estado absolutamente presente.

Es cierto que GRRM no ha escrito guiones para esta serie. Pero no necesita hacerlo, cuando ha designado como responsable a un amigo suyo con quien se manda mensajes permanentemente. Con Ti Mikkel en la mesa de guionistas, su presencia está en cada frase.

Y sí, por supuesto que en las elecciones que han tomado en la serie sobre qué versión escoger de la historia de Fuego y Sangre, a veces Ryan elegía una que no esperaba George. Pero eso también permite separar el canon de la serie frente al de la enciclopedia y novelas para que todo lector tenga derecho a recrear su historia.

La Danza de los Dragones fue el primer spinoff de Juego de Tronos que George R.R. Martin propuso a la HBO, hace seis años. Estaba convencido de que sus personajes de esa época, tan grises, que tanto ama, serían disfrutados por la audiencia. En 2022 podemos estar seguros de que ese sueño se va a ver cumplido.

En el primer capítulo de House of the Dragon vamos a ver una mención a una profecía que pondrá los pelos de punta de emoción a los fans de Canción de hielo y fuego. Si está allí, es porque George R.R. Martin lo ha querido.

Porque él es parte de esta historia y quiere que esta serie no olvide la magia y los sueños tan presentes en su saga de novelas. Porque no solamente hay intrigas y traiciones, porque en un reino con dragones debe haber fantasía. Y a nosotros nos encanta.

Conclusiones

House of the Dragon
CR: Ollie Upton/HBO

Cuando apenas quedan menos de 48 horas para su estreno, no podemos más que desear que llegue el momento y toda la audiencia pueda volver a contemplar el Trono de Hierro. Es para muchos período de vacaciones, pero los apasionados del Mundo de hielo y fuego tienen esta cita marcada desde hace meses en su calendario.

Algo que no podemos olvidar antes de despedir es que España también es parte de La Casa del Dragón. El castillo de La Calahorra en Granada, los jardines de Santa Clotilde en Lloret de Mar o la plaza de Trujilllo se converirán en las Tierras de la Corona. Y por supuesto, la ciudad de Cáceres no puede lucir más soberbia como Desembarco del Rey.

Parece mentira, pero Poniente vuelve a nuestras vidas por todo lo alto. Aquí en Los Siete Reinos viviremos estos momentos con más intensidad que nunca, por compromiso con vosotros y por la comunidad que estáis al otro lado. Gracias por estar leyéndonos.