Se cumple este mes 20 años del aniversario de la publicación en EEUU de Tormenta de Espadas. En Los Siete Reinos estamos haciendo un especial como realizamos con Juego de Tronos y Choque de Reyes. Y hoy, al igual que hace dos años, invitamos a que nos hablen del libro nuestros amigos del podcast Regreso a Hobbiton de la Sociedad Tolkien Española, grandes fans de la obra de George R.R. Martin, la mayoría desde antes del estreno de la serie Juego de Tronos.

Martin y Tolkien

Elia (@_eliamartell)

Éste libro sin duda supone el punto álgido de la saga, al menos en mi opinión. Los dos primeros me habían gustado mucho, pero recuerdo que éste no podía soltarlo. Me salté más de una parada de metro por estar absorta en la lectura. Las sorpresas, agradables y desagradables al mismo tiempo que nos reservaba el autor son difíciles de describir, pero todo el que haya leído el libro será capaz de comprenderme.

Teniendo en cuenta que Sansa y Tyrion son mis personajes favoritos, os podréis imaginar cómo disfruté de tener en total 18 capítulos de sus puntos de vista. Además interactuando juntos en esa boda impuesta a Sansa, anulando por completo sus sueños de escapar de Desembarco del Rey y asegurarse un hogar y una buena posición como futura señora de Altojardín.

Pero es que además éste es el libro de mayor lucimiento de un personaje que hasta ahora había pasado mucho más desapercibido: Margaery Tyrell. Margaery parece demasiado buena para vivir en un mundo como el que Martin nos presenta, lo que me hizo sospechar.

Altojardín, por Ted Naismith

Pero es tan impecable en sus movimientos que, de confirmarse mis sospechas, estaríamos ante una maestra del “juego de tronos”. También es uno de mis personajes preferidos y (como viene siendo habitual), muy mal trasladado a la pantalla, en mi opinión.

Lo increíble de Tormenta de espadas es montaña rusa perpetua en la que nos mantiene y la cantidad de cosas tremendas de las que somos testigos. No parece posible que quepan tantas cosas en un solo libro, por gordo que sea.

De todos los horrores que leí, sin duda los que mayor impacto me causaron fueron la Boda Roja y la muerte de Oberyn Martell, un personaje del que Martin nos hace enamorarnos para luego arrebatárnoslo cruelmente. “¡Demasiado pronto!”, fue mi sensación. Seguramente muchos de vosotros lo compartís.

 

Arte de Jim Burns en la primera edición inglesa de Tormenta de Espadas

Josu Gómez (@Eleder_)

Descubrí Canción poco después de salir Tormenta de Espadas. Esto, en parte, fue una suerte, dado que me evité sufrir la que los fans entonces veían como eterna pausa entre el segundo y el tercer libro, que le valió el sobrenombre de Tormenta de Esperas (ay… angelitos… si supieran…).

Como ya dije en ocasiones anteriores, compré el primer libro sin esperar nada, sólo para amenizar un viaje en autobús; y el segundo me lo prestaron. Pero el tercero ya tenía que comprarlo yo mismo, tenía que ser mío, mi tesssoro… perdón, perdón, me pueden las influencias de otra saga. Bien, la cosa es que lo compré.

Y llegaron los “fuegos artificiales”: el tomo que supone, probablemente, el más alto índice de emoción y de épica de los cinco publicados hasta el día de hoy. Es el “peak” en la trama, que hace que para muchos este sea su libro favorito.

Jaime, Brienne y el oso, por Magali Villeneuve

Yo no podría decir tanto, pues, como ya comenté, me gustan tanto los libros “pico” de Canción (Juego, Tormenta) como los libros “valle” (Choque, Festín). Pero, obviamente, me encantó. Creo recordar que fue el causante de más de un golpe contra una farola que había en el camino a mi trabajo (literal).

Tormenta me regaló vivencias inolvidables: el viaje al heroísmo de Jaime, que junto a Tyrion y otros miembros menos famosos pero igual de ilustres me hicieron jurar vasallaje eterno a la casa Lannister. La Boda Roja, que me hizo pedir pan y sal en todas las comidas a las que fui durante varios años después. El vivido contraste entre el adorable Ser Davos y Stannis Baratheon; la caída en desgracia de Jorah Mormont…

Y oh, sí, el momento en que Olenna Tyrell hace cantar a su juglar el Oso y la Doncella, que provocó que Su Santidad Alejo publicara una traducción “cantable” en internet, animara a quien quisiera atreverse a ponerle música… Y bueno, lo demás es historia, ¿verdad?

Nai (@rebeca_nai)

Tormenta de espadas fue una auténtica Tormenta de emociones. Para mi, es el mejor libro de la saga publicado hasta la fecha y aún se me ponen los pelos como escarpias al recordar la primera vez que recorrí sus páginas y la montaña rusa de emociones que viví.

Un día me elevaba bien alto hasta casi tocar los cielos imaginando cómo la joven Daenerys abraza su destino y empieza a convertirse en la gran conquistadora que será. Al día siguiente me hundía en la miseria cuando de pronto una boda roja acababa con las esperanzas del norte de un plumazo.

Es un libro en el que la poca inocencia que me quedaba tras los dos libros anteriores terminó de perderse. Amé y odié a GRRM a partes iguales por su brillantez al desarrollar a los personajes y al plantear situaciones, estrategias y actitudes totalmente diferentes frente a los acontecimientos que se iban desarrollando. Puedes no estar de acuerdo con los personajes… pero al menos entiendes sus motivaciones y por qué hacen lo que hacen.

Usando un tono un poco (o mucho) más simplista, podríamos decir que Tormenta podría perfectamente haberse llamado 5 bodas y mil funerales, porque capítulo tras capítulo no dejan de pasar cosas. Entre las bodas de las que podemos disfrutar entre las hojas de Tormenta se encuentran la boda de un joven y atolondrado Robb, la mil veces maldita boda roja, la boda de Tyrion y Sansa, la boda púrpura, la boda de Meñique con Lisa Arryn, etc.

Y en cuanto a funerales… no sabría por dónde empezar… He leído que llega a contener 97 muertes de personajes presentados (gente con nombre y apellidos) a los que habría que añadir otra avalancha de gente random cuyo nombre no conocemos.

En definitiva, capítulo tras capítulo apenas tienes tiempo de respirar, dado que si parpadeas ya te has perdido una boda o una muerte. Tormenta de espadas no da tregua y por eso no la recomiendo a gente con problemas de corazón, jajaja.

Balin ()

Tormenta de Espadas. “Vaya pedazo de nombre para un libro”, pensé cuando vi los dos tomos de la edición de Gigamesh en alguna librería, no recuerdo cuál exactamente, curioseando entre las novedades. Y la portada me llamó también poderosamente la atención. Afortunadamente ya había leído Juego de Tronos y Choque de Reyes hacía poco, refrescando la historia, de modo que podía ponerme en serio con el que hasta el momento era el libro más extenso de la saga.
Dicho y hecho, lo compré y esa misma noche me puse a leerlo. Me costó un poco empezar y enganchar de nuevo a la narración, pero una vez lo conseguí… ¡Dios mío!
En todos los escenarios ocurren cosas importantes y van situándose las piezas una tras otra de cara a lo que me esperaba como un gran clímax de batallas. Si el libro se llama Tormenta de Espadas será por algo… Pero no. Batallas hay, pero las tormentas de espadas y de sangre no ocurren exclusivamente con ejércitos. Por primera vez en la saga empecé a empatizar un poco con la trama de Daenerys. Sería que ahora tiene dragones creciditos que empiezan a dar miedo.
Jaime Lannister by sunsetagain
Me maravilló que pudiera gustarme Jaime Lannister, a quien tenía catalogado en mi cabeza como un “repugnante cerdo que sólo merece morir”. Me dolió la muerte de Ygritte, pero ya había entendido que Jon Nieve está este mundo para sufrir, por mucho que una carambola le acabe convirtiendo en Lord Comandante. Y menuda sorpresa cuando aparece Stannis en el Norte. Sufrí cuando Tyrion es acusado de la muerte de Joffrey, la cual disfruté mucho menos de lo que esperaba.
Y me molestó la de Tywin. Sigo pensando que daba mucho más juego como mente maestra y gran adversario que la idiota de Cersei y los presuntuosos Tyrell. Y sobre Robb, Catelyn y los Stark…Esta vez, tras lo que pasó con Eddard ya no me puse a buscar en el índice si volvía a haber capítulos suyos. Para qué…
En resumen, menudo carrusel de muertes, dramas, batallas y violencia. Una magnífica continuación de la saga que me volvió a maravillar y emocionar como pocas veces en mi vida.

 

Erendis(@ )

Es muy difícil escoger un momento de Tormenta de Espadas: llegas a esta novela ya enganchado y adicto a Canción de Hielo y Fuego; y aunque desde la muerte de Ned en Juego de Tronos sabes que todo es posible, esta entrega eleva esa sensación a su cénit: nadie está a salvo. Es tan intensa, que no da descanso, sobre todo a partir de la mitad de la misma. Me recuerdo leyendo y levantar la vista incrédula a cada capítulo que terminaba con una nueva muerte.

Pero es cierto que hablando de esta novela no puedo no mencionar la boda roja, y todo el golpe que supuso a todas las esperanzas que había…Me dió tanta pena Arya: parecía tan cerca de encontrarse con su familia y el horror que encuentra en su lugar es…abrumador. También este momento hizo que cuando escucho las Lluvias de Castamere haga un reconocimiento a la sala, aunque sea por si las moscas.

Aunque tengo que reconocer que esta novela me regaló la primera visión a la que sería mi casa: los Martell. Y es que aquí conocemos a Oberyn Martell, el primer personaje que vemos interactuar – porque hemos oído hablar de ellos, el recuerdo de su hermana Elia se pasea por las novelas y Dorne es mencionado en varias ocasiones…- y ¡qué personajazo, madre mía! Es imposible no caer rendido ante el carisma de Oberyn, y compartes su sed de venganza por los suyos…di un grito cuando en ese último segundo, tras ese magistral combate, es vencido por la Montaña. 

Tampoco quiero dejar de mencionar el poder ver un Jaime que no había conocido antes, en esta novela pasará a convertirse en uno de mis personajes favoritos. Y su relación con Brienne me resulta de las más puras de toda la obra…

Sansa y Tyrion, por Marthia Arkoniel

Finalmente, no quiero dejar fuera de mi recuerdo de este libro a mi pobre Sansa, que sigue sufriendo y creciendo. Parece encontrar una salvación en los Tyrell pero que termina  viendo sus sueños rotos nuevamente y es casada con Tyrion, que uno como lector, piensa que no es un mal matrimonio.

Pero a la vez hay que entender que en el fondo es la familia que ha asesinado a su padre y a su familia…y es complicado ver otra cosa. Y como cada vez que parece que va a ser salvada, se rompe la magia y recibe otro golpe…pero a cada paso madura y va dejando atrás esa niña que creía en cuentos y soñaba con un rey de dorados cabellos…

Decir como último apunte que, esta entrega dejó un panorama tan devastado que me quedé pensando ¿qué más puede pasar? Con los Siete Reinos como estaban todo eran puertas abiertas…