Emma D’Arcy obtuvo una nominación al Globo de Oro por su papel como Rhaenyra Targaryen en House of the Dragon. Hoy queremos destacar una entrevista que le dedicó The Guardian por sus interesantas palabras sobre su personaje, quizás el mayor protagonista de la Danza de los Dragones que narra la serie y al que calificó de «antihéroe».

Emma D’Arcy, Rhaenyra Targaryen

Emma D’Arcy no vio la serie Juego de Tronos hasta muy poco antes de empezar La Casa del Dragón. Y cuenta que no tuvo como personaje favorito de la serie a ningún Targaryen, sino al Perro, Sandor Clegane.

El intérprete inglés – Emma se identifica como persona de género no binaria – relata en la entrevista lo complejo que fue dar vida a la versión adulta de Rhaenya. Y es que en los cinco primeros capítulos de la serie fue Milly Alcock quien representó el rol de la princesa.

Para Emma, fue algo muy extraño, como si Milly y ella «compartieran custodia» del personaje. Además cuenta que mientras llegaba el episodio seis en que debutaba en la serie iba sintiendo ansiedad ya que los espectadores iban a perder a los actores con los que habían pasado cinco horas y sentían una conexión.

Su introducción en La Casa del Dragón fue poco ordinaria: la primera vez que le vemos está dando a luz a su hijo Joffrey. Para Emma D’Arcy, es muy relevante por ser un proceso natural que históricamente ha tenido una alta tasa de mortalidad para las mujeres.

No le parece excesivo ser explícito mostrándo estas escenas, sino que en su opinión es revelador e interesante que como espectadores los partos sean el tipo de cosas que no estamos acostumbrados a ver por pantalla. Cree que nos hace plantearnos cuestiones sobre qué es lo que realmente queremos ver y qué nos hace sentir cómodos con respecto a los personajes femeninos en pantalla.

Tampoco se muerde la lengua hablando del personaje de Daemon Targaryen. Emma piensa que es tremendamente problemático, y que ver cómo Rhaenyra ha recibido esos avances amorosos a veces indeseados por su tío desde que era una niña lo confirma; haciendo que la audiencia no sea capaz de rechazar la problemática naturaleza de esa relación.

Como ella misma explica, en el cine hay una larga trayectoria de crear intereses amorosos de personajes problemáticos, especialmente masculinos. Le parece muy interesante que La Casa del Dragón utilice también ese tema. Cree que la audiencia ha respondido al rol de Matt Smith como Daemon como un interés amoroso muy sexy y masculino, pero al mismo tiempo desea que la serie reconozca de forma continuada la naturaleza problemática de la relación.

En cuanto a la segunda temporada de la serie, Emma explica que Rhaenyra va a tener que navegar su «Targaryenismo». La princesa ha estado intentando trabajar en mitigar el volátil fuego en su interior. Pero con la muerte de su hijo Luke el control requerido para apagar ese furgo interior se va a acabar.

Quizás los mayores titulares llegaron al final de la entrevista. Emma conoce cómo terimina la historia de Rhaenyra en Fuego y Sangre y The Rise of the Dragon, aunque se negó a comentar los detalles. Pero sí dejó una gran frase, definiendo su arco como el de un antihéroe; y afirmando que será un privilegio seguirlo hasta el final. Como con el resto de sus palabras, no podemos estar más de acuerdo.