El último episodio de la primera temporada de La Casa del Dragón generó reacciones realmente positivas salvo una escena especialmente controvertida entre Rhaenyra y su esposo Daemon. Gracias a EW tenemos la explicación de la misma que ofrece Ryan Condal, el showrunner de la serie.

Esto explica Condal sobre el personaje de Daemon:

Creo que la razón por lo que impactó a una gran parte de la audiencia es porque queremos apoyar a Daemon. Queremos creer que es el héroe y que todo va a salir bien. Creo que Daemon tiene muchos buenos aspectos en él, pero hay oscuridad con la que lidia, y su herida interior reside en el hecho de que Viserys le rechazara.

Todo el mundo cree que Daemon quería la corona. Y quizás lo hiciera. Quizás jugó con esa idea, pero realmente, en lo más profundo lo que quería era ser la Mano de Viserys. Quería ser el apoyo de su hermano de su hermano, quería ayudarle y protegerle.

 

Después de lo que Condal llama como «un día de horror» cuando Daemon descubre que los verdes han tomado el trono que pertenecía por derecho de nacimiento a su esposa, y que acaban de tener un aborto; Rhaenyra le cuenta una profecía que su hermano jamás había compartido con él. Así lo explica el showrunner:

Viserys nunca se lo había dicho. Nunca le hizo Príncipe de Rocadragón, nunca fue el heredero en su mente, y eso le destroza.

Ahogar a su mujer es un acto de violencia contra Rhaenyra, pero también es un desahogo de un hombre herido en la única manera en que sabe expresarlo. Daemon ve a Rhaenyra como una extensión de su hermano. Y como no puede poner las manos en Viserys, lo hace en lo más próximo que tiene.

Es una forma de explicar un acto violento de Daemon que escandalizó a muchos fans, pero que como vemos es coherente con un personaje impulsivo como ya había mencionado Sara Hess – que aunque haga buenas acciones también realiza conductas execrables.