George R.R. Martin cuida hasta el último detalle de sus personajes. En este ensayo obra de Eliana del genial podcast Girls Gone Canon y publicado originalmente en Reddit analizamos cómo los cambios en la identidad de los personajes en Canción de hielo y fuego se ven reflejados también a través de su pelo.

Melenudos personajes

Cómo la gente se estila y presenta nos dice mucho acerca de quiénes son, tanto en la vida real como en las historias. Alguien con un peinado cuidado y meticuloso nos puede parecer remilgado y estirado mientras que otro con una impactante cresta rosa nos dará la impresión de que no va por el camino marcado. Nuestras apariencias están conectadas con nuestras identidades.

Esto también es cierto en las historias, y Canción de hielo y fuego no es ninguna excepción a esa norma. Al principio de la saga el color del pelo de los niños juega una parte fundamental en establecer a los herederos de los Baratheon como solamente Lannisters.

Así que cuando un personaje cambia su peinado, la historia señala a la audiencia que el personaje está pasando un cambio en la identidad, un desarrollo. La primera novela termina con esos cambios en personajes y la técnica se usa durante toda la saga.

Arya

Con el fuerte cambio en su identidad, el desarrollo de Arya es mucho más obvio. Ella comienza siendo la hija poco femenina del señor de Invernalia. Pero cuando ya no es seguro ser un Stark, Yoren ayuda a esconder a Arya Stark cortando su pelo, transformando a Arya en un chico. De Arya I de Choque de Reyes:

En Invernalia la habían llamado Arya Caracaballo, y en aquellos tiempos pensaba que no había nada peor, pero aquello era antes de que el huérfano Lommy Manosverdes le pusiera el mote de Chichones.

La verdad era que, al tocarse la cabeza, se la notaba llena de bultos. Cuando Yoren la había arrastrado a aquel callejón, pensó que iba a matarla, pero el agrio anciano se limitó a agarrarla con fuerza mientras le cortaba con el puñal los mechones de cabellos revueltos y apelmazados.

El inicio del primer capítulo de Arya en Choque de Reyes tras su corte de pelo cimenta esto, comparando su tiempo anterior en Invernalia con su nuevo nombre e identidad como Chichones. También se corta el pelo al comenzar su entrenamiento en la Casa de Blanco y Negro. Pero cuando ella recuerda ser Arya otra vez, su recuerdo vuelve a Jon, agitando su pelo y llamándole “hermanita”.

Sansa

Como su hermana, Sansa debe convertirse en alguien diferente para huir de la multitud por el crimen del regicidio. Ella asume el rol de la hija bastarda de Meñique, Alayne, cubriendo su destacado pelo rojizo Tully con un tinte oscuro.

Mientras que Sansa es una niña de 13 años que ama los trajes preciosos y las canciones, Alayne es una joven doncella que prefiere vestir sencillamente. Ella piensa para sí misma que Sansa habría cerrado los ojos mientras desciende del Nido de Águilas, agitada por fuertes vientos y enfrentada a turbadores alturas. Pero Alayne es valiente y mantiene sus ojos abiertos. De Alayne II de Festín de Cuervos:

«Sansa Stark subió por la montaña, pero quien baja es Alayne Piedra.»

Era una sensación muy extraña. Recordó que durante el ascenso, Mya le había advertido que no apartara los ojos del camino.

—Mirad hacia arriba, no hacia abajo —fueron sus palabras.
Pero en el descenso no era posible.
«Podría cerrar los ojos. La mula se sabe el camino, no me necesita.» Pero eso habría sido propio de Sansa, de aquella niña asustadiza.

Alayne era una mujer, mayor, con el valor de los bastardos.

Como Alayne, Sansa empieza a estirar las piernas de su feminidad y tomar un rol más activo en lo que sucede en el Valle. Al elegir tener los ojos abiertos, Sansa encuentra fuerza y aprende a ser lo suficientemente valiente como para ser Alayne, aprendiendo a ver el mundo tal y como es.

Catelyn

Como última mujer Stark, tenemos a Catelyn, cuyo último capítulo (Catelyn VII en Tormenta de Espadas) se cierra con esta icónica línea:

«No, no me cortéis el pelo —pensó—, a Ned le gusta mucho mi pelo.»

En vida, Catelyn Stark cuidaba su característa melena pelirroja Tully y era una madre amorosa para con sus hijos. Hacía cualquier cosa por protegerles, incluso jugar al juego de tronos entregando noticias sobre el ataque a Bran, aconsejando a su hijo y rey y hasta salvando la vida de un prisionero con la esperanza de recuperar a sus hijas.

En la muerte, lady Corazón de Piedra solo tiene media cabeza de cabello, con el resto blanco y quebradizo. Lady Corazón de Piedra no tiene amor para nadie, y no tiene más hijos, todos arrebatados de ella, cree, como su vida.

Theon

Hay pocos personajes cuya identidad cambie más visiblemente que Theon. Como lady Corazón de Piedra, Hediondo es casi irreconocible como Theon. La tortura que convirtió a Theon en Hediondo le privó de su pelo negro, ahora blanco y frágil, como su identidad y nombre.

El Theon que conocimos en Juego de Tronos y Choque de Reyes era presuntuoso, siempre sonriendo y bromeando. Era un habilidoso arquero y un presto jinete, tanto en el campo como en la cama. En Festín de cuervos, la mayor parte de los hijos del hierro y la audiencia creen que Theon ha muerto.

En muchas maneras parecía que lo estaba, reemplazada por esta “criatura” llamada Hediondo. Hediondo es obediente. No tiene los dedos como para lanzar una flecha correctamente y ya no puede montar a caballo. No puede acostarse con una mujer, incluso si quisiera. Mientras que Theon era orgulloso, Hediondo es sumiso.

Daenerys

La primera vez que vemos a Daenerys en Juego de Tronos es una chica tímida que vive con miedo: a asesinos, a su hermano y marido. Comienza su historia asustada de plantar cara y vendida a su esposo. Mientras la historia progresa, le vemos ganar en confianza para dar un paso adelante, incluso contra su hermano y el khalasar, con el apoyo de su marido.

Una herida, sin embargo, se lleva a Drogo y deja a Dany sola de nuevo y en peligro de volver a una vida de servidumbre en el Dosh Khaleen. En lugar de rendirse dócilmente como siempre había hecho, Dany elige el impensable pero valiente acto de andar hacia el fuego. Mientras sus dragones aparecen, su pelo arde, dejando atrás la joven asustada del principio del libro para llegar a un personaje que lucha por asumir su rol como reina.

La Dany sin trenzas empieza de nuevo y sola en este viaje a través de Essos para liberar a los esclavos, haciendo crecer su ejército, influencia y sí, su pelo. La historia llama la atención sobre el crecimiento de Dany, también, con referencias a cómo las mujeres dothrakis se ponían cascabeles en el pelo por cada victoria. Incluso con un pelo más corto, su cabello se convierte en parte de su leyenda, ganando el título de “Reina de plata” en otras tierras.

Mientras Dany crece en frustración con los bloqueos con los que se encuentra en Meereen en su búsqueda de la paz, Drogon reaparece en el foso de Daznak, marcando otro cambio en Dany que vemos al final de Danza de Dragones: ya se fue la chica que quería paz, reemplazada por una que cree que “los dragones no plantan árboles”.

Aegon

Griff el Joven por Paolo Puggioni

Aunque vemos menos a Aegon que a otros, el texto muestra que también sufre una transformación. Cuando Tyrion se encuentra el joven de pelo azul Grif el Joven ve a un chico que obediente y pacientemente hace lo que le dicen. Tyrion convence al chico de que ha tenido suficiente de ser joven. ¿Quizás es la hora de Aegon?

Para convertirse en Aegon Targaryen se quita el tinte azul y la obediencia estudiantil revelando su pelo plateado valyrio. De Tyrion en su sexto capítulo de Danza de Dragones:

Osado, temerario, un verdadero vástago de la casa Targaryen que sigue las hue- llas de Aegon el Conquistador. Un dragón.

Jon Connington se da cuenta del cambio en el comportamiento de su “hijo”. Cuando Aegon convence a la Compañía Dorada de ir al oeste en lugar al este.

Griff y Aegon by steamey

En el capítulo El Lord perdido, piensa:

Todos empezaron a hablar a la vez, y Grif supo que la marea había cambiado a su favor.
«No conocía esta faceta de Aegon.» No era el curso de acción más prudente, pero estaba harto de prudencia, harto de secretos, harto de esperar.

Más adelante, en El Grifo redivivo, Connington de nuevo compara el comportamiento de Aegon con el de Grif el Joven:

Pero el príncipe Aegon Targaryen no era ni mucho menos tan sumiso como Grif el Joven, y transcurrió casi una hora antes de que se presen- tara, acompañado por Pato.

La historia de Aegon se cierra con él comenzando a asumir el rol de rey Targaryen, descrito por Tyrion, cuando él elige liderar el ataque en Bastión de Tormentas.

Cersei

La casa Lannister tiene más ejemplos, como Lancel y su corte de pelo cuando llega su vocación religiosa tras la Batalla del Aguasnegras. O Jaime con su pelo corto y la barba larga cuando quiere dejar de ser el Matarreyes. Pero nos centraremos en Cersei.

Para castigar a Cersei por sus pecados, el Gorrión Supremo sentencia a Cersei a un paseo de la vergüenza, donde se le arrebata cada pelo de su cuerpo, incluso su dorada melena. Sobre la pérdida de su pelo piensa en su segundo capítulo en Danza de Dragones:

 Los mechones dorados fueron cayendo al suelo. En la celda no le habían permitido cuidarse el pelo como era debido, pero hasta enmarañado y sucio, seguía brillando al recibir la caricia del sol.

«Mi corona —pensó—. Me quitaron la otra corona, y ahora me arrebatan también esta.»

Cersei se recuerda a si mismo que es una leona y es hermosa antes del paseo, que ella pensaba que sería corto y fácil. Los insultos, suciedad y miradas de la gente que Cersei miraba desde arriba, sin embargo, acaban con su orgullo.

En el pasado tan segura de su belleza, Cersei ahora piensa:

Pero no se sentía hermosa. Se sentía vieja, usada, sucia y fea… Desnuda, ensangrentada y cojeando, solo era una mujer, no muy distinta de las esposas, las madres y las hijitas doncellas de los que la miraban.

Ella se hunde y llora en público, en frente de todo Desembarco del Rey, cubriendo su propio cuerpo mientras huye hacia el palacio. Las últimas palabras de su capítulo y su esperanza de venganza a través de Robert Strong nos dicen que parte de ese fuego valyrio en su corazón aún puede arder, pero las observaciones de Kevan en el epílogo nos muestran que, aparentemente, a la leona le han quitado las garras.

Del epílogo de Danza de Dragones

 Gracias a los dioses, su sobrina se había mostrado dócil y sumisa desde que hiciera su ruta de penitencia, y según las novicias que estaban a su servicio, repartía las horas de vigilia entre su hijo, la oración y la bañera. Se bañaba cuatro o cinco veces al día, y se restregaba con cepillos de crin y jabón de sosa como si quisiera arrancarse la piel.

«No conseguirá quitarse esa mancha por mucho que se lave. —Ser Kevan recordó a la chiquilla que había sido, tan llena de vida, tan traviesa.

Aunque parte de sus acciones pueden ser para satisfacer a otros, la desesperación que Cersei muestra en privado refleja la vergüenza y suciedad que siente tras su castigo.

La reina vestía tan recatadamente como cualquier matrona, con un vestido marrón oscuro abotonado hasta el cuello y un manto verde con capucha que le cubría la cabeza rapada. «Antes del paseo habría hecho alarde de la falta de pelo con una corona de oro»

Antes de su paseo, la reina Cersei hubiera mantenido la cabeza alta. Ahora es una mujer mortal cubriendo sus vergüenzas.