Hoy domingo, último día antes de que acabe Juego de Tronos, nos despedimos con otra edición del Lecho de Pulgas Como sabéis, en esta sección de periodicidad variable (dependemos de que respondáis a nuestras preguntas) recogemos las reflexiones que los Patreon del Podcast de Hielo y Fuego nos hacen llegar.

Este año hemos preguntado cada semana a nuestros patreons sobre sus impresiones de los capítulos de la última temporada de Juego de Tronos. Así que hoy es el turno del 8×05 – Las Campanas, un capítulo tremendamente desgarrador.

juego-de-tronos-8x05-jon-daenerys

SEÑORES DE LA CASA

María Braun

Con este capítulo vuelvo a tener sentimientos encontrados. Me ha gustado, pero al mismo tiempo hay ciertas cosas que no puedo pasar por alto. En general es un capítulo que disfruté por su fotografía, la dirección y, sobre todo, pensar que Emilia Clarke rodó todas sus escenas en Desembarco del Rey delante de un croma verde y aun así ha dado una de sus mejores interpretaciones haciéndome partícipe se su descenso a la locura.

El problema que tengo con ese descenso es no haber visto un mejor desarrollo del mismo. Que sus motivos sean “es que no me quieren y a ti sí, Jon Nieve” me parece no solamente un insulto a los espectadores y su capacidad de comprensión sino también un insulto al personaje de Daenerys. Entiendo que haya llegado a su límite viendo a su mejor amiga ser asesinada a manos de su mayor rival y que quiera venganza. Pero lo que hemos visto de Daenerys hasta ahora, por muy estricta y despiadada que haya podido ser, nunca ha sido contra inocentes, siempre con sus enemigos. Un personaje que desde niña ha vivido en el exilio por el rechazo abrumador a los Targaryen no puede, a mi parecer, cometer un genocidio porque no la quieren.

Por otro lado, la trama de Jaime, si ya me pareció un despropósito en el episodio anterior, aquí no tengo palabras. Su momento con Euron me dejó a cuadros. Supongo que en un intento de crearnos tensión y ansiedad pensando que Jaime no iba a llegar a Cersei, hicieron esta escena. Pensar que Jaime Lannister que, pese a haber perdido una mano sobrevivió la batalla de Invernalia, ha caído a manos del mangurrián de Euron Greyjoy… de verdad es que no me lo creo.

Helen Sloan / HBO
Helen Sloan / HBO

Cersei, por otro lado, me decepcionó mucho. Que no tuviese un plan B me parece muy osado hasta para ella. Que, en un momento, viendo que estaba Desembarco ardiendo sugiriese que siempre quedará un hombre fiel para luchar por ella… No me parece acorde con su personaje. Y lo que me parece aún más insultante es su final con Jaime. Creo que Cersei se merecía algo más. Algo acorde con el gran personaje que ha sido.

No hablaré de la armadura de guion de Arya porque, aunque sea algo que clama al cielo, sigue siendo mi personaje favorito. Siguiendo con la Cleganebowl, era algo que tenía que pasar y se hizo. Me gustó pero se me hizo algo larga la pelea.

Para terminar, ¿qué hizo Jon Nieve? No pudo casi ni controlar a sus propios soldados y volvió a borrarse de una batalla. No intentó llevarle la contraria a Daenerys cuando ejecutó a Varys (¡sin juicio ni nada!), se limitó a decir que es y será su reina y poco más.

En definitiva, un episodio que flaquea de nuevo por su guion pero que destaca por encima de éste el valor de impacto (shock value) televisivo. Una pena estar cerrando una serie de una forma tan agriculce.

juego-de-tronos-8x05-jaime-cersei

Daniel Bernat

Cuesta creer que estemos a un solo episodio del final de Juego de Tronos y, pese a todo, hay muchos que queremos que se acabe ya, cuando lo normal sería desear que no acabara nunca. Ya sea por la incertidumbre de conocer el desenlace final, el hastío de las constantes quejas y rajadas varias cada semana, o simplemente para dar por cerrada esta etapa de nuestras vidas y pasar página, la temporada final de Juego de Tronos está dividiendo más que nunca a los fans, y hay motivos para ello.

Aún así, defiendo la decisión de pasar a Daenerys al lado oscuro, que no las formas. Soy de los que cree que la locura Targaryen siempre ha estado presente en Dany, desde el inicio de la serie, y por supuesto desde el principio de las novelas. Ha habido menciones varias y guiños a esta dicotomía, presente en esta familia desde hace generaciones, pero han sido muy veladas durante la trayectoria de la ficción.

Siempre se ha ensalzado más la figura de Daenerys Targaryen y se la ha relacionado a todos esos títulos que ha ostentado en las anteriores temporadas, y creo que si los responsables de la serie sabían que la hija de Aerys iba a convertirse en una versión femenina de su padre, o al menos en una versión oscura de sí misma, deberían haber empezado a cultivar las semillas de ese descenso a los infiernos mucho antes; quizá el momento en el que todo se empieza a torcer para ella es cuando cosecha las primeras derrotas en Poniente, y la vemos quemar a los Tarly en el 7×05. Lo que es evidente es que, llegados al final, han acelerado hacia ese lado más salvaje, y creo que ha sido demasiado brusco, tanto para los fans que querían que su khaleesi fuera un icono del bien, como para aquellos que no la apoyaban, y que también ven forzado este cambio. Sea como sea, nadie está contento.

Helen Sloan / HBO
Helen Sloan / HBO

Eso sí, las pocas profecías incluidas en la serie, las han cumplido. La de la descendencia de Cersei, la de Dany en la Casa de los Eternos con el salón del Trono destruido, y la visión de Bran con el dragón sobrevolando la capital de los Siete Reinos. De la del valonqar han pasado bastante, y me hubiera gustado que esa sí la respetaran. Tenía esperanzas de ver a Jaime morir con Cersei, pero que hubiera sido él quien la hubiese matado. Pero al personaje lo han maltratado tanto durante los años, que este final casi que lo compro. Son consecuentes con lo que le dijo a Bronn hace varias temporadas, que quería morir en brazos de la mujer que amaba. No es mi final ideal para ambos, pero supongo que el de nadie, o el de casi nadie. Como digo, nadie está contento.

¿Sobre la Cleganebowl? Ya que han insistido, al menos que la cerraran, y la cerraran bien, y en mi opinión, lo han hecho. El final de ambos hermanos me ha gustado, y es poético que Sandor muera con quien le causó esas heridas, devorados por el fuego. Lo de que Arya se marche tras tanta lata con su lista, eso ya no me gusta tanto. No quería que matara a Cersei, pero tampoco que renuncie a su obsesión y a su objetivo vital en cuestión de una escena. Todo hace indicar que escribirá un último nombre: Daenerys Targaryen.

En el apartado técnico, qué voy a decir, Miguel Sapochnik y Ramin Djawadi lo han vuelto a hacer. Estamos ante uno de los mejores capítulos en este registro (si no el mejor), y es una gozada todo lo mostrado desde el momento el que las campanas tañen y Dany sobrevuela la ciudad arrasándolo todo hasta que Arya cabalga a lomos de un corcel pálido, que para mí simboliza la Muerte, y así lo entendí cuando lo vi por primera vez.

juego-de-tronos-arya-caballo

Nacho Pagán

Adelanto que, como es un capítulo muy largo y hay tanto que comentar, voy a centrarme en una visión general y luego en cómo Tyrion pasó a ser el más alto de los Lannister (o al menos hasta el próximo episodio, cuando Daenerys lo ejecute, visto lo visto).

Después de “La Larga Noche”, un pequeño haz de luz se abre paso entre la oscuridad por la que pasa la serie en sus últimas semanas. Con esta metáfora no solo quiero decir que agradezco ver una batalla a plena luz del día, sino que además recalco el hecho de que, si este episodio se ha salvado, ha sido por los aspectos técnicos del mismo. Sí, todo está en llamas, literal y metafóricamente, pero Miguel Sapochnik, Ramin Djawadi y Michelle Clapton han puesto su alma en su trabajo, y han creado una obra sublime.

El concepto de sublime lo conocí en la carrera (Filología Inglesa) y nos lo explicaron como “la manera de expresar al mismo tiempo fascinación y un auténtico pavor que te cala los huesos”, y creo que eso se aplica al episodio en su conjunto: ha sido absolutamente espectacular, pero me provoca un profundo miedo por el final de la serie. Hacía tiempo que no veía una actuación tan intensa (Emilia Clarke brilla más que nunca en esta temporada), un montaje tan absorbente, una edición de sonido tan electrizante, unos efectos especiales tan imponentes, una banda sonora tan palpitante y un guión tan incoherente juntos.

Hay un principio básico cinematográfico que dice así: “una buena dirección puede mejorar la calidad de una película intensificando el poder de un buen guión, pero nada puede salvarla de uno malo”. Mucho me temo que esta premisa se aplica perfectamente aquí, pues venimos todos de un contexto narrativo anterior cuya continuidad y coherencia ya ha sido comprometida a lo largo de esta temporada. Decepciona mucho que, teniendo un año extra para preparar el final de lo que lleva construyéndose durante casi una década, Benioff y Weiss hayan caído en la ya conocida trampa de descuidar el guión y priorizar el espectáculo.

juego-de-tronos-8x05-daenerys

“Las Campanas” tiene planos con los que quiero cubrir paredes enteras de mi casa, tensión que ha hecho que me quede al borde del asiento con los ojos muy abiertos y mordiéndome las uñas, música que ha erizado los pelos de mi espalda cual puercoespín… y al mismo tiempo, ha conseguido ser más cruel que la Boda Roja, porque ha lanzado -involuntariamente- un mensaje de parte de Benioff y Weiss: “no solo sabemos matar personajes, también los destruimos”.

Quitando la no tan injustificada pero sí definitivamente precipitada transformación de Daenerys en su padre, nuestros miedos se han confirmado y Jaime Lannister ha echado por tierra toda su evolución como personaje. Hay quien defiende que este giro argumental no lo ve negativamente, argumentando que le da más complejidad psicológica, pero la cuestión es que ya hemos tenido siete temporadas para desarrollar esa complejidad. Y es que bien hemos visto que el amor casi irracional de Jaime por Cersei ha sido siempre una constante, todo su arco argumental ha girado en torno a la evolución. Si Don Quijote es considerada la primera novela de la historia es porque sus personajes cambian.

El principal propósito de presentarnos a Jaime Lannister como un cretino, apodado el Matarreyes, y como alguien que tiraría a un niño por una ventana por amor a su hermana, residía en ver cómo esa imagen cambiaba a lo largo de toda la historia que es Juego de Tronos, ¡y lo peor es que iba por el buen camino! Ya nos ha mostrado que mató al Rey Loco para salvar a los habitantes de Desembarco del Rey. Ya hemos ido viendo cómo gradualmente se volvía consciente de lo tóxica que era su relación, y el colofón llegó en el momento en el que decide abandonarla con un hijo suyo en el vientre con tal de ir a luchar al Norte por los vivos.

Y, sin embargo, en el transcurso de dos episodios, todo ese viaje de redención se ha derrumbado junto a la Fortaleza Roja. Como dijo Harvey Dent en “El Caballero Oscuro”, “o mueres como un héroe, o vives lo suficiente como para verte convertido en un villano”.

juego-de-tronos-8x05-gusano-gris

Jonash

No quise comentar en el pasado Lecho el capítulo 8×04 que me pareció una sitcom absurda, uno de los peores capítulos que nos ha dado la serie. No quise gastar bilis, pero con respecto a este capítulo 8×05… no puedo dejarlo pasarApresurado, e incluso más que el anterior, siguiendo la tónica de la temporada, sin tiempo de preparar el terreno, plantar las semillas o explicar las cosas, se procede de manera chapucera a cambiarnos el paso y cambiar tramas asentadas durante “solo” 7 temporadas.

Los personajes como Varys taimados, inteligentes, silenciosos se permiten cometer errores como anunciar al “novio” de Daenerys que es un traidor y le incita a traicionarla ¿WTF? Confesión de Tyrion, con la carga de tintas contra Jon, Sansa. Tyrion se vuelve a salvar y se cargan a Varys (Nada nos induce a pensar que se haya descubierto la trama del veneno, pero cae porque tiene que caer, lo dice el guión… ah!).

En Desembarco los norteños, con la flota de Euron guardando la bahía del Aguasnegras, llegan – nadie sabe cómo – y van a acampar bajo los mismos muros de Desembarco, a tiro de arco… o de piedra… porque se sitúan justo debajo. (Habrá quién diga que han llegado por tierra… claaaaaro). Cersei no tiene un ejército de Lannister más la Compañía Dorada haciendo lo mismo que hizo Tyrion con sus hombres de las montañas antes de la batalla del Aguasnegras, hostigar los bosques y cercanías de la ciudad. Por cierto…Jon, Tyrion y los Inmaculados llegan a ese campamento en barco desde Rocadragón. ¿Porqué? Porque B&W no tenían ganas ese día de haber pensado algo más inteligente, total, el espectador medio no se va a parar a pensar en esas cosas.
El Perro y Arya, llegan como si tal a Desembarco y se cuelan hasta la sala del mapa pintado de la fortaleza roja… ¿porqué? Porque los espectadores somos idiotas y si dices que este tipo de cosas son absurdas, eres un hater, o no comprendes que son súperhéroes y que como la temporada es tan corta no hay tiempo de dar más detalles… Tócateloscojonesmariloles.
Helen Sloan / HBO
Helen Sloan / HBO
A Jaime eso no le pasa: “es que soy el Lannister más tonto” Pues lo apresan únicamente para que Tyrion le pueda devolver el favor de cuándo Jaime le liberó a él. Pero de la trama de redención y alejamiento de Cersei… nada… del 1×01 hasta ahora no ha pasado nada. Ha ido… y ha vuelto, y ya se sabe… si hay que ir se va…pero ir nada nada.
Seguimos: de los virotes tele-dirigidos e infalibles de la flota Stealth de Euron del 8×04, vemos que en esta batalla, con barcos y torres repletos de escorpiones, el miedo escénico les puede y tan sólo sólo vemos disparar unos pocos proyectiles, 4/5. No sé… pero seguramente si todos hubieran tirado a la vez; pero de nuevo Dany tiene que sobrevivir y hacer una preciosa escena de fuego y sangre, arrasando muralla, barcos y Compañía Dorada…  ¿No eran 20.000? Bueno… quizá eran 200 y sin elefantes.

Batalla, bien…bien, momentos de tensión hasta que suenan las campanas y ahí… Tachán. Será por el olor del lecho de pulgas, por el calor del traje de cuero, porque Jon le hiciera la cobra por última vez, que Dany se convierte en un capítulo de la Rompedora de Cadenas, Mysha, la que va a romper la rueda en la mayor genocida de la historia de Poniente y Essos, casi a la altura del tal Rey de la noche, un villano del otro mundo que B&W despachó a mitad de esta temporada… ¿alguien se acuerda de la verdadera amenaza contra los vivos? Pues resulta que ¡no! era ella.
Y ojo que compro que en los libros pueda ser así. Pero si a Martin, (o a cualquier escritor) se le ocurriera de un capítulo a otro hacer este giro… ese libro se iba directo a la hoguera por tomarnos el pelo.
juego-de-tronos-drogon-desembarco
Pero bueno. No ha terminado. Arya que lleva desde que le cortan la cabeza a su padre en el Septo de Baelor con una lista en la cabeza, con lo que ha pasado para convertirse casi en puto-terminator a una simple frase de Sandor de “si vienes conmigo morirás”, se da la vuelta y abandona todo su razón existencial detrás
Espero por Dios, que no para irse en ese caballo blanco a buscar jarana con Gendry… No, que ya sabemos que probablemente se haya salvado de las toneladas de escombros y fuego de dragón por arte de magia, para matar a Dany el capítulo que viene mientras Jon pone cara de…. bueno, de eso de haba como hasta ahora..

Clegane-Bowl, pues lo llevaban pregonando suficiente tiempo, ha estado bien, genial la dirección, la fotografía. Sin más.
Sobre la muerte de Cersei y  Jaime: bueno, pues obviando que hayan matado la trama de Jaime, podrían haber muerto de muchas maneras, no aplastados por techo de ladrillos, pero… oye, ni tan mal.
juego-de-tronos-8x05-euron
He obviado la pelea de Euron que aparece en el momento y lugar justo en el que Jaime encuentra esa entrada “¿secreta?”, ( y eso que hasta tiene antorchas y el suelo empedrado), por ridícula. Otros detalles que me sacan de la historia, como que los barcos de Euron estén pegados a la ciudad, pero en las panorámicas se vean ardiendo casi en Essos.
Como siempre, lo mejor esta temporada con diferencia, la factura gráfica, un disfrute ver el vuelo de Drogon arrasando desembarco, las panorámicas de la ciudad, la dirección de Miguel Sapochnik, los efectos visuales, las luchas, la fotografía de la Clegane Bowl,  la música de Ramin, el vestuario. Y pese a un guión con agujeros como simas, las actuaciones: me ha encantado Cersei, Dany, Varys… En conjunto esta serie tiene detalles que son un lujo por encima de cualquier serie vista hasta ahora.

Lástima que se hayan cargado la esencia de la serie. La trama, los detalles, el sembrar semillas y sugerir para que un espectador inteligente se haga preguntas y cuestione lo que está pasando. Y claro, algunos nos llamarán haters por criticar: “Si no te gusta, no la veas”, “si sufres tanto porqué la ves”. Vamos a ver, estoy hasta el ciruelo, si me permito criticar algo es porque me encanta esta serie, me enganchó por muchos motivos, uno de ellos es porque no me trataba como a un imbécil, ni me daba todo mascado, había conversaciones estimulantes, juegos de palabras inteligentes, sarcasmo, dobles intenciones, tramas veladas, personales bien construidos… y ahora ha prostituido eso que me encantó por fuegos artificiales y giros de guión sin venir a cuento. Si a ti te encanta, enhorabuena. Pero no trates de convencerme de que a mí me tiene que gustar.
juego-de-tronos-8x05-arya-sandor

Raúl Rhapsody

Empezamos el capítulo con algo tan evidente como era la ejecución de Varys por fuego de dragón. Me ha gustado que recordasen la amenaza de muerte de Dany a éste si intentaba algo, pero ha sido demasiado rápido; sin que Varys pudiera dar ninguna justificación. Eso no me ha gustado porque Varys es un personaje que, aunque silencioso, siempre tiene algo que decir y aquí, desde que empieza el capítulo, no dice más que un “Goodbye, old friend”.

Las conversaciones de Dany en este capítulo, con Tyrion y Jon, han sido claves ya que se nota del todo la locura Targaryen intentando buscar enemigos allí donde no los hay (aunque los acabará encontrando a base de matar civiles inocentes). Dany amenaza a Tyrion de que si vuelve a fallarle, será la última vez. Y esa es una pista con luces gigantes de neón de que en el siguiente capítulo morirá seguro ya que ha liberado a un prisionero Lannister (Jaime). Eso no es ningún secreto a estas alturas.

De lo peor de este capítulo, entre otras cosas, ha sido la Compañía Tostada. Tanto hablarnos de ella para que después no duren ni un asalto y el poco rato que viven en batalla sea escapando. Y algo más que escapa a la lógica son, de nuevo, los números: en el episodio cuatro, Gusano Gris dice que han perdido a la mitad de Dothrakis e Imaculados… y en este quinto capítulo son la misma cantidad de Inmaculados que había antes de empezar la larga noche (y de Dothrakis son MUCHOS más que después de la batalla contra el rey de la noche).

escorpion

Más cosas que me han disgustado: ¿cómo puede ser que en el anterior capítulo, con sólo una parte de la flota Greyjoy armada con escorpiones puedan matar un dragón y en este capítulo, con la flota entera llena de escorpiones además de las murallas de Desembarco no sean capaces de acertar un solo tiro? Si disparan todos los escorpiones a la vez es imposible que no le dé almenos una…

Y es más, lo que más me disgusta y me enfada es la batalla final de Jaime contra Euron. Se supone que Euron es un buen luchador y resulta que es vencido por un hombre manco, que era diestro y aún no domina la espada con la mano izquierda y que además está desangrándose. ¿En serio? Y además, Euron es apuñalado y muere incapaz de ponerse en pie pero Jaime es apuñalado dos veces y aún así es capaz de levantarse, recoger su espada y llegar hasta las catacumbas de la Fortaleza Roja… Venga ya.

Adentrándonos en Desembarco tenemos a Arya que, después de un viaje de venganza de varias temporadas, tras una brevísima charla con el Perro decide dar la vuelta y volverse a su casa. Porque matar está mal, la venganza es fea… y si lo dice Sandor, pues va a misa.

juego-de-tronos-8x05-cleganebowl

Y ya, de lo que queda que me haya podido gustar, tenemos:

 -El momento más fanservice de la temporada (y de la serie) como es la Cleganebowl, que al final no ha estado mal. Entretiene y da lo que premetía: hostias por un tubo y gore.

La muerte de los gemelos Lannister que he de decir que esperaba algo más. Jaime no tendría ni que haber llegado hasta las catacumbas por coherencia y desangrado, pero bueno esto es Juego de Tronos y estos son D&D. Y Cersei, al igual que todo el mundo, esperaba que muriese afrontando sus actos a manos de Arya o incluso de Euron (sí). Pero aún así, la actuación de Lena Heady ha sido tan buena que ha estado muy cerca de emocionarme.

-Y por último, me ha encantado que nos hayan mostrado de primera mano la terrible visión de la muerte y la masacre que supone una guerra a través de un personaje inmortal como es Arya Stark (la cuál estoy seguro que matará en el capítulo final a Dany ya que recordemos que le quedan ojos por cerrar y parece que Daenerys en este capítulo se le veían bastante… verdes).

 

CABALLEROS

Enrique Díes

Esta vez no soy capaz de hablar de la parte bélica del capítulo 8×5, porque sería como describir la caída de una bomba atómica. Y como se que cualquier cosa que escriba aquí sobre el 8×6 (Título provisional: “Y esto es lo que viene siendo todo”) no resistirá, como en la guerra, el primer encuentro con el enemigo, en estas líneas voy a tratar más bien de hacer arqueología de una reescritura y mis vaticinios sobre lo que está pendiente de publicarse. También se podría titular: “Vida más allá de la serie”.

Recordemos que el proceso de redacción del guion general de la serie partió de adaptar los tres primeros libros de forma bastante fiel, con desviaciones de poca importancia. Fue a partir del momento en que la serie empezó a pisarle la cola a los últimos (que en realidad son uno solo en dos partes) cuando, en marzo de 2013, Martin accedió a transmitir su idea del final de la historia.

Fue entonces cuando los showrunners pudieron, sabiendo hacia dónde iban, empezar a separarse de los libros, cuyo desarrollo es mucho más lento y donde los grises predominan sobre la monocromía, simplificando tramas, eliminando personajes y tomando atajos. Y, lo que es más importante en cuanto a la calidad, prescindiendo de la evolución estudiada de los personajes, incluso olvidándose de algunos y de sus tramas, aunque hubieran sido importantes en las temporadas anteriores. Algunos de ellos irían renqueando (como Stannis) por la serie hasta que se decidieron a sacarlo de ella de forma expeditiva (e ignominiosa, creo yo).

Benioff y Weiss, ahora dueños de timón, de las máquinas y de la artillería, decidieron dar más importancia a la lucha por el Trono de Hierro, focalizandola entre dos mujeres, Cersei y Daenerys; frente a ambas, víctimas de su ambición, iría creciendo Jon, que había dado su vida por Poniente y que había vuelto más idealista que nunca. En este último acelerón, la eliminación sistemática de personajes sobrantes ha ido convirtiendo lo que fue un ajedrez tridimensional en una partida de tres en raya. Me abstengo de apostar por un final que puede ser cualquiera.

juego-de-tronos-8x05-jon-varys

En realidad, lo que quiero demostrar es que lo que realmente ha gustado a los espectadores de Juego de Tronos es la parte que los creadores tomaron de forma casi literal de Martin: los personajes, las tramas, los giros de guion, … El problema es que, como ya han señalado muchos, el ritmo pausado de las primeras temporadas se fue acelerando y los guionistas principales han ido reventando caballos, tramas y personajes (literalmente) para llegar al final que ellos consideraban como el más adecuado para poder ajustarse a las temporadas previstas.

Me imagino que durante la conversación con Martin veían cómo las temporadas iban a llegar a los dos dígitos y el número de personajes a una cantidad imposible de gestionar por el espectador medio. Y decidieron que las incongruencias del guion se verían compensadas por los restos de la civilización de los libros de Martin que sobrevivía al diluvio y por la potencia de los personajes por él diseñados, todo ello acompañado con un excelente trabajo de dirección, interpretación, fotografía, efectos especiales y música que ayudarían a que el comentario general pudiera ser: “quién se preocupa por el guion si hay dragones”.

Dicho esto, volvamos sobre la famosa carta de Martin de 1993 de la que se destacan dos cosas:

  1. Hay tres tramas principales que se desarrollan en paralelo: la guerra en Poniente por el Trono de Hierro, el regreso de Daenerys Targaryen –“hermosa y salvaje”- con un impresionante ejército y tres dragones desde Essos y la que es la verdaderamente importante y que será el clímax de la historia: la guerra contra la oscuridad. Para esta última, se crea toda una historia y mitología que prepare al lector para entender que la olvidada amenaza se va a volver a repetir.
  2. Hay cinco personajes principales: Daenerys, Tyrion, Jon, Bran y Arya. Las andanzas y desventuras previstas inicialmente han ido cambiando, pero muchos elementos se mantienen: Jon no es el bastardo que parece, la obsesión de Dany es recuperar el trono, Tyrion cambiará de bando y se enfrentará a su familia, la parálisis de Bran servirá para que descubra su destino como Cuervo de Tres Ojos y Arya será una gran luchadora (y una gran asesina).

george martin con benioff y weiss

Aunque el resto de personajes en principio sólo completan, ayudan o estorban la acción principal, Martin es incapaz de no desarrollarlos hasta niveles impresionantes, tanto para los de primer nivel (Jaime, Sansa, Theon), pasando por lo de segundo (Stannis, Melissande, Brienne) y llegando a los de tercero (Davos, Mance, Ygritte). Y el resultado es maravilloso.

Y así, aunque la serie se ha desviado por causa de los deseos, necesidades y ambiciones de sus creadores, puede verse como en un palimpsesto lo que subyace bajo ella. Tenemos tres personajes que se enfrentan de forma diferente al poder, condicionados por su origen: Jon, el que no lo desea, pero al que le va a llegar y que va a tener que aprender a gestionarlo; de hecho, le va a costar la vida, como a César. Daenerys, quien quiere el poder por linaje (aunque ese mismo linaje le avise que el abuso del mismo puede llevar a ser implacable) pero que ha de aprender a ejercerlo y que, como Alejandro Magno, lleva muy bien las conquistas, pero muy mal la paz.

Tyrion, el más inteligente, preparado y capaz, pero que por su condición no tiene acceso al poder y sólo puede ejercerlo a través de otros, como Maquiavelo. Cada uno tiene su debilidad de la que sale triunfador: el bastardo no es bastardo, el trozo de carne con el que se comercia resulta ser una tormenta sobre un dragón y el enano putero despreciado por su casa resulta ser el mayor enamorado y el origen de la ruina de los Lannister.

juego-de-tronos-8x05-tyrion

Creo que Martin va a mantener la importancia de cada trama principal y que el clímax, como previó, estará en la guerra contra la oscuridad donde ante el enemigo definitivo, la Muerte, cada uno de los tres personajes principales (las tres cabezas de dragón) pondrá a prueba su transformación a lo largo de la historia en su relación con el Poder.

Soy consciente de que esta última frase es, como buena predicción, ambigua e indefinida. Pero si esperan que adelante lo que creo que va a pasar, pues la verdad es que prefiero que Martin me sorprenda. Sólo quiero reiterar a los espectadores no lectores que lo que les ha fascinado de la serie es, en realidad, la mente de Martin.

Así que, si la serie no les ha acabado de gustar o lo que esperaban que fuera un festín (de cuervos) se ha quedado en una hamburguesa (con muchos pisos, sabores explosivos y que sólo se puede tragar si dislocas la mandíbula), no lo duden: busquen los libros, disfrútenlos y rueguen a los Dioses Antiguos, a los Siete, a R’hllor o al de los Mil Rostros, para que Martin llegue a completar su Canción de Hielo y Fuego y no nos quedemos con el mayor “cliffhanguer” desde “Narración de Arthur Gordon Pym”. Que también deberían leerse.