¿Qué hubiera pasado si el plan original de Varys, Illyrio y Viserys Targaryen se hubiera cumplido? ¿Y si Khal Drogo y su horda dothraki hubieran cruzado el mar e intentado invadir Poniente mientras Robert Baratheon se sentaba en el Trono de Hierro? En este ensayo obra de nuestro amigo Daniel López Navas lo exploramos.

El Semental que cabalga el mundo…pero no los mares

Por Daniel López Navas (Tom Bombadil)

En el siguiente ensayo me dispongo a explorar la posibilidad de que el khalasar de Khal Drogo hubiera puesto rumbo a Poniente hacia el final de Juego de Tronos. Esto quiere decir que no hubiera interaccionado con Mirri Maz Duur, y los eventos de la Guerra de los Cinco Reyes no se hubieran precipitado con la celeridad que indujeron las investigaciones de Eddard Stark.

Si bien esto se trata de un escenario hipotético total, este será el campo de pruebas que utilice para demostrar que, ni en Poniente se debía temer tanto a los pretendientes Targaryen, ni estos debían confiar tanto en que el ejército dothraki les diera la victoria. Empecemos pues.

La situación del khalasar

En las últimas páginas de Juego de Tronos, se produce la toma y saqueo de la ciudad de los hombres cordero. Tras ello, Jorah Mormont apunta que, con la cantidad de esclavos que han conseguido, no les costará reunir en Meeren una flota lo suficientemente grande como para transportar el khalasar hasta los Siete Reinos.

—Casi todos los jinetes de Ogo consiguieron huir —dijo Ser Jorah—. Aun así, nos quedarán al menos diez mil cautivos.

«Esclavos —pensó Dany. Khal Drogo los llevaría río abajo, a alguna de las ciudades que se alzaban en la Bahía de los Esclavistas. Tenía ganas de llorar, pero se obligó a ser fuerte—. Esto es una guerra, así son las guerras, éste es el precio del Trono de Hierro.»

—Le he dicho al khal que debería ir a Meereen —dijo Ser Jorah—. Allí le pagarían mejor que en una caravana de esclavos. Illyrio dice en su carta que el año pasado hubo una epidemia, así que en los burdeles pagan el doble por chicas jóvenes que estén sanas, y el triple por niños de menos de diez años. Si suficientes niños sobrevivieran al viaje, tendríamos oro para comprar todos los barcos necesarios y contratar hombres que los tripulen.

Tomando como ciertas estas palabras, y suponiendo que todo transcurriera correctamente, el khalasar de Drogo, con sus 40.000 guerreros, habría encontrado en la bahía de los esclavos suficientes barcos como para trasladarse hasta los Siete Reinos. En este punto debemos plantearnos cuántas naves habrían hecho falta para transportar a este inmenso khalasar.

A partir de este tratado acerca de galeras en el S. XVI, y dado que las partes conocidas del Mundo de hielo y fuego se mueven en una suerte de edad mítica a medio caballo entre la Edad Media y el Renacimiento, asumiré que el nivel de desarrollo de las galeras estaría a la par. Más aún cuando las galeras han mantenido diseños y características bastantes similares a lo largo de varios siglos.

De acuerdo con el documento citado, las galeras podían llevar hasta una carga de 100 prisioneros. Lo cual me lleva a suponer que cada galera llevaría a un número similar de guerreros dothrakis.

Las galeras son uno de los medios de transporte favoritos para el comercio en la bahía de los esclavos por su facilidad para transportar personas. Pero también debemos tener en cuenta el transporte de los caballos y los suministros que garanticen la supervivencia del khalasar en los primeros compases de la campaña en Poniente.

Acudiendo nuevamente a los barcos disponibles a principios del Renacimiento, considero que los principales barcos de vela disponibles para el comercio en el occidente de Essos son barcos similares a las carracas. Las carracas en el S. XV eran capaces de transportar entre 200 y 600 toneladas de carga, dato que usaremos como referencia para las embarcaciones disponibles para el khalasar.

Dado que la Bahía de los esclavos se caracteriza por la gran afluencia de galeras, supongo que los barcos semejantes a las carracas serían reservados para el transporte de los caballos y suministros. A partir de aquí, me atrevo a tratar de elucubrar el tamaño aproximado y la composición de la posible flota que transportaría al khalasar.

En este sentido, dado que un caballo adulto mongol pesa aproximadamente 300 kg, su carga total sería entorno a 30.000.000 kg. Habría que sumar los 40.000 dothrakis que irían en estos barcos, que supongo, serían los guerreros, con un peso aproximado de 2.800.000 kg.

Si le añadimos el peso de los suministros, que calculo en unos 2.000.000 kg, obtenemos que se necesitarían unos 58 barcos capaces de transportar 600 toneladas. Seguramente serían algunos más dada la tripulación de los barcos y factores que he pasado por alto.

Después de todos estos liosos cálculos, en los que espero que no os hayáis perdido demasiado, considero que la flota que llevaría al khalassar hasta Poniente estaría formada por alrededor de 60 carracas (dónde irían guerreros, suministros y caballos), más un número aproximado de 300-400 galeras dónde iría el resto del khalasar. Tras esto pasaré a exponer la situación de Poniente en este mismo momento.

La situación en Poniente

Robert Baratheon, por Joshua Cairós

Nos movemos en un escenario en el cual la Guerra de los Cinco Reyes todavía no ha estallado. Poniente es un reino gobernado por un rey incompetente pero carismático que ha sabido mantener sus conquistas tras ascender al trono por la fuerza hace 15 años.

Puede que Robert ya no sea el bravo y apuesto guerrero que era hacer 15 años, pero sin dudad se trata de un rey querido, y su dominio sobre el reino es incontestable. En este sentido debemos plantearnos, ¿de qué fuerzas navales puede disponer Robert Baratheon ante un intento de invasión del khalasar de Khal Drogo?

Bien, en primer lugar, la flota real, estacionada en Desembarco del Rey, que, según datos de Choque de Reyes, cuenta con aproximadamente 47 galeras de guerra. A ellas habría que sumar las 80 galeras que se encuentran al mando de Stannis en Rocadragón. Esto nos hace un total de 127 galeras de guerra cercanas a la capital que podrían responder a la amenaza Dothraki en un tiempo bastante corto.

En segundo lugar, estaría la flota del Dominio, que tiene su principal base en el Rejo, y que cuenta con aproximadamente 200 barcos de guerra. A ellos que habría que sumar más de 1000 barcos de otros tipos.

La última gran flota del reino es la flota de las Islas del Hierro. Cuenta con 100 barcoluengos de guerra totalmente equipados y con tripulaciones expertas.

Finalmente cabría añadir las flotas menores de Dorne y las Tierras de Occidente, además de los barcos que pudieran reunir tanto Puerto Blanco en el Norte como Puerto Gaviota en el Valle de Arryn. Daré entonces a esta flota una cantidad aproximada de 160 barcos de guerra.

Si sumamos todos los navíos de guerra, nos encontramos con que el rey Robert contaría con una flota a su disposición de (aproximadamente) 587 barcos de guerra. Podemos plantearnos que una posible vuelta de los Targaryen haría que casas como la Martell fueran reticentes a aportar sus naves a la Corona, o que incluso los Greyjoy se plantearan una nueva rebelión.

Pero el panorama es enfrentarse a una horda dothraki devastando la corona. Sumado a la imponente presión que haría tener a la flota de los Siete Reinos reunida, harían, en mi opinión, que las principales casas entregaran gustosamente (u obligados) la mayor parte de sus fuerzas navales a la misión de defender Poniente.

La batalla del Mar Angosto

Tras exponer las fuerzas de ambos bandos, queda analizar cómo serían los momentos previos a la batalla y el desarrollo de la misma En primer lugar, la flota dothraki, tras partir de la Bahía de los Esclavos, debería hacer varias escalas para poder proyectar un Desembarco en Poniente.

Atendiendo a los viajes por Essos de varios personajes de la saga, entre ellos Tyrion, considero que la primera escala sería Volantis, a la que seguiría necesariamente Lys y posiblemente Tyrosh. Debemos tener entonces en cuenta que la flota de dothraki no es una rápida flota de guerra, sino que es una lenta flota dedicada al transporte de un gigantesco ejército, y que por lo tanto se desplazaría despacio, o al menos más despacio que las noticias.

Tengamos en cuenta tanto los tiempos de viaje entre la bahía de los Esclavos y el sur de Poniente, que calculo en varios meses. También las redes de espionaje ponientis en Essos, sumándole la información obtenida a través del comercio. Por ello en Desembarco del Rey tendrían noticias de las intenciones de Daenerys varias semanas antes de que su flota estuviera en disposición de ejecutar un desembarco en algún lugar del sur de Poniente.

Nos encontramos entonces con que para cuando la flota de Daenerys llegara al sur de Poniente, se encontraría allí ya la flota real. La cual estaría compuesta por 600 barcos de guerra, dirigida seguramente tanto por el maestro estratega naval Stannis Baratheon, como quizás por el maestro marinero Victarion Greyjoy y Paxter Redwyne.

Para hacer frente a esta imponente fuerza, Daenerys contaría con una flota de transporte de aproximadamente 450 navíos. Habría que añadir las galeras mercenarias que podría haber reclutado en las ciudades libres del sur de Essos, comandada en el mejor de los casos por un capitán mercenario que en ninguna circunstancia podría igualar las habilidades del almirantazgo Ponienti.

La batalla sería entonces una carnicería. La mayoría de los barcos de la flota Dothraki serían hundidos por los superiores barcos de guerra ponientis.

Y aún en los casos en los que se entablaran combates, estos serían muy desiguales. Pues se enfrentarían marineros acostumbrados al mar contra guerreros nómadas que temen el agua y que pierden cualquier ventaja táctica en un espacio que no les permite utilizar su velocísima caballería ligera.

La flota Targaryen-Dothraki sería aplastada antes de que un solo dothraki pusiera poner un pie en tierra. Y lo que sobreviviera se dispersaría rumbo a las ciudades de Lys, Tyrosh y Volantis.

En definitiva, y a colación de lo expuesto, considero que en ningún momento Daenerys Targaryen y el Khalasar de Khal Drogo fueron una amenaza real, o al menos con potencial, para el reinado de Robert Baratheon.