Trono en Juego de Tronos

El año pasado en Los Siete Reinos os contamos que realmente existe una versión canon del Trono de Hierro en el Mundo de hielo y fuego, con notables diferencias frente a la versión de la adaptación Juego de Tronos de HBO. Hoy os vamos a contar, gracias a un descubrimiento del amigo zionius en reddit, que hubo un primer diseño original también diferente del asiento de los reyes de Poniente. 

El Trono en la serie Juego de Tronos

La primera imagen del Trono de hierro apareció en 1996, en la portada de la edición estadounidense de Juego de Tronos, obra de Tom Hallman. Lo curioso es que se parece mucho más a la versión de la serie de HBO que al “Trono canon” de las novelas.

376178_600

Este primer Trono era tan canon que Bantam Random House, la editorial que publica a George R.R. Martin, realizó una réplica a escala real para una feria en 1996. Y el mismo autor de la obra se sentó en él.

Martin sentado en el primer diseño del Trono de hierro

Pero la primera versión canónica que fue referente para los fans de la saga fue la realizada por Michael Komarck en 2003. Hasta que apareció la serie Juego de Tronos en 2011 de hecho era la única ilustrada al detalle. Y de nuevo, nos llama la atención que es más parecida al diseño de la producción de la HBO que a la versión canon de las novelas, especialmente por su reducido tamaño.

Jaime en el Trono, por Michael Komarck

Por cerrar el artículo, os compartimos la imagen que para George es canon del Trono, obra de Marc Simonetti con sus 50.000 espadas, y sus palabras sobre el mismo.

Marc ha llegado más cerca de nadie a capturar el Trono de Hierro como me lo imagino que ningún otro artista. Desde ahora, ESTA será la referencia que daré a cualquier otro artista que tenga que hacer una escena en el Salón del Trono. Este Trono de Hierro es colosal. Feo. Asimétrico. Es un trono hecho por herreros que martillearon espadas medio fundidas, rotas y torcidas de las manos de hombres muertos o enemigos rendidos…un símbolo de conquista…tiene las escaleras que describo, y la altura. Desde arriba, el rey domina el Salón del Trono. Y hay miles de espadas en él, no solo unas pocas.

Este Trono de Hierro da miedo. Y no es para nada un asiento cómodo, justo como quería Aegon.

El Trono de Hierro “canon” por Marc Simonetti