Si pensamos en Juego de Tronos o en Canción de hielo y fuego seguro que nos viene rápidamente a la cabeza un objeto: el Trono de Hierro, donde se sienta el Rey de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señor de los Siete Reinos y Protector del Reino. Pero el Trono de la serie no es el de los libros, e incluso en las novelas hay diferentes ilustraciones, así que hoy nos preguntamos (aunque ya comentamos el tema en el pasado): ¿existe una versión “canon” del Trono de Hierro?

El Trono de Hierro más conocido es el que aparece en la serie Juego de Tronos. Formado por un elevado número de espadas fundidas gracias al fuego del dragón Balerion, es descrito como incómodo. Está subido a unas escaleras, pero no es mucho más alto que una persona.

Una versión de ese Trono es la que podemos ver habitualmente en exposiciones, conferencias y eventos vinculados a la serie de televisión. Si eres fan de Juego de Tronos, probablemente tengas una foto en un Trono como el de la serie.

El Trono de Hierro en Madrid en 2012

Sin embargo, el Trono de hierro descrito en los libros es diferente. Es muchísimo más grande, con unas dimensiones que parecían poco posibles para hacer en televisión – o al menos de hacer un Trono “portátil” de merchandising con él.

Viserys I en el Trono, por Karla Ortiz

Pero entonces nos podemos preguntar: ¿hay una imagen que podríamos considerar “canon” del Trono de hierro en las novelas? La respuesta es que sí, como os contamos hace siete años en Los Siete Reinos, pues George R.R. Martin dio instrucciones específicas de cómo hacer el Trono de Hierro a Marc Simonetti para realizar una ilustración del Calendario de hielo y fuego de 2013. El primer resultado fue el siguiente:

Primera versión del Trono de Hierro, por Marc Simonetti

Pero a Martin no le convenció: lo explicó el propio Simonetti en una entrevista. Las espadas eran demasiado largas y él quería que el propio Trono fuera más grande y más diferente del de la serie de televisión. Además, las espadas no debían tener guardia, ya que era solo la hoja la que fundida por el fuego de dragón. Marc al principio puso literalmente 1000 espadas en el Trono, dice que las contó una a una. Aún así, el Trono seguía siendo pequeño.

Pero finalmente, tras una serie de correos electrónicos con George R.R. Martin, llegamos a la versión definitiva, que presenta unas 50.000 espadas. Esto decía el autor de la saga de él:

Marc ha llegado más cerca de nadie a capturar el Trono de Hierro como me lo imagino que ningún otro artista. Desde ahora, ESTA será la referencia que daré a cualquier otro artista que tenga que hacer una escena en el Salón del Trono. Este Trono de Hierro es colosal. Feo. Asimétrico. Es un trono hecho por herreros que martillearon espadas medio fundidas, rotas y torcidas de las manos de hombres muertos o enemigos rendidos…un símbolo de conquista…tiene las escaleras que describo, y la altura. Desde arriba, el rey domina el Salón del Trono. Y hay miles de espadas en él, no solo unas pocas.

Este Trono de Hierro da miedo. Y no es para nada un asiento cómodo, justo como quería Aegon.

El Trono de Hierro “canon” por Marc Simonetti