Mandatory Credit: Photo by Jose Mendez/Epa/REX/Shutterstock (8462326b) Us Writer George R R Martin Attends a Press Conference During the 30th Edition of the Guadalajara International Book Fair (fil) in Guadalajara Mexico 02 December 2016 Mexico Guadalajara Mexico Literature - Dec 2016 US writer George R.R. Martin attends a press conference during the 30th edition of the Guadalajara International Book Fair (FIL), in Guadalajara, Mexico, 02 December 2016.

George R.R. Martin ha sido muy crítico con adaptaciones a televisión y cine de grandes novelas. Nunca se ha manifestado contra Juego de Tronos, entre otros motivos por su vinculación contractual con HBO; pero hay quien ha visto algunos “recados” en Fuego y Sangre. El libro fue publicado después de que GRRM dejara de hacer guiones y participar en la producción de la serie de manera activa y antes del final de Juego de Tronos. Vamos a ver estas posibles “puyitas” del autor.

La distancia entre Invernalia y el Muro

En el penúltimo capítulo de la séptima temporada de Juego de Tronos, Daenerys volaba de Rocadragón a Más Allá del muro en muy pocas horas para socorrer la expedición liderada por Jon. Sabemos que en el Poniente de los libros eso no es posible: ya hemos hablado de las diferencias en las dimensiones de El mundo de hielo y fuego con respecto al planeta donde sucede Juego de Tronos.

Pero en Fuego y Sangre, el libro publicado y terminado de escribir tras esta séptima temporada de la serie, Martin escribía lo que parecía una confirmación de que Invernalia está muy lejos del Muro volando. Por tanto, ni hablemos de lo que se tardaría desde un lugar mucho más meridional como Rocadragón. 

En el Norte, la reina Alysanne se impacientó por tanta espera y decidió pedir venia para abandonar Invernalia durante un tiempo y visitar a los hombres de la Guardia de la Noche en el Castillo Negro. La distancia era considerable, aun volando

Un muro mágico

El Muro de hielo es mágico: al parecer no permite el paso a través de él de seres también mágicos. Aún así, nos queda la duda de cómo pudieron atravesarlo los lobos huargos de los Stark o los propios espectros que atacan a la Guardia de la Noche en Juego de Tronos; aunque hay varias teorías al respecto que involucran a Cuervo de Sangre o la propia invitación por parte de los hermanos negros.

En cualquier caso, parece que Martin quiso dejar claro en Fuego y Sangre que criaturas mágicas como los dragones no tenían la capacidad de cruzar el Muro. Y lo hizo pocas páginas después de la mención anterior a las distancias. Parece claro que las escribió en poco margen de tiempo, sabiendo además que fue la sección del libro en la que trabajaba entre 2017 e inicios de 2018, tras la séptima temporada.

«Tres veces sobrevolé con Ala de Plata el Castillo Negro y tres veces traté de conducirla al norte, más allá del Muro —escribiría Alysanne a Jaehaerys—, pero siempre viraba hacia el sur y se negaba a seguir. Jamás pensé que rehusara llevarme adonde yo desease. Me reí al aterrizar para que los hermanos negros no se dieran cuenta de que estaba desconcertada, pero me preocupó y continúa preocupándome.»

Advertencia para jovencitas

Ya hemos hablado de la biblioteca del Mundo de hielo y fuego, pero hay un libro nuevo que descubrimos en Fuego y Sangre que es maravilloso. Parece el clásico panfleto de recomendaciones morales frente a perversiones eróticas pero tiene un giro interesante. Así es descrito Advertencia para jovencitas:

No disponemos de manera alguna de constatar la veracidad de su historia, ni siquiera de saber si fue en realidad la autora de ese libro infame (algunos argumentan, con razón, que el texto tiene diversos autores, porque el estilo de la prosa varía en gran medida de un episodio a otro).

Hay quien ve en Reddit en esta referencia episódica una puya a Juego de Tronos. Pero mucho más clara es esta crítica a las adaptaciones, sin entrar a valorar si tiene algo que ver con la HBO:

Los maestres copistas de la Ciudadela reciben una formación muy estricta para reproducir los originales palabra por palabra, pero hay muy pocos escribas en el mundo que sean tan disciplinados; estos septones, septas y Hermanas Sagradas eliminan o alteran los pasajes que les parecen ofensivos, obscenos o teológicamente erróneos a medida que copian e iluminan los libros de la Fe. Como prácticamente todo el contenido de Advertencia para jovencitas es obsceno, probablemente no lo transcribieron maestres, septones ni septas. Dado que tenemos conocimiento de cientos de ejemplares (aunque Baelor el Santo quemó otros tantos), los escribas encargados de copiarlo fueron probablemente septones expulsados de la Fe por beber, robar o fornicar; estudiantes fracasados de la Ciudadela sin cadena; plumas contratadas en las Ciudades Libres, o titiriteros, los peores de todos. A falta del rigor de los maestres, estos escribas se tomaban en muchas ocasiones la libertad de «mejorar» los textos que copiaban; los titiriteros, en concreto, son muy dados a esta práctica.
En el caso de Advertencia para jovencitas, tales «mejoras» consistían principalmente en añadir episodios de depravación y modificar los ya escritos para que fueran más sórdidos y lascivos. Con los años, a medida que se sucedían las modificaciones, cada vez era más difícil distinguir el texto original, hasta tal punto que ni siquiera los maestres de la Ciudadela llegaban a un acuerdo sobre el título del libro, como se ha mencionado anteriormente.

Los escritores de Advertencia para jovencitas adaptaron una historia existente, pensaron que podían mejorarla con cambios innecesarios y acabaron haciendo un trabajo popular pero culturalmente más vacío. ¿A alguien le suena?