No os habíamos transmitido aún una triste noticia de finales del mes de noviembre. Bart II, el oso que representó en la ficción al animal contra el que luchan Brienne y Jaime en la tercera temporada de Juego de Tronos, falleció hace unas semanas. Y aparte de lamentar su muerte, mencionaremos por qué fue tan especial para la producción.

Gracias al mismísimo Bryan Cogman, nuestro guionista predilecto de Juego de Tronos, hemos descubierto que Bart II falleció hace algunas semanas. El oso también había aparecido en películas Dr. Dolittle 2Into the WildWe Bought a Zoo.

Rodar con Bart II fue uno de los elementos más curiosos de Juego de Tronos. Sus escenas fueron las únicas de la serie rodadas en Estados Unidos, ya que el animal por motivos evidentes no se podía desplazar hasta los estudios de la HBO en Belfast.

Por si fuera poco, tuvo la deferencia de ser nombrado como estrella invitada en los títulos de crédito en la serie, un honor solo a la altura de actores de postín como Diana Rigg, Ian McShane, Jonathan Pryce, Roy Dotrice, Max von Sydow o Donald Sumpter. Y es que Nikolaj Coster Waldau (Jaime Lannister) le calificó como una diva por cómo pedía que le aplaudieran para poder actuar.

Se nos ha ido el plantígrado de El oso y la doncella, pero Bart II vivió una larga y buena vida de 21 años y nos dejó un momento espectacular en la serie. Descanse en paz.