Llega hoy una mala noticia. El perro Odin, que fue el cachorro de lobo huargo Verano en una de las primeras escenas – y más célebres – de Juego de Tronos, ha fallecido. Así lo ha comunicado GoT Direwolves.

El perro Odín representó por pantalla a un cachorro de lobo huargo en una de las más importantes escenas de Juego de Tronos, en su primer episodio. Los niños Stark encuentran una loba huargo muerta por un asta de venado que ha dejado huérfanos a seis lobos (uno albino), uno para cada joven Stark. Odin, concretamente, fue el que representó a Verano en esa escena.

Esta escena es capital para la saga: este momento del primer capítulo de Bran, tras la decapitación que inicia la secuencia, la primera imagen que se le ocurrió a George R.R. Martin sobre Poniente. De ahí nace todo Canción de hielo y fuego.

Odin llevaba un tiempo con cáncer pero ha vivido una larga vida y participó en muchos eventos con fans a lo largo de estos años. Descanse en paz.