martin_pequeDurante su obra, Canción de Hielo y Fuego, y la adaptación para TV, Juego de Tronos, Martin se ha dado a conocer como un autor al que no le tiembla el pulso a la hora de “matar” a personajes importantes para la historia.

Eddard y Robb Stark, Joffrey y Robert Baratheon, y un sin fin más de personajes que en otras obras sería muy difícil de ver morir, mucho menos al comienzo de esta. Sin embargo, Martin asegura que la inspiración para este tipo de acontecimientos le llegó muchos años antes… leyendo El Señor de los Anillos. 

Martin asegura en una entrevista para PBS, que cuando comenzó a leer la saga de Tolkien a los 13 años, se sintió un poco desconcertado, ya que no había “peleas o serpientes gigantes”, sin embargo, continuó leyendo y cuando llegó a Moria, se dio cuenta de que “este era el mejor libro que había leído”.

¡Y luego Gandalf muere! No puedo explicar el impacto que tuvo sobre mí a los 13 años. No puedes matar a Gandalf. Quiero decir, Conan no murió en los libros de Conan , ¿sabes? Tolkien acaba de romper esa regla, y lo amaré por siempre por eso.

En el momento en que matas a Gandalf, el suspenso de todo lo que sigue es mil veces mayor, porque ahora cualquiera podría morir. Por supuesto, eso ha tenido un profundo en mi propia voluntad de matar personajes en un abrir y cerrar de ojos.

George R.R. Martin

La referencia es aún más interesante porque Martin ha comentado abiertamente que no le pareció un acierto traer a Gandalf de la “muerte”.

Nunca me gustaron tanto Gandalf el Blanco como Gandalf el Gris, y nunca me gustó que volviera. Creo que hubiera sido una historia aún más fuerte si Tolkien lo hubiera dejado muerto.

George R.R. Martin