Jon Snow and Ghost by guillemhp on deviantART

Seguimos esta serie de ensayos centrados en los mayores protagonistas de la historia creada por George R.R. Martin. Estos textos son obra de la periodista colombiana Juliana Vargas, responsable de los extraordinarios ensayos sobre Influencias literarias de Canción de hielo y fuego. Esta semana es el turno del Héroe, el bastardo que era un rey y volvió a la vida: Jon Nieve.

El hombre-lobo, el sabueso infernal

ASOIAF - Jon Snow by pulyx on DeviantArt
ASOIAF – Jon Snow by pulyx on DeviantArt

Ensayo obra de Juliana Vargas 

Era un hombre; luego un lobo; luego, un hombre otra vez. Pero las calaveras también estaban presentes, lo rodeaban”.

 Jon Nieve nació sobre una cama llena de sangre y rosas azules. Jon Nieve nació bajo la protección de los mejores caballeros de la Guardia Real. Jon Nieve nació gracias al sacrificio de su madre, que se acercó demasiado a un sol y se cascó para poder dar a luz. Sin embargo, nada de esto lo sabe Jon. No sabe de su grandeza ni de su destino, y es mejor así, de lo contrario, su vida peligraría y, sobre todo, no podría convertirse en un héroe específico:

Cuando sangre la estrella roja y reine la oscuridad, Azor Ahai volverá a nacer entre el humo y la sal para despertar a los dragones de piedra”.

Si es un héroe y un salvador, mejor callarlo. Mejor hacerlo bastardo, que nadie se entere. Que él mismo crea lo poco a lo que puede aspirar. Que se llame “Jon”, como tantos otros en Poniente; que se apellide “Nieve”, como tantos otros niños norteños sin padres. Que sufra como bastardo; que no sueñe, porque a los bastardos les está prohibido soñar; que sea melancólico.

Ser Allister Throne y Jon Nieve
Ser Allister Throne y Jon Nieve

De hecho, hagamos de él un muchachito sin honor ni bravía. Hagamos de él un chico sin empatía. Un bastardo con ínfulas de señor, en medio de una Guardia de la Noche en la que se supone que todos son iguales, sean ladrones, violadores o nobles.

“—No. Te detestan porque te comportas como si fueras mejor que ellos. Te miran y ven a un bastardo criado en un castillo que se comporta como un señor. No eres ningún señor. Recuérdalo. Tu apellido es Nieve, no Stark. Eres un bastardo y un matón.

—¿Yo? ¿Matón, yo? Fueron ellos los que me atacaron. Los cuatro.

—Cuatro muchachos a los que habías humillado en el patio. Cuatro muchachos que seguramente te tienen miedo (…) No les dejas nada. Los avergüenzas. ¿Te sientes orgulloso de eso?”.

Hagamos de él un niño asustadizo e inseguro al que le falta una figura materna. En suma, hagamos de Jon Nieve no más de lo que es: un mero bastardo. Un bastardo que, no obstante, tiene un peculiar potencial. Así lo vio el Lord Comandante Jeor Mormont, y por ello lo honró con la espada ancestral de acero valyrio de la Casa Mormont: Garra. Por ello es que Jon asume los votos de la Guardia de la Noche y jura vivir bajo sus reglas.

Los hombres de la Guardia de la Noche saben que sólo su coraje separa el Reino de la oscuridad, saben que no deben tener lealtades divididas. Por esa razón, juran no tomar esposa ni tener hijos. Pero eso no significa que no hayan tenido hermanos, padres o madres, así que también juran no tomar partido en las batallas que se presenten en Poniente. Allá los nobles con sus disputas insulsas, a los Guardias de la Noche les preocupan cosas más primordiales.

jon sam

Así es como Jon se esconde bajo una Hermandad olvidada y una capa negra y raída. Que nadie escuche, que nadie sepa. Que sólo los cuervos controlados por dioses lo griten, y todo parezca locura.

“—Maíz —decía—. Rey. Nieve, Jon Nieve, Jon Nieve. —Era extraño; Jon no recordaba que el pájaro hubiera pronunciado nunca su nombre completo”.

Incluso, que Jon flaquee, que Jon caiga, que sea tentado. Cuando Ned Stark es ejecutado, Jon abandona su guardia y sus compañeros son quienes lo salvan. Cuando conoció el amor, también estuvo a punto de dejar todo atrás por Ygritte, por una salvaje, por un enemigo de la Guardia y los Siete Reinos.

También tiene un corazón naturalmente noble, quiere hacer el bien, ser justo, y llegar a convertirse en un hombre tan honorable como su padre. Protegió al cobarde de Samwell Tarly cuando se unió a la Guardia. Cuando, junto a unos exploradores, atacaron a un grupo de salvajes, no fue capaz de ejecutar a Ygritte. En el momento en el que los salvajes le ordenaron matar a un viejo, se negó porque “quien dicta la sentencia debe blandir la espada”.

Jon Nieve, el verdugo

Es un bastardo, un matón y un traidor; pero, al mismo tiempo, es un Stark más y, de hecho, el más parecido a Eddard. ¿Qué ocurre cuando seguir el código moral de su padre es, precisamente, la decisión incorrecta? Cuando Jon quiso abandonar la Guardia por Robb o Ygritte, el dilema moral de Jon residía en irse o quedarse. Mantener sus votos era la respuesta moral y clara en ambos casos.

En cambio, cuando Jon asciende a Lord Comandante de la Guardia de la Noche, la cuestión radica en cómo debe usar su poder. Esta vez, la cuestión no es escoger entre la Guardia y sus deseos egoístas, sino entre la Guardia y sus deseos nobles. Alguna vez, el Lord Comandante Jeor Mormont le dijo “el mundo está lleno de personas que quieren ayuda, pero la Guardia de la Noche tiene otras peleas que pelear”.

Jon desobedeció, y por eso murió. No se puede tener todo: defender el Muro, proteger a los salvajes, hacerle entender a tus hermanos que acoger a quienes están al otro lado es lo mejor, de forma subrepticia ayudar a Stannis a matar a los Bolton, inmiscuirse en las guerras del Norte cuando juraste dejar atrás tu pasado, salvar a cada niño desprotegido aun si eso significa poner en peligro la neutralidad de la Guardia de la Noche.

jon snow muerte

O eres el Lord Comandante, o eres un niñito con sueños infantiles. Los guardias que mataron a Jon gritaron “¡Por la Guardia!” mientras lo apuñalaban. Bien pudieron haber dicho “¡Por la República!”, porque, en efecto, Jon puso en peligro la estabilidad de la Guardia de la Noche. “Ya no tienes medios-hermanos Stark, ya no tienes un Norte, ya no le debes nada a ningún rey, ni a Stannis. Te dejas influenciar por tu pasado, y nos pones a todos en peligro”, fue lo que le susurraron cada una de sus puñaladas.

Y con los dilemas de Jon sin resolver, llega la muerte. Lo último que pensó fue “Fantasma” y “tienes que clavarla por el extremo puntiagudo”, como si fueran el preludio del regreso de un héroe que tendrá que abandonar su humanidad para elevar una llama en contra del Invierno.  El salvaje Varamyr alguna vez pensó que vivir dentro de Fantasma luego de morir era una “segunda vida digna de un rey”, y así fue como Jon vivió dentro de su lobo huargo mientras estuvo muerto.  Este salvaje también recordó: “Dicen que se olvida todo. Cuando muere la carne del hombre, su espíritu vive dentro de la bestia, y la bestia es cada vez menos cambiapieles y más lobo”, y así fue que Jon Nieve volvió más hombre-lobo, más sabueso infernal que hombre.

Pero algo así es lo que Poniente necesita si quiere sobrevivir al Invierno. Un hombre criado como bastardo, un matón, un traidor y un sabueso infernal es el legítimo heredero al Trono de Hierro, pero también es el único hombre mitológico y héroe legendario capaz de liderar a la humanidad cuando caiga la Larga Noche.

Es el príncipe que nos fue prometido; suya es la canción de hielo y fuego”.