Alayne Piedra, por Yulia Nikolaeva

Cerramos con la segunda y última parte de este sensacional ensayo que iniciamos la semana pasada. El texto, obra de Eliana (Glass Table Girl) y publicado originalmente en Wars and Politics of Ice and Fire, explora la historia de Sansa Stark y el lenguaje marcial que tiene su trama.

Bailando con lobos: analizando el lengua marcial en la historia de Sansa (2ª parte)

8c345d994a8121086df3ee1b3241c170-search-by-image-sansa-stark

A través del corazón

La habilidad de Sansa para ver las vulnerabilidades y deseos ajenos es parte intencionada de su caracterización. La facilidad natural que tiene para identificarlas y usarlas para su ventaja le convierten en un estudiante perfecto de Meñique.

Volviendo al primer capítulo de Sansa en Festín de Cuervos, vemos a Meñique obsequiar a Nestor Royce con las Puertas de la Luna. Lo primero, Meñique lo muestra como muestra del aprecio de Lysa Arryn.

Abrió el arcón, sacó un pergamino y se lo tendió a lord Nestor—. Tomad, mi señor. Es una prueba del afecto que os profesaba mi señora.

Sansa observó como Royce desenrollaba el pergamino.

—Esto es… Esto es muy inesperado, mi señor.

La niña se sobresaltó al ver lágrimas en sus ojos.

—Inesperado, pero no inmerecido. Mi señora os tenía en más estima que a ninguno de sus vasallos. Me dijo que erais su roca.

—Su roca. —Lord Nestor se sonrojó—. ¿De verdad dijo eso?

—Muchas veces. Y esto —añadió señalando el pergamino con un gesto— es la prueba.

—Me… Me alegro de saberlo. Sé que Jon Arryn valoraba mis servicios, pero lady Lysa… Se burló de mí cuando vine a cortejarla, y me temía… —Lord Nestor frunció el ceño—. Aquí veo el sello de Arryn, pero la firma…

Vemos a Nestor dudar sobre si aceptar la oferta un momento. Reconoce su valor pero duda debido a que podía sentir que Lysa quizás no deseaba realmente que Nestor tuviera las Puertas de la Luna. Incluso termina cuestionando la validez del documento por la firma de Meñique, y entiende el significado de esto diciendo:

Es una gran… deferencia por vuestra parte, mi señor. Y no os falta valor. Hay quien dirá que esto no es apropiado, y os culparán por hacerlo. El cargo de Guardián nunca ha sido hereditario.

La primera frase que Nestor no termina nos muestra lo que quería: Nestor se sentía mal por cómo Lysa se burló de él y si “temía” algo significa que Nestor tenía algo que perder con respecto a las Puertas de la Luna. Nestor las quería.

nestor_royce_by_chris_dien
Nestor Royce, por Chris Dien

Tras dudar con el regalo y revelar el valor de las Puertas al lector, Nestor admite que las quería:

—Cierto. —Lord Nestor apretó el pergamino con fuerza—. No diré que no albergaba esperanzas de que llegara este momento. Mientras lord Jon gobernó el reino como mano, sobre mis espaldas recayó el deber de gobernar el Valle en su nombre. Hice todo lo que fue nece- sario, y nunca pedí nada para mí, pero ¡por los dioses que me he ganado esto!

—Así es —convino Petyr—, y lord Robert duerme más tranquilo sabiendo que siempre estáis ahí, que tiene un amigo fiel al pie de la montaña. —Alzó la copa—. Brindemos, mi señor. Por la casa Royce, Guardianes de las Puertas de la Luna… ahora y siempre.

Poco después de que Nestor Royce marche, Meñique detiene a Sansa para explicarle el significado de la escena. Lidera su lección con una pregunta: ¿ves las maravillas que pueden hacerse con mentiras y dorado del Rejo? Y Sansa, la diligente pupila, responde:

—Le habéis entregado las Puertas de la Luna a lord Nestor para aseguraros su apoyo.

—Cierto —reconoció Petyr—, pero nuestra roca es un Royce, o lo que es lo mismo, un hombre demasiado orgulloso y susceptible. Si le hubiera preguntado su precio, se habría hinchado como un sapo, furioso ante la afrenta que eso supondría para su honor. Pero así… No es completamente idiota, pero las mentiras que le he servido eran más dulces que la verdad. Quiere creer que Lysa lo tenía en mayor estima que a sus otros vasallos. Al fin y al cabo, uno de ellos es Yohn Bronce, y Nestor es demasiado consciente de que desciende de una rama menor de la casa Royce. Quiere algo más para su hijo. Los hombres de honor hacen por sus hijos cosas que jamás se plantearían hacer por sí mismos.

—La firma… —Sansa asintió—. Podríais haberle pedido a lord Robert que pusiera la firma y el sello, y sin embargo…

—… he firmado yo mismo como Lord Protector. ¿Por qué? —Porque así… si os deponen… o… si os matan…
—Los derechos de lord Nestor sobre las Puertas no serán tan incuestionables. Te aseguro que no se le ha escapado. Has sido muy lista al darte cuenta. Aunque no más de lo que esperaba de mi propia hija.

La última parte es en la que Meñique ata la posesión de Nestor al poder de Petyr es la marca propia de estratagema de Meñique. Pero esto nos resulta familiar, pues hemos visto a Sansa instintivamente hacer lo mismo en Desembarco del Rey.

Meñique, por Mark Evans
Meñique, por Mark Evans

Como Sansa hizo con Tyrion y Joffrey, Meñique apela a las aspiraciones personales de Nestor y su propia imagen. Como Joffrey quería ser visto como astuto y Tyrion como bondados, Nestor quiere ser visto como un banderizo “valioso”, cuya lealtad y servicio le pone por encima de la otra rama de su casa, la de Yohn Bronce Royce.

Como Sansa pintó el castigo a Dontos como algo más cruel que la rápida misericordia de la muerte, Meñique pinta el regalo de las Puertas a Nestor como si se lo hubiera ganado, así como un impulso a su familia.

– Brindemos, mi señor. Por la casa Royce, Guardianes de las Puertas de la Luna… ahora y siempre.

—¡Sí, ahora y siempre!

Diciendo “ahora y siempre”, Meñique insiste en la idea de que es un honor no sólo para Nestor Royce sino que beneficiará a su familia en las generaciones siguientes. Meñique dice que “hombres de honor harán cosas por sus hijos que nunca considerarían hacer para ellos mismos”, mostrando cómo se apoyó en las aspiraciones de Nestor para con su familia para superar a las otras ramas en prestigio (y aludiendo, para nosotros lectores, al sacrificio de Ned Stark para salvar a sus hijas).

Meñique

Sansa inmediatamente descubre la lección de las maravillas que se pueden hacer con “mentiras y dorado del Rejo”. Cuando Meñique le pide ser Alayne, ella responde diciendo que solo pretenderá ser Alayne. Meñique entonces repite su ruego.

Eres Alayne, y tienes que ser Alayne todo el tiempo. —Le puso dos dedos en el pecho, a la izquierda—. Incluso aquí. En tu corazón. ¿Serás capaz? ¿Puedes ser mi hija, de corazón?

—Pues… —«No lo sé, mi señor», estuvo a punto de decir, pero no era lo que él quería oír. «Mentiras y dorado del Rejo», pensó—. Soy Alayne, padre. ¿Quién si no?

Lord Meñique le dio un beso en la mejilla.

—Con mi cerebro y la belleza de Cat, el mundo será tuyo, cariño. Venga, vete a la cama.

El texto finalmente nos muestra a Sansa pensando su respuesta, en lugar de hacerlo instintivamente, lo que muestra que ella es consciente ahora de cómo apela a lo que la gente quiere oír. A primera vista, parece que sólo repite como un loro lo que Meñique quiere oír como un estudiante repitiendo la lección. Pero llamando a Meñique “padre” en lugar de responder solamente “sí”, Sansa le da exactamente lo que quiere.

GRRM sobre los sentimientos de Meñique hacia Sansa:

A veces él ve a Sansa y ve a la hija que nunca tuvo, la hija que pudo tener con Cat…Pero otras veces él se aleja de eso y es menos Petyr y más Meñique, y ella es solamente otra pieza del juego de tronos. Y otras veces, no es la hija de Cat, sino Cat de joven. Su fantasía adolescente de vuelta

Aunque el resto de partes de la cita son evidentes sobre el resto de maquinaciones de Meñique, vemos que Sansa acierta de pleno al llamar a Meñique “padre”. Su respuesta no es solamente buena. Ve en Sansa “mi cerebro y la belleza de Cat”, como si Sansa fuera una creación de tanto Petyr como Catelyn, como si Sansa hubiera heredado su inteligencia del propio Meñique y fuera de su semilla.

Catelyn, por Mark Evans
Catelyn, por Mark Evans

Finalmente, el capítulo termina enseñándonos cómo Sansa realmente ha aprendido las lecciones de mentiras y dorado del Rejo cuando tranquiliza a Robert Arryn:

—Vale. —Se acurrucó contra ella y le apoyó la cabeza en el pecho—. Alayne… ¿Ahora eres tú mi mamá?

—Supongo que sí —respondió.
Mentir no era malo si se hacía con buena intención.

La mejor defensa es…

A PARTIR DE ESTA PARTE DEL ENSAYO, HAY SPOILERS DEL CAPÍTULO DE SANSA DE VIENTOS DE INVIERNO

 

El primer capítulo de Alayne de Vientos de Invierno muestra a Sansa usando la cortesía de manera diferente a antes. Mientras habla con Myranda Royce, la risa de las chicas atrae la atención de Lyn Corbray, alguien que Sansa sabe que es controlado por Meñique:

“Bien golpeado, Ser Lyn”. Alayne le comentó. “Aunque temo que hayas dejado sin sentido al pobre Ser Owen.” Corbray volvió la mirada hacia su rival. que estaba siendo ayudado a salir del patio por su escudero. “No tenía mucho sentido antes, o no me hubiera retado”.

Hay verdad en ello, pensó Alayne, pero algún demonio travieso estaba en ella esa mañana, así que decidió darle a Ser Lyn una estocada de su propia medicina. Sonriendo dulcemente, dijo: “Mi lord padre me ha dicho que la nueva mujer de tu hermano está en cinta.”

Corbray le dirigó una oscura mirada. “Lyonel manda sus disculpas. Él se encuentra en Hogar con la hija de un vendedor, esperando a que su barriga crezca como si fuera la primera vez que dejara a una moza embarazada.”

Oh, es una herida abierta, pensó Alayne. La primera mujer de Lyonel Corbray no le había dado más que frágiles y enfermos bebés que murieron en su infancia, y durante todos esos años Ser Lyn se había mantenido como heredero de su hermano. Cuando la pobre mujer finalmente murió, sin embargo, Petyr Baelishhabía aparecido para arreglar un nuevo matrimonio para Lord Corbray. La segunda Lady Corbray tenía dieciséis años, la mujer de un rico comerciante de Puerto Gaviota. Había venido con una inmensa dote y los hombres decían que ella era alta, robusta, una chica sana con grandes tetas; y buenas y anchas caderas. Y fértil también, parecía. “Todos rezamos a la Madre para que conceda a Lady Corbray un parto fácil y un niño sano”, dijo Myranda.

Alayne no pudo reprimirse. Sonrió y dijo: “Mi padre siempre está encantado de estar al servicio de uno de los más leales banderizos de Lord Robert. Estoy seguro de que estaría encantado de concertar otro matrimonio para ti también, Ser Lyn.”

“Qué amable de su parte”, los labios de Corbray se volvieron en algo que parecía una sonrisa, aunque le dio a Alayne un escalofrío. “¿Pero qué necesidad tengo de herederos si no tengo tierras y voy a permanecer así, gracias a nuestro Lord Protector? No, di a tu señor padre que no necesito ninguna de sus mulas de crianza”.

El veneno de su voz era tan denso que por un momento casi olvidó que Lyn Corbrayera el títere de su padre, comprado y pagado por ello. ¿O no lo era? Quizás, en lugar de ser un hombre de Petyr haciéndose pasar por su enemigo, era en realidad su enemigo haciéndose pasar por su hombre haciéndose pasar por su enemigo.

Aunque esta cita puede parecer superficialmente larga, muestra un par de elementos del desarrollo de Sansa como personaje. Iremos parte a parte. Empezando por el principio, en “la estocada”.

Alayne, por Jubah en Devianart http://jubah.deviantart.com/
Alayne, por Jubah en Devianart
http://jubah.deviantart.com/

Antes hemos establecido que la cortesía es más que educación sino que engloba el conocimiento sobre otros nobles. Naturalmente, Sansa debería saber que Lyn va a ser tío. Interiormente cree que no debería decir lo siguiente, hablando de “travesura”.

En particular, este fragmento habla de la acción de Sansa como estocada, en paralelo al anterior combate de Lyn Corbray. Más que solamente ser educado y decir algo por decir, como hizo cuando la cortesía era su armadura y la primera vez que habló con Tyrion en Choque de Reyes, Sansa está iniciando el movimiento. La “estocada” es Sansa atacando, yendo a la ofensiva.

Cuando Lyn se nos introduce a los lectores, se nos describe su habilidad en combate con su espada Dama Desesperada, seguida de Petyr diciendo:

Lyonel se quedó con las tierras, el título, el castillo y todo su dinero, pero aun así tiene la impresión de que le robaron lo que le corresponde por derecho, mientras que ser Lyn… Bueno, digamos que le profesa a Lyonel tanto cariño como a mí. Él también aspiraba a la mano de Lysa

Esta interacción entre Sansa y Lyn confirma lo que Sansa ya sabía: que Lyn alberga poco amor a su hermano. También descubrimos que, como es una herida abierta, Lyn aún tiene esperanzas de ganar tierras y convertirse en señor de Hogar.

Al final del capítulo de Festín de Cuervos en que se explica su historia, descubrimos que Meñique ha comprado a Lyn:

Con oro, muchachitos y promesas, por supuesto. Ser Lyn es un hombre de gustos sencillos, cariño. Lo único que quiere es oro, muchachitos y alguien a quien matar.

Sansa se da cuenta del hecho de que Lyn esperaba ser el heredero – y después señor – de Hogar. En capítulos anteriores, usó los deseos de la gente como una manera de no estar bajo sospecha y protegerse a sí mismo y a otros. Aquí canaliza los deseos de Lyn para azuzarle y saca más potencial información de ello.

Lyn Corbray, por Alexandre Dainche
Lyn Corbray, por Alexandre Dainche

Incluso antes de que Sansa hable de Meñique y su rol en desplazar a Lyn, se da cuenta del comportamiento y animosidad sobre perder su lugar en la línea hereditaria. Aunque podría ser solo un espectáculo de Lyn, como su actuación ante los Lores Declarantes en Festín de Cuervos, el texto no mencionó nada sobre las emociones de Lyn, solo sus acciones al sacar el acero contra Meñique y desafiar a Meñique a un duelo.

Esta interacción, sin embargo, hace a Sansa darse cuenta del hecho de que Lyn no es un hombre con gustos tan simples como Meñique cree. Ella sabe que Lyn no está interesada en “mulas de crianza” pero termina teniendo más información de la que disponía, notando el veneno de Lyn en la voz. A partir de aquí, Sansa descubre que Lyn tiene ambiciones más grandes que solo oro y sexo, y Lyn es alguien de quien preocuparse, alguien no fiable.

Bailando con lobos

En el capítulo de Alayne de Vientos de Invierno, Sansa hace más que mostrar su habilidad de usar su escudo como parte de su estrategia ofensiva. Su primer encuentro con Harry el Heredero revisita a Sansa usando la cortesía como armadura:

Ser Harrold la miró fríamente. “¿Por qué debería ir escoltado a algún lado por la bastarda de Meñique?”

Los tres Waynwood le miraron de soslayo. “Eres un huésped aquí, Harry”, le reprochó Lady Anya, con un tono helado. “Espero que lo recuerdes.”

La armadura de una dama es su cortesía. Alayne podía sentir la sangre sobre su rostro. Sin lágrimas, rezó. Por favor, por favor, no debo llorar. “Como deseéis, señor. Y ahora si me excusas, la bastarda de Meñique debe encontrar a su lord padre y hacerle saber que has venido, para poder empezar el torneo en la mañana.” Y espero que tu caballo caiga, Harry el Heredero, así que te caigas sobre tu estúpida cabeza en el primer lance. Mostró a los Waynwood un rostro de piedra mientras ellos soltaban torpes disculpas por su compañía. Cuando acabaron se dio la vuelta y marchó.

Como antes en la saga, Sansa usa su armadura para mantener su posición y mantener el respeto para llevarse la baza en otra ocasión. Y como en su primer capítulo en Choque de Reyes, vemos algo de su fuego interior cuando de nuevo desea el mal de aquellos que le han herido. Esa persona, coincidencias, vuelve a ser aquella con la que está comprometida.

Sansa Stark, por Magali Villeneuve
Sansa Stark, por Magali Villeneuve

En el festín, los invitados destacan la ausencia de bardos. Lymond Lynderly y Ben Coldwater discuten la causa de su ausencia, el rechazo de Robalito por ellos desde que Marillion “asesinara” a Lysa. En lugar de mantener la cabeza gacha, esta vez Sansa se ofrece voluntaria para ofrecer información sobre el asesinato

Alayne alzó la voz. “Su música le complacía mucho, y ella le mostró demasiado favor, quizás. Cuando se casó con mi padre se volvió loco y la empujó por la Puerta de la Luna. Lord Robert ha odiado a los cantantes desde entonces. Sin embargo, aún sigue gustándole la música.”

Vemos que Sansa ha ganado más coraje y está más acostumbrada a mentir. También está más cómoda con ello, de hecho, “alza la voz”, da más información, añadiendo detalles a la historia que ella y Meñique cuentan, haciéndola más creíble para aquellos que la escuchan.

Inmediatamente después, Coldwater invita a Sansa a bailar, y es seguido por otros muchos compañeros de baile. Finalmente, vemos a Sansa bailar con Harry, usando el consejo de Meñique de “embrujarle”.

Tiene una debilidad por las caras bonitas, ¿y qué cara es más bonita que la tuya? Encántale. Embelésale. Embrújale.

“No sé cómo”, dijo con tristeza.

“Oh, creo que sí lo sabes”. dijo Meñique, en una de esas sonrisas que no se dirigían a sus ojos. “Tú serás la más bella mujer en el salón esta noche, tan hermosa como tu madre a tu edad. No puedo sentarte en la tarima conmigo, pero tendrás un alto puesto de honor, debajo de un candelabro colocado en un muro. El fuego hará brillar tu pelo y todos verán lo bello que es tu rostro. Mantén una cuchara larga para alejar a los escuderos, cariño. No querrás tener a niños verdes cerca cuando los caballeros vengan a pedir tu favor.”

“¿Quién querría pedir el favor de una bastarda?”

Harry, si tuviera el cerebro que los dioses dan a un ganso… pero no lo tiene. Elige otro galán y concédele el favor. No querrás verle demasiado pronto.”

“No”, dijo Alayne. “Lady Waynwood insistirá en que Harry baile contigo, eso te lo puedo prometer. Esa será tu oportunidad. Sonríe al chico. Tócale cuando hables. Búrlale, para picar su orgullo. Si parece que responde, dile que te sientes agobiada y pídele que te lleve afuera a respirar un poco de aire puro. Ningún caballero podría negarle esa petición a una bella dama.”

Cuando empieza la danza, vemos a Sansa seguir el consejo de Meñique, con una lista de “Sers” como compañeros de baile. Y al final del capítulo, vemos que también sigue el consejo de Meñique de rechazar dar a Harry el favor. También toca a Harry cuando desliza un dedo por su mejilla.

Y allí se encontraba el mismo Harry el Heredero; alto, hermoso, ceñudo: “Lady Alayne, ¿podría ser tu compañero en este baile?”

Ella lo pensó un momento. “No. No lo creo.”

El color inundó sus mejillas. “Fui imperdonablemente rudo contigo en el patio. Debes perdonarme.”

“¿Debo?” Ella se tocó el pelo, dio un sorbo de vino y le hizo esperar. “¿Cómo puedo perdonar a alguien que ha sido imperdonablemente rudo? ¿Me lo explicarías, señor?”

Ser Harrold pareció confuso. “Por favor. Un baile.”

Encántale. Embelésale. Embrújale. “Si insistes.”

Más que jugar a ser gracioso con Harry, Sansa le rechaza al principio, y entonces recuerda la orden de Meñique. La táctica de Sansa, pese a todo, parece funcionar, ya que Harry parece más desesperado, diciendo “Por favor” a la chica que antes había insultado para que le honre con un baile.

sansa oscura dark

Y como el siguiente consejo de Meñique, Sansa sólo toca a Harry una vez, cuando se va. Justo cuando Harry estaba empezando a calentarse con Sansa, en lugar de pedirle irse fuera y pasar más tiempo con ella, Sansa decide dejarle.

La manera en que Sansa “embruja” a Harry es particularmente fascinante. Las palabras de Meñique son “búrlale, para picar su orgullo”, implicando que le debe hacer parecer inteligente y varonil. En su lugar, así es como Sansa inicia la conversación

Di algo, se urgió a sí misma. Nunca harás que Ser Harry te quiera si no tienes valor para hablar con él. ¿Le debo decir lo bien que baila? No, probablemente lo haya oído una docena de veces esta noche. Además, Petyr dijo que no debía parecer ansiosa. En lugar de eso dijo: “He oído que vas a ser padre”. No es algo que la mayoría de las chicas fueran a decir a su futuro compromiso, pero quería ver si Ser Harrold mentiría.

Vemos que el consejo de Petyr sigue en la cabeza de Sansa, pero lo que dice probablemente no fuera la idea de Petyr de frase para romper el hielo. Lo que lo hace interesante, sin embargo, es que nos recuerda el consejo de otra persona:

Tienes otra entre las piernas, y más vale que aprendas a usarla. Ya verás cómo los hombres utilizan a menudo sus espadas. Los dos tipos de espadas.

Hablando del hecho de que va a ser padre, Sansa, trae la sexualidad a la conversación. El tema de discusión de la paternidad de Harry implican que tanto Sansa como Harry hablan de su “espada” y lo que viene de ella. Y con esto, Sansa está en control de la conversación, usando su arma para conquistar a Harry. Y cuando él habla de la belleza de Azafrán, ella responde:

Alayne alzó su cabeza. “¿Más bella que yo?”

Lo primero, Sansa no se vence cuando Harry piensa que otra mujer es bella. “Alzó su cabeza”. Ella está orgullosa de ello, no es una exquisita dama inocente. Ella lo domina.

Cersei Lannister, por Katherine Dinger
Cersei Lannister, por Katherine Dinger

Lo siguiente que hace es que Harry sea consciente de su físico. “¿Más bella que yo?”. Harry es invitado a reconocer la apariencia de Sansa y considerarle bajo una luz sexual comparándole con otra mujer con la que ha tenido sexo. Finalmente, Sansa termina con

“Si alguna vez nos casamos, mandarás a Azufre de vuelta a su padre. Seré todo el picante que tú querrás.”

De nuevo, claramente no está hablando de amor, sino de picante, calor, tentando a Harry con la idea de sexo. Esta escena es importante porque vemos a Sansa luchando.

A través de todo Canción de hielo y fuego, la historia traza claras conexiones entre bailar y combatir. La primera mención a ello está en el prólogo de Juego de Tronos.

—Adelante si quieres, bailemos. —Ser Waymar le hizo frente con valentía.

Alzó la espada por encima de la cabeza, desafiante. Le temblaban las manos a causa del peso, o tal vez fuera por el frío. Pero Will pensó que en aquel momento ya no era un crío, sino un hombre de la Guardia de la Noche.

Waymar Royce invita a luchar usando el término “bailemos”, y en ese momento, se hace adulto. La siguiente mención a la danza viene en la caracterización de Arya de Sansa

Sansa sabía coser, bailar y cantar.

Volveremos a eso más adelante. La tercera mención viene en el siguiente capítulo, Bran II:

Los gemelos ser Erryk y ser Arryk, que se habían matado mutuamente en una lucha a espada hacía cientos de años, cuando el hermano luchó contra la hermana en la guerra que los trovadores llamaron la Danza de los Dragones. El Toro Blanco, Gerold Hightower. Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer. Barristan el Bravo.

En el siguiente capítulo de Daenerys viene nuestra siguiente mención a la danza, un ritual de lucha y muerte en las bodas dothrakis. Durante toda la saga, desde la violenta danza de los dedos a Jaime constantemene pensando en sí mismo como bailando cuando lucha en las más violenta guerra civil de Poniente, la idea de danzar y luchar está entremezclada.

La Danza de dragones
La Danza de dragones

Esta equivalencia se manifiesta más claramente con la persona con la que Sansa está más unida narrativamente: Arya. Cuando Arya estudia bajo Syrio Forel, ella se refiere a él como su profesor de baile y el estilo de lucha braavosi es la danza del agua. Cuando ella nombra a su espada, la llama Aguja, diciendo que ella también será buena cosiendo. Arya y Ned, y Sansa, sin pensarlo, se refieren a sus lecciones de lucha como “clases de danza”.

“Sansa podía coser y bailar y cantar” Arya piensa. Pero si para Arya luchar es su manera de danzar (y coser), entonces Sansa puede ser interpretada como que lucha usando sus armas de mujer durante esta danza, haciendo de este baile un punto central el desarrollo del personaje de Sansa.

Guardando el último baile

Hemos visto a Sansa bailar antes en la historia. Durante su boda, Ser Garlan le pidió bailar, lo que terminó con ella alterada tras un encuentro con Joffrey.

Sansa III, Tormenta de Espadas:

—Mientras giraban al ritmo de la música, Joff le dio un beso húmedo—. Mi tío te traerá a mi cama cuando yo se lo ordene.

—Se negará —dijo Sansa sacudiendo la cabeza.

—Hará lo que le diga o le cortaré la cabeza. Ese rey Aegon tenía todas las mujeres que quería, estuvieran casadas o no

Aunque Joffrey tiene la última palabra, Sansa exhibe uno de sus pequeños actos de desafío en su boda diciendo a Joffrey que no tendrá lo que él quiere. Este pequeño acto además se hace a la cara de su abusador, diciéndole que no será más su juguete. De lo que deberíamos darnos es cómo Sansa se siente hacia el baile:

—Lady Sansa. —Ser Garlan Tyrell estaba de pie junto al estrado—. ¿Me concedéis el honor de este baile, si vuestro señor esposo da su permiso?

—Mi señora puede danzar con quien le plazca —dijo el Gnomo entrecerrando los ojos dispares.

Tal vez habría debido quedarse al lado de su esposo, pero tenía tantas ganas de bailar…

Bailar es algo que Sansa realmente ama y lo hace para sí misma. Incluso en la derrota, ella buscará la oportunidad de bailar porque es importante para ella, y para su personaje.

Sansa V, Tormenta de Espadas:

Joffrey estaba muerto, estaba muerto, estaba muerto, muerto, muerto. ¿Por qué lloraba cuando de lo que tenía ganas era de bailar? ¿Eran lágrimas de alegría?

En la victoria, también, Sansa siente el deseo de bailar, aunque aguanta y llora lágrimas de alegría. Con esas dos ideas, el baile y las lágrimas, yuxtapuestas, el lenguaje de nuevo nos pone el baile en el mismo contexto que una de las armas de Sansa.

Sansa Stark

En el capítulo precedente al de Vientos de Invierno, Sansa pondera sobre el festín que se cierne. Alayne II, Festín de Cuervos:

Lord Nestor no permitirá que haya bardos en el festín; solo flautas y violines para el baile. ¿Qué haría ella cuando empezara a sonar la música? Era una pre- gunta exasperante para la que su corazón tenía una respuesta, y su cabeza, otra. A Sansa le encantaba bailar, pero Alayne…

Sansa puede haber intentado modelar a Alayne diferente de ella misma, pero es tan importante para su personaje que no puede dejar de bailar. Como hemos visto, la danza para Sansa es una parte integral de su desarrollo en ese capítulo.

La historia nos muestra cómo de importante es la danza para este protagonista en particular ya que Sansa es el único personaje del cual hemos presenciado y experimentado bailes a través de su punto de vista a lo largo de la historia. Aunque tenemos flashbacks de otros personajes que recuerdan con gozo bailes o cuentan historias sobre sus danzas, nunca les hemos visto bailar en “tiempo real” en la historia.

sansa sonrie muerte ramsay

Este énfasis único en el baile de Sansa en su actual desarrollo muestra que será una parte integral en el resto de su historia. En uno de los capítulos de Arianne de Vientos de Invierno, descubrimos algo de lo que va a venir a través de un “sueño dragón”, una premonición.

Teora dio un pequeño asentimimiento, con la mejilla temblando: “Estaban danzando. En mi sueño. Y en todos los lugares en que los dragones bailaban, la gente moría”.

El mismo GRRM ha dicho que habrá una segunda danza de dragones en la saga

Hola, pregunta rápida. ¿Sabremos más sobre la Danza de Dragones en libros futuros?.

¿La primera danza o la segunda?

La segunda será materia de un libro. La primera será mencionada de vez en cuando, estoy seguro.

Sabemos que en el texto cuando GRRM habla de dragones danzando, la guerra es lo que se refiere. Siguiendo la progresión de Sansa hasta ahora, su creciente arsenal de armas y cómo GRRM iguala su “propósito diferente” a ser una guerrera, vemos que el escenario está listo para que ella pase a ser otra jugadora – otra bailarina – en esta lucha.

13-sansa-scrncap-ep7-trailer

Desde el inicio de la historia, hemos visto a Sansa mostrar una habilidad innata para leer a la gente y usar sus aspiraciones, una táctica usada por una de las mejores mentes maestras de Poniente. A través de sus muchos mentores, ella descubre nuevas armas y comienza a a usarlas en su historia, convirtiéndose en una manipuladora estratégica a través de la danza.

Ahora, vemos a Sansa hacerse mayor y ser llamada a la lucha en su tiempo en el Valle, a través del acto de la danza. Como a su padre, la agresión Targaryen llevará al Lord Protector del Valle a otra guerra civil, y los Starks otra vez serán llamados para buscar justicia para el Norte. Para Ned, era su padre y su hermano mayor que iba a heredar, Rickard y Brandon. Para Sansa, es lo mismo: las muertes de su padre y su hermano nombrado rey, e incluso de sus hermanos pequeños.

Y si la analogía entre sus habilidades como una bailarina literal se traslada de manera figurada, será una formidable danzante y una jugadora que disfrutará la lucha política del juego de tronos. La pregunta ahora es: ¿quién será el compañero de baile de Sansa?