Enrique Díes es doctor en Geografía e Historia, arqueólogo y especialista en estructuras defensivas. Colaboró con nosotros en el sensacional Podcast de hielo y fuego sobre Asedios y elementos defensivos y analizó la semana pasada las tácticas de batalla diseñadas para la Batalla de Invernalia.

Enrique ha vuelto a responder esta semana al Lecho de Pulgas, la sección en que recogemos las reflexiones que los Patreon del Podcast de Hielo y Fuego nos hacen llegar. Y de nuevo ha analizado no solamente el capítulo, sino que ha comentado desde sus vastísimos conocimientos en un breve ensayo las – nefastas – tácticas militares empleadas durante la batalla de La larga noche y qué alternativas podrían haber sido mejores. Os avisamos que es una delicia.

left-knights-of-the-vale-and-briennes-stark-troops-top-dothraki-middle-unsullied-right-stark

De este capítulo me quedo con una música magnífica y la fotografía de la danza de los dragones, los conjuros de Melisandre y su muerte y la última carga de Lyanna Mormont (soy un fan fácil al fin y al cabo). Como titular, “dejamos Canción de Hielo y Fuego (8×1 y 8×2) y nos lanzamos de cabeza a Juego de Tronos (Bryancogman, Bryancogman, ¿por qué nos has abandonado?)”.

En estas líneas quiero centrarme en la parte técnica del uso de recursos para la defensa de una fortaleza. Puede decirse que todo se sacrifica en pro de lograr unos momentos épicos, así que quien no quiera saber más, tiene toda mi simpatía para no seguir leyendo y hartarse del pastel de tópicos que han cocinado los guionistas

El guión de este capítulo, técnicamente impecable (dejando a un lado los problemas de iluminación, excepto para los elegidos por la tecnología) hay que entenderlo teniendo en cuenta que todo ha de llevar al momento en que Arya, la asesina perfecta, vence al Rey de la Noche. Para ello, tiene que poder llegar pasando por encima de un ejército que, a ojo, supera los cien mil efectivos, entre dothrakis, inmaculados, Arryn, norteños y salvajes, en una fortificación de grandes dimensiones bien preparada poliorcéticamente y con el apoyo aéreo de dos dragones. 

Para ellos, necesitan que el genio de Jon Nieve (Aegon Targaryen el Táctico) lleve a cabo las siguientes maniobras:

jon-nieve-rey-de-la-noche

A. Una carga de caballería ligera frontal y sin más apoyo que unos pocos proyectiles lanzados a la vez que avanzan. La artillería suele batir previamente al avance de tus tropas, golpeando -a ser posible- a las tropas enemigas (esta frase sale tal cual en todos los manuales). Las espadas flamígeras son espectaculares, pero 50.000 (o los que sean) contra un millón (que es lo que parecen) hace que no salgan las cuentas.

B. Tratar de detener a pie firme a un enemigo que les supera en cien a uno y que no se defiende, se limita a atacar sin miedo porque sólo son marionetas. Y recordemos que se ha dicho que la obsidiana mata a los Caminantes, y que a los muertos sólo se les mata o bien quemándolos, o bien con obsidiana o bien acabando con los que los manejan. Recordemos la famosa mano que seguía viva y que se pudrió antes de ser mostrada en Desembarco del Rey.

C. Un uso absurdo de la aviación (perdón de la dracoaviación) donde ni se usará como elemento de vigilancia (como los globos cautivos de fines del siglo XIX y que desaparecieron con la aviación), ni se coordinará para atacar a las tropas de tierra con el elemento que puede destruirlas, el fuego, que no se concentra en los lugares donde realmente es útil ni sirve para quemar los cadáveres de las tropas propias caídas para evitar que vuelvan a levantarse. De hecho, salvo ser espectacular, el fuego de dragón no parece que queme nada, ni al Rey de la Noche. Pobre Quentyn Martell. Por cierto, lo que también se echa de menos en la gestión de un ejército de ese tamaño es que las señales sonoras sólo sirven para avisar de la llegada de los muertos (¿y cómo los han visto, por cierto?). El resto son gritos de los comandantes en medio de la barahúnda del combate que recuerda mucho al Sermón de la Montaña de Monty Pithon. Sólo Davos hace señales con las antorchas, pero sin demasiado éxito.

D. La retirada tras el foso, dejando la artillería y una buena parte de la infantería de élite, ya que sólo hay un puente (efecto embudo). Es el momento de preguntarse por qué sólo hay un paso para que cruce todo el ejército que se ha desplegado en el caso de la inevitable retirada.

jon-803-season-8-768x432

E. El incendio del foso (y eso gracias a la magia, porque a buenas horas) usando como combustible las empalizadas y dejando que el enemigo se acerque a él sin dispararle y permitiéndole que los “zapadores” lo colmaten. Que es el peligro que tienen todos los fosos y que es lo que se suele hacer normalmente, sólo que con tierra y piedras. Por esta razón la distancia a la que se coloca el foso es la suficiente para poder alcanzar a los zapadores desde el otro lado, para evitar que se colmate y abran un paso. Mientras, la dracoaviación colabora activamente… atacando las líneas alejadas del foso.

F. Una defensa inepta de la muralla dejando que suban hasta las almenas sin usar los matacanes y sin tener artillería en las torres, que por otra parte parecen no existir porque ni flaquean ni nada. La dracoaviación sigue a lo suyo sin apoyarse mutuamente (los cazas apoyan a los bombarderos para evitar el ataque enemigo) y decidiendo convertirse en infantería (o en dragonería) exponiéndose al ataque modo hormiguero de los muertos

G. Un combate de forma desordenada en los adarves, que son tomados, y desde allí se baja al patio, donde se retoma el combate desordenado. Hay que señalar que, salvo los Inmaculados, no hay formaciones ni un uso racional del escudo para el apoyo entre combatientes. Recordemos que la mayor parte de esta tropa bien entrenada en el combate en formación ha sido abandonada al otro lado del único puente. Del resto, puede que los salvajes no sepan nada de combatir en formación, pero norteños y gente del Valle algo de deben saber, digo yo.

H. Una lucha casa por casa donde, si eres uno destinado a morir, te matarán con un plumero y, si el guionista ha decidido que sobrevivas, ya te puede caer una roca de 500 Tn, que sales vivo.

23

I. La inevitable leva mágica de todos los muertos recientes al campo del Rey de la Noche, porque los dragones no los han quemado. Esto ya lo habían visto en Casa Austera, así que no pueden decir que no era previsible. Derribo del muro del recinto del bosque de dioses. Entrada tipo Monsters Inc. del Rey de la Noche junto a sus adláteres-florero.

Entre medio de todo este disparate, los guionistas han ido dando muertes más o menos heroicas a los que habían decidido dar pasaporte a mayor gloria del fandom, pero sin mucha más lógica que la que ha hecho que otros sobrevivan. Ah, y en las criptas han comprobado que para defenderse del rey de los muertos no es bueno meterse en un cementerio. En fin.

Y así se llega a la escena (muy querida por los guionistas de Hollywood) en la que todos los héroes parecen perdidos, pero llega la Bala Mágica y los salva a todos. (¿Les suena la Amenaza Fantasma? Sólo falta que cuando cae Viserion se oiga la voz de Jar Jar diciendo: “ta roto”). Y fin.

En cambio ¿qué hubiera pasado si…?

melisandre-8x03A. Se hubieran hecho dos fosos con varios puentes abatibles, en los que encendería con el fuego del dragón el material depositado en el fondo convenientemente empapado de aceite y/o grasa (respetando la estacada defensiva). Tras el foso, se habría disparado con flechas y ballestas (que sólo parece que se usan en bodas rojas y váteres, por lo visto) con proyectiles incendiarios. Detenido el enemigo, un dragón los habría ido quemando mientras el otro lo protege. La caballería ligera, en lado bueno del foso, acabaría con los que pudieran cruzar esporádicamente. Desde las torres, la artillería lanzaría continuos proyectiles incendiarios.

B. Si se empezara a superar el foso, porque los muertos son como los chinos de antes en las películas de Fu-Manchú, se irían replegando los arqueros al siguiente y se hundirían o levantarían los puentes y se repetiría la maniobra. Las puertas (dos, no lo olvidemos, aquí sólo hay un frente, pero la fortaleza tiene dos lados) se mantendrían abiertas hasta el último momento. Parte de la tropa retirada del primer foso ocuparía ya las murallas con arcos y colaboraría en la defensa del segundo foso.

C. Si se empezara a perder el segundo foso, se asegurarían las puertas cegándolas con TODO. Un rastrillo no hubiera venido mal, señor Brandon. Se levantaría el suelo de los matacanes y se dispararía contra los que llegaran al pie de la muralla. Desde las torres se haría tiro de flanqueo a los que intentaran subir. En el patio se aseguraría el suministro a los adarves y se enviarían refuerzos a donde se viera riesgo. Las torres también defenderían los adarves. La dracoaviación seguiria quemando muertos, propios y ajenos, evitando que engrosen las fuerzas enemigas y e informaría al que dirigiera la defensa desde Invernalia de la situación en todo el perímetro de la fortaleza, evitando ataques sorpresa.

draD. Si cayera un adarve, habría que replegarse a las casas, cuyas calles habrían sido cerradas con barricadas, así como las ventanas de la planta baja, convirtiendo cada vivienda en una nueva línea de defensa. Las torres dispararían contra los que bajasen al patio. Hay que recordar que las torres tienen 15/16 m de altura. Una pirámide de muertos de esta altura es mucha pirámide.

Esto que he narrado como desarrollo alternativo de la batalla no le hubiera restado espectacularidad y podría haber ido jalonada con las muertes heroicas de los destinados a morir. Aunque es probable que, con todo esto, que el Rey de la Noche hubiera decidido dejar en paz Invernalia e irse por Poniente a reclutar más muertos (incluyendo el de cierta reina amante de los caldos del Rejo) para volver con más gente. Sobre todo porque Invernalia sólo sirve de refugio, visto que la capacidad ofensiva de Bran es nula, pues ejerce sólo como disco duro con cámaras córvidas, si bien la información suele estar encriptada.

Aunque es cierto que el guionista atacante siempre puede ir añadiendo poderes al Rey de la Noche (como el de desencadenar el Katrina, cosa que hasta ahora no habíamos visto) hasta que éste consiga llegar al esperado enfrentamiento donde lo van a matar y todo acabará en menos que se persigna un cura loco. Y fin.

Nota: el viaje de ocho temporadas del Rey de la Noche recuerda al del encargado del hotel en El Resplandor, que se pega un viaje toledano para que lo maten en un pispás. Para mayor gloria de Arya. Todo lo comentado ha sido sin entrar en detalles, como los criterios para usar o dejar los dragones de Dany y Jon, sin coordinarse o los correquetepilloporlospasillos mientras siguen combatiendo en el patio, etc. Pero tampoco era cuestión.