Tal y como prometía, los Tronos nos vuelven a ofrecer un episodio enteramente de batalla, tras el sabor a despedida de la semana pasada, y con el enemigo finalmente plantado en la capital del Norte. Al frente de esta epopeya cinematográfica, tenemos a Miguel Sapochnik, director de los bien conocidos “Casa Austera” (5×08) o “Batalla de los Bastardos”(6×09), entre otros. Vamos a por el análisis de esta Larga Noche de 82 minutos.

La Larga noche

sansa-jon-winterfell-803-season-8-768x432

Por Sak Stark

Todo está listo para llegada de los invitados más indeseables a Invernalia. El contingente de Inmaculados, la horda dothraki, los caballeros del Valle y el resto de guerreros norteños junto a sus aliados se sitúan a lo ancho del campo de batalla. Ningún refuerzo más, ni clanes ni lacustres. Algo más lejos del escenario principal, los dos jinetes de dragón también se preparan.

Antes que nada, Melisandre aparece de última hora. No veíamos a la sacerdotisa roja desde hace bastante tiempo, desde que concretamente fuera expulsada del mismo lugar. Sobre qué ha estado maquinando y por donde ha vagado, nunca lo sabremos, por la falta de tiempo y por los eventos inmediatos de este episodio. Convocando a su Señor de Luz, enciende los arakhs de los dothraki en llamas. No obstante unos dos minutos después, nos quedamos sin los arakhs y los dohtraki, tras cargar estos hacia el frente prácticamente a ciegas, encontrando absurdamente la muerte. La noche es oscura y alberga horrores, y uno de los horrores de este episodio es el final que se le ha dado al último khalassar de Daenerys

“Son mejores jinetes que ningún caballero, no conocen el miedo y sus arcos tienen más alcance que los nuestros. En los Siete Reinos los arqueros pelean a pie, desde detrás de una pared de escudos, o de una barricada, o de estacas afiladas. Los dothraki disparan mientras cabalgan, a la carga o en retirada, eso no les importa, son mortíferos… y son muchos, mi señora.” – Juego de Tronos, Capítulo 36 (Daenerys)

Canción de Hielo y Fuego ha hecho mención en múltiples ocasiones la Larga Noche que tuvo lugar 8.000 años antes, a través de Pdv de Jon, Bran, y los cuentos de la Vieja Tata. De los Caminantes Blancos se decía que montaban en gigantescas arañas de Hielo. Estos monstruos habituales de las sagas fantásticas, fueron mencionados en el 5×08 de Casa Austera, suponiendo un refuerzo notable para el Ejército de los Muertos y para este momento. Sin embargo, el ejército presentado nos muestra decenas de miles de espectros, caballos, algún gigante, los Otros y su líder con su montura alada. Probablemente para TV sea más que suficiente, pero no tengo duda alguna de que en las novelas sí veremos a estas bestias.

diy9vjbxuaeednx

Fue durante aquella oscuridad cuando aparecieron por primera vez los Otros. Eran cosas frías, cosas muertas, que aborrecían el hierro y el fuego y la luz del sol, y a toda criatura con sangre caliente en las venas. Arrasaron aldeas, ciudades y reinos, derrotaron a héroes y ejércitos. Eran innumerables, siempre a lomos de caballos blancuzcos y muertos, al frente de huestes de cadáveres. Ni todas las espadas de los hombres pudieron detener su avance, ni las doncellas ni los bebés de pecho despertaron su compasión. Dieron caza a las muchachas por los bosques helados y alimentaron a sus sirvientes muertos con la carne de los niños humanos.” – Juego de Tronos, Capítulo 24 (Bran)

Y de la tensión inicial se genera una profunda bruma para desorientar más a los combatientes. Edd el Penas es de los primeros en caer, terminando su guardia tras defender a Sam, su hermano negro en el Muro. Mientras tanto, los dragones tratan de frenar la estampida de muertos con sus llamaradas, y de paso facilitar nuestra visibilidad ante la pantalla. El asunto de incendiar las trincheras se complica cuando el Rey de la Noche mete las narices, pero finalmente Melisandre es decisiva en ralentizar el avance del enemigo con sus artes.

“No tenía tiempo de dormir, con el peso del mundo sobre sus hombros. Y tenía miedo de soñar. «El sueño es una pequeña muerte, sueños de los susurros del Otro, que nos arrastrará a todos a su noche eterna». Pronto se sentaría, bañada por el resplandor rojizo de las llamas sagradas de su señor rojo. Sus mejillas se encendieron con el baño de calor, como si hubieran sido besadas por un amante. Algunas noches se adormecía, pero nunca más de una hora. Un día, Melisandre rezó, no dormiría. Un día estaría libre de sueños.” – Danza de Dragones, Capítulo 31 (Melisandre)

Nota: con todo el vidriagón acumulado y tras obtener tanto armamento de este material, ¿Era tan complicado preparar maquinaria de asedio con ello? ¿Tan complicado mostrar algo de efectividad en las maniobras defensivas? Lo he echado en falta seriamente, con todo el hincapié que se le ha dado en episodios anteriores, incluido el episodio 7×07 con la demostración en Pozo Dragón

23

El tema de la visibilidad ha sido terrible en la mayor parte del episodio. Sí, la Larga Noche pedía transcurrir con nocturnidad y alevosía, pero la acción se muestra acelerada, y se necesita más de un visionado, e incluso capturas de pantalla para entender qué ha ocurrido en momentos concretos. Y no vale para casi todo el episodio la excusa (por parte de D&D) de querernos transmitir desorientación y agobio, como si estuviéramos los espectadores en la batalla. Mucho menos vale la excusa de querer dar un homenaje a la Batalla del Abismo de Helm (El Señor de los Anillos, las Dos Torres), porque no hay color (nunca mejor dicho).

Tras otra referencia a la Batalla de Cuernavilla con los civiles resguardándose en las criptas, todo se va tornando en una película de terror, especialmente por las muertes, como punto fuerte del espisodio. Entran en acción el Perro y Beric Dondarrion repartiendo mandobles, así como Arya con su nuevo juguete. Finalmente Lord Beric cae defendiendo a la joven Stark de la emboscada zombi, cumpliendo con su propósito en esta vida y marcharse en paz. Su papel ha sido aceptable, encarnado por un actor de bastante carisma que ya no tenía continuidad posible, más allá de esta batalla. Todo un mérito para un personaje que lleva muerto desde Tormenta de Espadas.


¿Puedo detenerme en lo que apenas recuerdo? ¿Quién me hizo caballero, viejo amigo? ¿Cuáles eran mis comidas favoritas? Todo se desvanece. A veces pienso que nací en la hierba ensangrentada de ese bosque de cenizas, con el sabor del fuego en mi boca y un agujero en mi pecho.” – Beric Dondarrion, Tormenta de Espadas, Capitulo 36 (Arya)

En este punto queda confirmado, de quien esperaba que cayera, que el papel del Perro está peligrosamente preparado para que se enfrente a su hermano al final de la serie. Posteriormente tenemos el momentazo entre Melisandre y Arya, recordándole lo que le profetizó en el episodio 3×06 (The Climb, año 2013) sobre los ojos que Arya cerrará para siempre.

Melisandre en las Tierras de los Ríos

Resaltar que la profecía está aquí reproducida de forma tramposa, haciendo énfasis en los ojos azules al final, cuando en la profecía original los ojos azules son los que se mencionan en segundo lugar (“marrones, azules, verdes”). De todos modos, con lo aprovechado en temporadas pasadas, en pantalla queda bien trasmitido, con “Not Today” al final del diálogo.

“Qué le decimos al dios de la muerte?… Hoy no” – Syrio Forel a Arya, Juego de Tronos, Episodio 1×08

Finalmente, las defensas norteñas caen, momento en que comienza a propagarse el pánico, la desesperación y la muerte. Lyanna Mormont muere de forma espectacular, acuchillando con vidriagón a un gigante espectro con su último aliento, y seguidamente tiene lugar la primera Danza de Dragones televisiva sobre el cielo de Invernalia. El combate aéreo es desgarrador, entre los choques de fauces de las bestias. Posteriormente Daenerys intenta calcinar al demonio de hielo con fuegodragón, pero su objetivo resulta ser más ignífugo que ella.

Cuando parecía que íbamos a tener el esperado mano a mano entre Jon y el Rey de la Noche, éste último procede a reanimar a todos los combatientes caídos en la lucha, incluidos los Stark que llevan generaciones enterrados en las criptas, para angustia de los desarmados presentes. Lo podíamos sospechar dentro de la lógica interna de la serie, pero se desconocía que los Caminantes Blancos pudieran levantar cuerpos de tal antigüedad, y desde esa distancia sin “apuntar” el objetivo. Considero que es invent extra para la espectacularidad.

19

Daenerys tiene serios problemas en cuanto los muertos se amontonan en Drogon de forma asfixiante, momento en que Ser Jorah acude a rescatar a su amada khaleesi y dando su vida por ella, un final que firmábamos tanto espectadores como lectores desde el principio de los tiempos. Dany pierde a su espada más leal.Ya sea en Invernalia, en Desembarco del Rey o en Vaes Dothrak, todos teníamos muy claro el modo, terminando en un final muy digno. Tal y como reza el lema de la Casa Mormont: “Aquí aguantamos”.

“No he debido esperar tanto tiempo. Debí haberos besado en Qarth, en Vaes Tolorro. Debí haberos besado en el desierto rojo, cada día y cada noche. Habéis nacido para que os besen, cada instante. Mi reina y la mujer más valiente, más dulce y más bella que he visto en mi vida. Daenerys…” – Jorah a Daenerys, Tormenta de Espadas, Capítulo 8 (Daenerys)

Theon se encontraba custodiando a Bran en el Bosque de Dioses ante la inevitable llegada de los Caminantes Blancos. Tras un emotivo diálogo con amargo sabor a despedida entre Bran y Theon, éste carga contra el Gran Otro sin más que el deseo de intentar algo imposible contra un rival imbatible. Y así encuentra su final el Stark que no pudo ser, completando su arco de redención en su hogar, y dando su vida por su familia, a la que siempre ha pertenecido y pertenecerá. Hasta aquí termina el viaje de uno de los mejores personajes de la saga, y de los mejores actores de la serie: os recomendamos leer este ensayo, El Stark que no pudo ser. 

“Y Robb. Robb que había sido más hermano para Theon que cualquier hijo nacido de los bajos de Balon Greyjoy. Asesinado en la Boda Roja, masacrado por los Frey. Debería haber estado con él. ¿Dónde estaba? Debería haber muerto con él.” Danza de Dragones, Capítulo 51 (Theon)

18

El drama no da tregua, pues el Rey de la Noche ya tiene vía libre para liquidar a su principal objetivo. Tras una pieza musical que acompaña de forma magistral su avance, se planta delante del último verdevidente, momento en que se acelera la banda sonora. Hasta que comprobé como se llamaba realmente, la bauticé como la “Light of the Seven norteña”. Y se viene el gran Deus ex Machina del final: Arya se abalanza en el descuento sobre el Rey de la Noche y lo apuñala con la daga de acero valyrio, terminando con él, y por extensión con el Ejército de los Muertos y los Vientos del Invierno.

“Primera lección —dijo Jon—. Tienes que clavarla por el extremo puntiagudo.” – Jon Nieve a Arya Stark, Juego de Tronos, Capítulo 10 (Jon)

La escena es televisivamente espectacular, de tensión por las nubes, sobre todo porque pensé que iba a morir Arya en ese momento, antes de zafarse como hizo con Brienne en el entrenamiento del 7×04 (Spoils of War). Personalmente hubiera preferido que fuera Jon, para cerrar el círculo que comenzaron ambos personajes cuando se encontraron por primera vez en Casa Austera, mirándose fijamente. Antes del fundido a negro, Melisandre de deja morir ante la mirada de Ser Davos, despojándose de su collar mientras contempla un nuevo amanecer.

La polémica hace acto de protagonismo. “La Larga Noche” ha sido un espectáculo digno de ver en la pantalla de un cine, pues ha tenido momentos muy buenos con los que nos quedamos. La dirección ha sido excelente, y qué decir de la ambientación y la banda sonora. No obstante, no ha habido puntos tan buenos. Las espadas de acero valyrio, como dije antes con el vidriagón, no han sido protagonistas en esta lucha y debían haberlo sido. Ni comandantes de batalla como Jaime, Jon o incluso Brienne, ni siquiera el resto de Caminantes Blancos, los cuales se han limitado a llegar y morir básicamente. El gran peligro de esta saga y una de sus señas de identidad, los Otros, vuelven a ser destruidos estúpidamente por un guión de D&D, como ya ocurrió en su día con los Niños del Bosque.

game-of-thrones-season-5-nights-king-hbo

Ocho años de incertidumbre han pasado ante esta letal amenaza que vino más allá del Muro, y prácticamente no hemos sabido gran cosa sobre ellos. Y aquí encuentran su final, en un solo episodio, en el ecuador del desenlace. Personalmente siempre esperé una Larga Noche más monumental, donde todos los reinos se aliaran, aunque fuera por obligación, pero esta historia se termina, y parece que volveremos al Juego de Tronos convencional, el no fantástico.

Consideraciones especiales

  • El Rey de la Noche: el gran villano de esta serie ha sido destruido. Para los lectores, como sabéis, es un personaje creado exclusivamente para los Tronos, con la principal intención de dar cara a los villanos principales de la serie, en este caso la figura de Comandante de los Caminantes Blancos. No se da ninguna pista de esto en las obras, y muy seguramente el rival a batir en los libros sea el número de Otros que existen en el canon, a los que habrá que derrotar para que el ejército de muertos se volatilice.

    “En cuanto al Rey de la Noche (la forma que prefiero), en los libros es una figura legendaria, parecida a Lann el Astuto y Brandon el Constructor, y no es más probable que haya sobrevivido hasta el día de hoy”. – George R.R. Martin, Not a Blog, 09-06-2015.

  • El futuro papel de los personajes: ¿Bran ve el futuro? Cada vez apoyo más la teoría de que está un paso más por delante del resto de personajes. Fue él quien le dio a Arya la daga de acero valyrio (Temporada 7), que utilizaría para derrotar al Rey de la Noche. De todas formas estoy seguro de que todo el desenlace entorno a Arya es puro invento de guión. Ni siquiera se da una explicación de cómo Arya logra físicamente acercarse sigilosamente al Rey de la Noche y saltar sobre él eludiendo a todos los Caminantes Blancos que habían rodeado totalmente a Bran en el Bosque de Dioses. Puro fanservice, Arya no tendrá este papel el la Larga Noche si es que se involucra, y por supuesto no apuesto nada a que sea ella quien libre al mundo de la amenaza de los Otros.

bran-stark-winterfell-season-8

  • ¿Azor Ahai? ¿El príncipe que fue prometido?: Otro tema que ha estado en el foco de los análisis. Dado que la serie ha decidido que Arya Stark acabe con el Rey de la Noche, se ha fulminado el campo profético de la saga, que comenzó en la Temporada 2 (2012) con personajes como Melisandre y Stannis Baratheon. En el camino que ha ido construyendo la serie, ha quedado notablemente implícito que Jon Nieve o Daenerys (o ambos) pueden ser esta figura mesiánica que en el lejano Asshai no tiene un género definido. Y durante todo el episodio esperamos el cara a cara entre ellos para dar cumplimiento a la profecía.
  • La principal razón por la que nació Jon es porque su padre biológico, Rhaegar Targaryen, estaba convencido de que necesitaba otro hijo, otra cabeza más de dragón, para ser el Príncipe que fue prometido. Daenerys trajo a la vida los tres dragones de huevos petrificados, por lo que también era un potencial candidato. A partir de aquí, echad un vistazo a los ensayos publicados sobre estos temas: Bajo la estrella sangrante (parte I y parte II)
  • Aunque las leyendas varían, de acuerdo a la versión conocida, Azor Ahai salvó al mundo de la Larga Noche empuñando a Dueña de Luz contra los Otros. Se profetizó que cuando los Caminantes Blancos finalmente regresaran, este héroe renacería para derrotarlos una vez más. Era muy necesario comentar en este apartado que con lo que hemos visto, todas estas profecías se han disipado de un plumazo: Azor ahai, el príncipe prometido, Dueña de Luz, las cabezas del dragón, la canción de hielo y fuego. Incluso las propias visiones de Bran que tuvo al comienzo de la serie quedan en entredicho (como la del salón del trono destrozado y hundido bajo la nieve). En este punto concreto no puedo esconder que haya sido una decepción este desenlace, porque no solamente la serie se ha ido alejando de la mitología que envolvía a Canción, sino que a causa de varios agujeros de guión, se ha ido contradiciendo la serie consigo misma. Ya lo avisaron D&D, el final de Juego de Tronos no contentará a todos.