Martin en el Celsius de Avilés en 2012

Cualquier entrevista con George R.R. Martin es bienvenida. Y si habla de las diferencias entre la serie y los libros y la industria del entretenimiento, aún más. Gracias a Reddit hemos conocido una entrevista que ha publicado el diario alemán Welt al autor norteamericano. La entrevista completa es muy interesante y además deja un gran titular: George afirma que conocemos “un final, pero no EL FINAL” de su saga.  Y una noticia: que realmente se plantearon terminar la serie con tres películas. Vamos con ella.

img_20190816_135722

La entrevista completa está tras un muro de pago, pero Whitebread100 la ha publicado y traducido en Reddit. La charla, cuenta la entrevista, tuvo lugar en Dublín el pasado mes de agosto, en la pasada Worldcon a la cual asistió el autor (y nosotros también tuvimos la enorme suerte de acudir).

WELT: Señor Martin, parece que está haciendo múltiples cosas a la vez. ¿Es un obsesionado con la multitarea?

George R. R. Martin: Me gusta hacer muchas cosas diferentes a la vez. Lo que no me gusta es escribir la misma historia una y otra vez. En mis inicios escribía ciencia ficción, luego fantasía, luego historias de terror. Durante un tiempo también escribí reseñas. Di clases de periodismo, he escrito guiones desde mediados de los 80 y ahora soy un productor cinematográfico. Desde el final de Juego de Tronos estoy ahora desarrollando la precuela para HBO. Tengo otro acuerdo con la cadena: se supone que debo producir más series para ellos, aquellas que no se originan en mis propias historias.

WELT: ¿Esto qué significa en términos concretos?

MARTIN: Estoy trabajando con la escritora Nnedi Okorafar en la adaptación cinematográfica de su novela Who Fears Death. Y tengo una pequeño cine en Santa Fe, donde vivo. Toma mucho tiempo. Pero me gusta.

ecvv3tswkaealqe

WELT: Durante años nos han faltado dos novelas de Canción de hielo y fuego. ¿Cómo lidias con esa presión?

MARTIN: Verás: cuando se trata de escribir novelas, solo puedo dar un paso a la vez. Tengo amigos escritores que pueden trabajar simultáneamente en tres o cuatro proyectos completamente diferentes. Empiezan con una novela por la mañana, continúan con historias cortas por la tarde, y por la noche escriben un guion. Yo no puedo hacer eso. Cuando escribo novelas me inmerso completamente en un mundo ficticio. Me toma toda mi imaginación, tengo que vivir en ella. Editar un texto borrador, trabajar en películas como productor o sencillamente ser propietario de un cine es fácil comparado con escribir una novela.

WELT: Juego de Tronos terminó la historia que habías concebido antes de que pudieras hacerlo en tus libros. ¿Eso te pone bajo presión?

MARTIN: La gente conoce un final, no EL FINAL. Los creadores de la serie de televisión me adelantaron, lo cual es algo que no esperaba. Sin embargo, sigo haciendo lo que he estado haciendo durante años: estoy intentando terminar primero el siguiente libro, Vientos de Invierno, y después la siguiente novela Sueño de Primavera. Esas son las cosas en las que me concentro. Después de eso veremos.

ecvk8mgw4aeq1ha

WELT: Insisto: sabemos cómo termina la Madre de Dragones. ¿Cómo quieres superar eso en la novela, con una versión alternativa literaria?

MARTIN: Pregunta de réplica: ¿cuántos hijos tenía Escarlata O’Hara? En la versión de novela de Margaret Mitchell de Lo que el viento se llevó tenía tres hijos. Pero en la versión cinematográfica tenía solo un hijo. ¿Qué versión es la válida, en la que tiene un hijo o tres? La respuesta es: ninguna. Porque Escarlata O’Hara nunca existió, es un personaje de ficción, no una persona real que tuvo hijos reales. O tomemos La Sirenita. Sabemos el cuento de hadas del mismo nombre de Hans Christian Andersen y la película de Disney. ¿Cuál es la verdadera sirena? Bueno, las sirenas no existen. Puedes elegir la versión que quieras. Esto es así para cualquier historia adaptada a cine o televisión. En este proceso, el cambio es inevitable. Incluso si la adaptación es fiel a la original como lo era en Juego de Tronos.

WELT: Cuando se rodó el último episodio de Juego de Tronos, el creador de Star Wars George Lucas visitó el set en Belfast.

MARTIN: No lo sabía, lo estoy oyendo ahora por primera vez. Es interesante.

WELT: ¿Alguna vez has conocido a Lucas?

MARTIN: No. Conocí a Steven Spielberg una vez. Y algún otro gran director de nuestro tiempo, Quentin Tarantino y Guillermo del Toro por ejemplo.

Max von Sydow, leyenda del cine que apareció en Juego de Tronos como el Cuervo de Tres Ojos
Max von Sydow, leyenda del cine que apareció en Juego de Tronos como el Cuervo de Tres Ojos

WELT: Star Wars fue el inicio de las películas blockbuster en 1977. En esa época, tú escribías principalmente historias de ciencia ficción. ¿Qué influencia tuvo Star Wars en el género?

MARTIN: Star Wars alzó al género por un lado y finalmente llevó a la ciencia ficción y la fantasía a conquistar el mundo. Hoy en días, las grandes películas y series de televisión son o de ciencia ficción o de fantasía. Como escritor, tengo una opinión diferente sobre esto, es un tema difícil.

WELT: ¿Qué quieres decir?

MARTIN: Cuando Star Wars salió en 1977, muchos escritores pensaron que la gente que había visto Star Wars desarrollaría un apetito por libros de ciencia ficción, por las historias de Jack Vance, Robert A. Heinlein o Isaac Asimov. Y eso no sucedió. Todos esos millones y millones de personas desarrollaron un enorme apetito, pero solo para más y más películas de Star Wars. Desafortunadamente, eso no se trasladó a la ciencia ficción en general.

WELT: Has mencionado a Quentin Tarantino. Su película Érase una vez en Hollywood es una contrapartida a los grandes blockbusters. E igualmente, en Malditos Bastardos, cuando deja a Hitler morir en un intento de asesinato, hay una sorpresa al cambiar la historia.

MARTIN: No me digas más, por favor, no he visto aún su nueva película. Recuerdo que la primera vez que vi Malditos Bastardos pensé: esta trama no puede funcionar. Como historiador sé por supuesto que esto no tiene sentido históricamente. Sé como Hitler murió, cómo Goebbels y Goring murieron. Tarantino lo hizo en cualquier caso. Creo que fue fantástico.

George tiene su propio Quentin con una muerte bestial... Quentyn_Martell_by_henning
George tiene su propio Quentin con una muerte bestial…
Quentyn_Martell_by_henning

WELT: ¿Cuándo te reuniste con él, de qué hablasteis?

MARTIN: Lo que nos conecta es que ambos tenemos un cine. Nos quejamos de lo que se sufre y lo difícil que es tener un cine hoy en día. Me encantaría trabajar con él un día. Tarantino es un genio. Otro director que admiro mucho es Guillermo del Toro. Daría un brazo por trabajar con él. El izquierdo, porque con el derecho debo escribir (se ríe).

WELT: ¿Podría alguno de esos directores hacer una película sobre Juego de Tronos?

MARTIN: En este punto no depende de mí la decisión, porque HBO controla los derechos cinematográficos de Juego de Tronos. Aparte de eso, realmente consideramos esa opción: David Benioff y Dan Weiss, los dos creadores detrás de la serie, de hecho querían terminar la saga tras la séptima temporada con tres grandes películas. Juego de Tronos iba a terminar en el cine. Hace cuatro o cinco fue seriamente discutido.

WELT: ¿Y por qué no funcionó?

MARTIN: Porque HBO no quería verse involucrado. Los responsables dijeron: producimos series de televisión, no estamos en el negocio del cine. Y cuando HBO hace películas de series, como ahora con la película basada en la serie Deadwood, ellos la producen para mostrarla solo en televisión, no en el cine. Todo está cambiando ahora. ¿Qué es el cine hoy? ¿Qué es la televisión? ¿Qué es es streaming? ¿Está Netflix haciendo cine o televisión? Todo se mezcla. No sabemos hoy cuál es el límite entre cine, servicios de streaming y cine.

El cine de George, el Jean Cocteau en Santa Fe
El cine de George, el Jean Cocteau en Santa Fe

WELT: Nómadas Nocturnos, basado en tus libro, se puede ver en Netflix, como productor trabajas para HBO y eres propietario de un cine en Santa Fe. ¿Cómo operas con todo esto?

MARTIN: En cualquier caso, me pone muy triste que cada vez más cines tengan que cerrar. Amo los cines. Hace algunos años iba en coche con algunos amigos de Santa Fe a la Worldcon en San Antonio (Texas). Conducíamos principalmente por caminos que iban por ciudades pequeñas. Y en el centro de casi cada una de estas ciudades había un cine desierto, muerto. Algunos parecía que habían sido cerrados ayer, otros estaban en ruinas. Justo al lado normalmente veía un restaurante que también estaba en ruinas o en venta. Todo muerto. Y en las casas de alrededor veía antenas parabólicas por todas partes. Para mí es un símbolo de lo que está sucediendo en nuestra sociedad, la pérdida del sentimiento de comunidad. Los cines han sido mucho tiempo el centro de esas pequeñas ciudades de 5000 habitantes. Primero se iba al cine, después al restaurante de al lado a hablar de películas. Ahora todos se sientan en casa, aislados unos de otros. Ya no hay más experiencias compartidas. Esto me deprime. No solo me encantan las películas, me encanta especialmente cuando puedo verlas en un cine. Porque estoy rodeado de otra gente.

WELT: Más y más cines están cerrando porque el número de espectadores está decreciendo. ¿Cómo funciona tu cine económicamente?

MARTIN: Me gustaría decir que puedes hacer una pequeña fortuna con un cine con solo un auditorio. De hecho, es más probable que puedas hacer una gran fortuna si te puedes permitir algo así. De la forma en que lo veo yo, mi cine da algo de vuelta a la comunidad de Santa Fe. Muestro películas que de otra forma no se emitirían en la ciudad. No grandes estrenos actuales, sino clásicos, nuevas obras artísticas y películas extranjeras. También ofrecemos música en directo, comedia e improvisación, espectáculos de magia y todo tipo de cosas que logren reunir a gente. Creo que la ciudad de Santa Fe aprecia esto. Pero mi cine no me va a hacer rico. Emitir películas ya no hacen a nadie rico.