El primer capítulo que conocíamos de Viento de Invierno, difundido por Martin un 28 de diciembre de 2011, hace casi 5 años y que podéis leer aquí, era de Theon Greyjoy. Para homenajearlo os traemos este ensayo, libre de spoilers de Vientos de Invierno. En unas fechas tan especiales, explorar a un personaje que no tiene familia ni verdaderas raíces es muy interesante.

Theon Greyjoy: El Stark que no fue

Por Stefan Sasse en Tower of the Hand

Theon Greyjoy es uno de los personajes más complejos que George R.R. Martin ha escrito en Canción de Hielo y Fuego, pasando por tres grandes arcos de desarrollo. Durante el curso de los libros tiene un viaje de dos de esos arcos argumentales; y tenemos numerosas pistas sobre el tercero en un pasado lejano, marcando las raíces del personaje que es: un hombre entre dos aguas, amado por nadie, que no pertenece a ningún lugar y tremendamente trágico.

Es duro tener compasión por Theon, que no solo es un orgulloso cretino, sino que también comete actos terribles y solo tiene lealtad y honor para con su propia vanidad. Pero si lees Danza de Dragones y no te emociona su pesar, no tienes corazón. Nadie merece el destino que Theon sufre. Pero para entenderle – una tarea que ningún personaje de los libros jamás lleva a cabo – tenemos que empezar por su propia infancia en Pyke, que es apenas descrita en los libros pero es crucial para su personaje.

Theon es el cuarto hijo de Balon Greyjoy, el último, el pipiolo. Tiene a dos hermanos mayores, fuertes y queridos por su padre, y una hermana mayor, que también es mas fuerte que él. Sus tíos son oscuros, duros y extraños, con la única excepción del borracho y bobo habitual Aeron, el único Greyjoy con el que Theon tiene una al menos parcialmente buena relación. Su padre, por supuesto, es duro e inmisericorde; un hombre cuya sonrisa parece tan natural como en Tywin Lannister. Con un chico al que le gusta sonreír, eso no está destinado a terminar bien. Echemos un ojo primero a su padre.

Balon Greyjoy es un hombre del pasado, lamentando la mala situación en la que se encuentra y esperando revivir lo que él cree que eran los días de gloria del pasado. Debe haber sido una compañía amarga incluso antes de su primera rebelión, contando siempre a todos lo malo que era todo. De hecho, su mujer no puede aguantarlo más y marcha a Harlow. Siendo el único elemento amable en los alrededores de Theon, a él ya solo le quedan las expectativas de su padre para aguantar.

Sabiendo que Balon no es precisamente la persona más indulgente, debió haber sido una infancia similar a la de Tyrion Lannister en Roca Casterly, sin ser un enano para redondearlo. El desencanto de un padre o al menos el más claro desinterés es sin embargo difícil de soportar.

Pyke by Feliche on DeviantArt
Pyke by Feliche on DeviantArt

Hay además otros dos hermanos que considerar. Son elementos definitorios en la psique de Theon. Consideremos lo que sabemos de ellos. Rodrik y Maron son mayores y más fuertes que Theon, guerreros experimentados. Theon está aterrorizado de ellos, repetidamente abducido en la negra noche y brutalmente golpeado en una manera que se puede comparar incluso a sus sufrimientos posteriores. Palizas tan brutas no podían seguro estar ocultas a su padre, por cierto, lo que refuerza lo que hemos dicho de Balon antes.

La única manera que Theon tiene de escapar es devolver un poco por su parte a Asha (a quien insulta por sus pecas) y desarrollar una irónica visión del mundo (ya sabéis, el mundo es una broma secreta que solo él entiende). La alternativa es volverse loco, entiendo, un destino al que finalmente llegará en Fuerte Terror.

Por diez años de su vida, la infancia de Theon fue triste y desoladora. Entonces, sin embargo, llegó el primero de sus tres cambios de personalidad, y uno profundo además. La Rebelión Greyjoy fracasa y Rodrik y Maron mueren en Guardiamarina y Pyke, respectivamente. Balon se arrodilla y Theon es enviado a Invernalia como un rehén.

Invernalia 2

Eddard Stark, sin embargo, es un hombre amable y trata a Theon más como un hijo adoptivo que como un prisionero, permitiendo que crezca junto a sus hijos y siendo tratado como un lord – lo que es mucho más que lo que uno podía decir sobre lo que había aprendido en Pyke hasta entonces. Mientras los años pasaban, su herencia como Hijo del Hierro se va difuminando más y más, y su posición teórica como heredero de Pyke se vuelve solo como un privilegio al que no aspira seriamente. Pero lo que sucede casi inmediatamente cuando Theon llega a Invernalia es algo diferente.

Theon es de repente el mayor de su cohorte en Invernalia, ya que Robb y Jon Nieve son cuatro años más jóvenes que él. Instantáneamente pasa de ser el hermano más pequeño a ser el mayor. Y él encarecidamente abraza esa nueva identidad. Quiere ser el hermano mayor de Robb (no de Jon) que Rodrik y Maron nunca fueron con él. Quiere hacerlo bien. Entrena con Robb, comparte sus conquistas amorosas con él y conecta con él sobre las bases de ser un lord.

Es un sentimiento totalmente nuevo para él, y todo lo que él quiso en esos años en Pyke. Nunca puede serlo del todo, pues es un rehén y un Greyjoy, pero él intenta olvidar eso. Cuando Robb se planta ante él con la decisión de llamar a sus banderizos es Theon el que le empuja hacia la guerra, y es Theon el que jura su espada a Robb. Lo hace totalmente convencido. El casi cursi y sobreactuado estilo de Theon en su juramento de fidelidad queda bien reflejado.

Robb Stark by OctopusTimelord on DeviantArt

Y entonces, algo pasa. Robb se transforma de Robb el Niño a Robb el Lord y de ahí a Robb el Rey. De repente, no es el hermano pequeño de Theon sino su lord y rey. Para que Theon mantenga la imagen que tiene de si mismo necesita desesperadamente un aumento de su status. Por suerte, Robb le ofrece uno: cuando le manda a Pyke con una oferta de alianza, Theon se transforma de fiel amigo y mentor de Robb a un aliado crucial, con poder a su disposición, con valor incalculable en tiempos de peligro y alguien en quien se confía.

Esta imagen, sin embargo, es solo eso: imaginación. De hecho, él vuelve a una posición más insignificante. Robb ahora necesita y confía en gente como Rickard Karsktark y el Gran Jon, pero ninguno de ellos confía en Theon, y no le necesitan. Para ganar la atención que Theon desea, necesita convertirse en alguien importante. Sellar la alianza Stark-Greyjoy parece permitirle exactamente eso.

Trágicamente, la idea que ahora se manifiesta en la mente de Theon muestra lo dislocado que está. Él no puede ser aceptado como un norteño, porque no lo es. Pero tampoco es un Hijo del Hierro. Nunca se sintió realmente en casa en Pyke, pero además ahora eso es una memoria distante, ocluida con la idea de que de alguna manera es un noble de las Islas del Hierro y al mismo tiempo despreciándolas por ser un lugar duro, cruel y retrasado.

theon_greyjoy_jason_engle_game_of_thrones_winter_is_coming_ltd_1-e1413951493539

No se puede sentir diferente, dadas sus experiencias en ambos mundos; y bajo circunstancias más amables y con una mente y más madura y reflexiva podría haber sido el hombre que hiciera de puente para acabar con las diferencias y curar las heridas de ambos pueblos. Sin embargo, no tiene ninguna de esas cosas. Sus malos rasgos de personalidad, su vanidad y arrogancia se notan; y los años en Invernalia como hermano mayor y señor han aumentado los pájaros en la cabeza de Theon.

Cuando Theon llega a Pyke, su idea es que su padre le acepte como su heredero (por qué no debería, si él siempre ha tenido en la cabeza que es un igual a Robb, y esta igualdad se basa en ser el primogénito varón vivo) y acepte su sensata proposición. Theon entonces le daría a Robb las fuerzas que necesita, probando su valía, mostrando a las Islas del Hierro de qué pasta está hecho y finalmente ganando la Roca como su propio asiento, elevándose por tanto a la misma posición que Robb.

Es un sueño ridículo, por supuesto, pero ése es el mundo en que Theon vive en ese momento. Esto queda roto en pedazos. Su padre ni siquiera le reconoce ya como su hijo, su hermana le ha robado “su” lugar y el plan que había hecho se convierte en cenizas en un instante.

Theon Greyjoy in Winterfell – by Diener

Esto marca la segunda gran transformación como personaje. Theon deja entonces todos sus planes con Robb y empuja sus sentimientos hacia los Stark al final de su cabeza. Lo que él quiere es ser considerado como un igual por Robb. Quiere ser su hermano mayor, el chico en el que confía. No puede serlo si un ejército y un título. Así que necesita ganarse la atención. En esta situación se muestra que Theon instintivamente sabe que no puede ser un Stark solamente siendo obediente.

La familia es agradable, pero también es un entorno cerrado. Él ha estado con ellos duante 10 años, y ha visto que a los vasallos en los que se confiaba eran tratados con calor y respeto. Él aspiraba a convertirse en eso, unido a Robb como Eddard lo estaba con Rober Baratheon. ¿Si volviera a Robb con las manos vacías y le avisara del ataque de Balon, perdería su oportunidad para siempre. Él quiere ser un Stark, desesperadamente, pero no al precio de ser insignificante. Así que radicalmente decide queder convertirse en el mejor Stark.

La decisión de atacar y capturar Invernalia parece inspirada por las mismas canciones que tanto ama Sansa; y Theon realmente es un romántico a estas alturas. No lo piensa en profundidad. En su imaginación, él tomará Invernalia y será un mejor y más amable señor que cualquier otro, pero especialmente que su padre. Él desprecia toda la cultura de los Hijos del Hierro, pero no se puede librar de ella. Necesita a los Hijos del Hierro, y ellos le detestan a cambio, siguiendo solo órdenes de Balon y Aeron Pelomojado. Cuando toma Invernalia y se encuentra en el Gran Salón mirando las caras resentidas y hoscas de aquellos con quienes ha pasado su juventud, su sueño se rompe.

Ha perdido ambos mundos, para siempre. La captura de Invernalia hace imposible para él volver alguna vez con Robb, y pronto se dará cuenta de que no puede gobernar como el Príncipe de Invernalia. Fue una estupidez desde el comienzo y ahora él solo puede morir. Por un breve momento, cuando el Maestre Luwin le propone tomar el negro, se convence a sí mismo en ver una salida y otro objetivo al que apuntar – ser el Lord Comandante – pero en su última mala decisión, decide confiar de entre todos en Ramsay Nieve.

La transformación de Theon

Y ahora entra en su tercera y hasta ahora etapa final de desarrollo de personaje. Se convierte en Hediondo. Esta transformación es la más horripilante. Theon es casi completamente erradicado, y Martin hace un extraordinario trabajo trasladándonos eso. Ramsay toma toda la identidad de Theon y le convierte en una criatura, menos que un hombre, solo una bestia y la más baja. Theon es despojado de su identidad de diferentes maneras.

En primer lugar, su nombre. Tiene que tomar el nombre de Hediondo, que casi no tiene sentido en ese momento (se llegan a contar los Hediondos para dejar claro quién habla). Segundo, sus ropajes y gestos. Solo le dan trapos y le prohiben comportarse en cualquier manera que podría ser propia de un noble. La constante necesidad de Theon de rogar por cualquier cosa repetidamente es también parte de esto mismo, privándole de su estatus no solo como un lord sino también como un ser humano. Y en tercer lugar, partes de su cuerpo le son arrebatadas, como manifestación física de su depravación. Siendo experimentado en la materia, Ramsay podría haber tenido un completo éxito en esta transformación, si no fuera por Bran Stark.

Martin deja muy claro en los títulos de los capítulos de Theon de Danza de Dragones qué es lo que está pasando. Tres de ellos son llamados “Hediondo”, los tres primeros para ser precisos, y en los tres Theon es realmente Hediondo, absolutamente aterrorizado para pensar cualquier otra cosa. Después tenemos “El Príncipe de Invernalia”. Es una función, el rol que emplea, pero ya no es solamente Hediondo. Roose Bolton trae de vuelta su identidad como señor de Pyke, algo que Theon acepta solo como un papel para una actuación, pero no puede ser borrado, incluso cuando Ramsay lo intenta.

el hombre encapuchado invernalia
Arlen Bales ‘The Painted Man’ by ~CaptainJonnypants on deviantART

En el siguiente capítulo, Theon es “El cambiacapas”. Esta es ya una nueva identidad. Acepta su pasado ahora, cuando antes, como Hediondo, negaba incluso tener un pasado, y abraza el rol de paria. Esto todavía va en consonancia con la degradación a la que le ha sometido Ramsay, pero él encuentra maneras de volver.

El fantasma de Invernalia” es una obvia referencia a los días de Arya en Harrenhal, y un signo de que Theon empieza a pensar en sí mismo como un individuo, en lugar de un papel al que sus allegados le otorgan (el cambiacapas es un título puesto por otro, mientras que el fantasma de Invernalia no lo es).

En el último capítulo es Theon de nuevo, volviendo a su antiguo ser, aunque seriamente cambiado. Él es Theon ahora, no Hediondo o cualquier otro ser que los Bolton quisieran, pero por supuesto no es el Theon que dejamos en Invernalia en Choque de Reyes.

Theon

Dónde le lleve a Theon o su viaje, o si tendrá un rápido final tras su recuperación, queda aún por verse. Theon es en parte un demente, y su desmembración hace que su vuelta a su antiguo ser sea totalmente imposible. Nunca podrá volver a dormir con una mujer, ni cortejar a una, no podrá lanzar con el arco o luchar con una espada; y sus dientes rotos y su pelo blanco le hacen aparecer como un fantasma, lo que hace bastante improbable que pueda volver a tener poder sobre otras personas.

Es una pobre criatura, atrapada en su propio pasado, pero ahora se arrepiente fuertemente de lo que ha hecho. Es demasiado tarde para él, personalmente, pero no demasiado tarde para intentar arreglar lo que ha hecho, aunque solo sea un poco y él lo sabe.

Al final, Theon quería ser un buen hombre. Sus fallos se ponen en su contra más veces de las que no, sin embargo. Su vanidad, arrogancia y falta de reflexión sobre si mismo le evitaron realmente entender a la gente, expresar empatía y compasión, y en su lugar decidía hacer gestos vacíos y momentos dramáticos. Lady Dustin tiene un ojo clínico cuando le pregunta por qué quiere tan desesperadamente ser un Stark, porque es lo que él realmente ha querido todos estos años, sin saberlo él mismo.

En lugar de eso, se aferró al sueño de ser el hermano mayor de Robb y futuro señor de Pyke al mismo tiempo, un baile al filo de la navaja que él no podía manejar. Incluso un gran hombre podría fallar en esa tarea, y Theon nunca lo fue. No es una sorpresa que ambas opciones se le escaparan de entre sus dedos y le dejaran sin nada. Es el gran drama de Theon Greyjoy, uno de los más complejos e intrigantes personajes escritos por Martin.